Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Peculiaridades de la ESTA que deberías saber antes de viajar a Estados Unidos

Logotipo de Traveler Traveler 18/04/2017 Traveler
© Proporcionado por Traveler © Proporcionado por Traveler

ESTA: qué debes saber para entrar a Estados Unidos

Una verdad viajera: a pesar de su función como llave de entrada a otros países, no todos los pasaportes fueron creados iguales. La nacionalidad del documento define qué papeles, procesos y pagos necesita el viajero para acceder a determinado país. En el caso de España, no tenemos derecho a quejarnos: 170 países nos dejan entrar sin ningún tipo de visado – y en el caso de Estados Unidos (y Australia, de hecho), con un permiso de entrada digital: la famosa ESTA.

Para los no iniciados, la ESTA (Electronic System for Travel Authorization, o Sistema Electrónico para la Autorización de Viajes) es un documento que permite a los viajeros con pasaporte de países que no necesitan visado para entrar a Estados Unidos como turista, entre los que se encuentra España (en Latinoamérica, solo Chile está en la lista).

En principio, su funcionamiento es sencillo. Se solicita por internet con un mínimo de 72 horas antes de viajar (aunque se contemplan excepciones por emergencias), cuesta 14 dólares (13,20 euros al cambio actual) y sustituye a la antigua tarjeta verde de inmigración que solían dar en los aviones antes de aterrizar (llévate boli al vuelo de todos modos: el formulario de aduanas sigue siendo obligatorio).

Sin embargo, no nos confiemos: como sucede con muchas leyes de Estados Unidos, sobre todo en lo que a inmigración se refiere, la letra pequeña de la ESTA esconde algunos giros de guión. Algunas son meras curiosidades, pero otras pueden afectar a tu viaje de forma terminante – que no te cojan por sorpresa.

1. DURA DOS AÑOS... SALVO SI TU PASAPORTE VA A CADUCAR

Como norma general, la ESTA te permite entrar en Estados Unidos para estancias de 90 días como máximodurante dos años contando desde el día que la solicitas. Puesto en contexto: si solicitas la ESTA el 10 de abril de 2017, la autorización será válida hasta el 10 de abril de 2019 – aunque haya tardado un par de días en ser aprobada.

La excepción: si tu pasaporte caduca antes de esos dos años, la ESTA tendrá validez hasta ese mismo día. Podrás quedarte en Estados Unidos hasta el final (siempre que tu estancia no rebase los 90 días en total): los pasaportes españoles, así como muchos otros, no necesitan tener seis meses extra después de la salida de Estados Unidos.

2. SI CADUCA MIENTRAS ESTÁS EN ESTADOS UNIDOS (EN TEORÍA) NO PASA NADA

Siguiendo el punto anterior, para entrar en Estados Unidos tu pasaporte tiene que ser válido durante todo tu viaje. Vamos, que no te dejarán pasar si caduca un día antes de tu vuelo de salida.

Por otro lado, las normas de la ESTA permiten la entrada a Estados Unidos aunque la ESTA caduque antes de la salida, siempre que el pasaporte siga vigente. Sin embargo, para asegurarte de no tener problemas en la aduana (o incluso antes de hacer la facturación en el aeropuerto de salida, ya que muchas aerolíneas se aseguran de que sus pasajeros tengan todo en orden para subir al avión), recomendamos que tu ESTA sea válida durante toda tu estancia.

Recuerda que tener la ESTA no garantiza la entrada en Estados Unidos: la decisión final recae sobre el agente de aduanas que te atienda al llegar.

3. SI HAS ESTADO EN CIERTOS PAÍSES NO PUEDES SOLICITARLA

La nacionalidad del pasaporte no lo es todo: Estados Unidos puede denegar la ESTA a ciudadanos de países que no necesitan visado de turista pero que han estado en ciertos países.

Si esto te recuerda al veto a la entrada a Estados Unidos a viajeros de varios países de Oriente Medio, no vas del todo desencaminado. Aunque esta restricción a la ESTA es de 2015 (mucho antes de que Trump siquiera oliese la Casa Blanca), bebe de los mismos principios y se centra en la misma región del mundo.

Es decir: si, aunque tengas un pasaporte válido para la ESTA, has estado en Siria, Irak, Irán, Sudán, Libia, Somalia o Yemen a partir del 1 de marzo de 2011 (incluido), la ESTA no será aprobada.

La única excepción es si el viaje a cualquiera de estos países fue por motivos militares o gubernamentales, en cuyo caso puedes viajar con ESTA pero tendrás que justificar el motivo de la estancia. Si el viaje fue por cualquier otro cometido, incluyendo humanitario o periodístico, tu única opción es solicitar un visado de turismo en una embajada o consulado estadounidense.

4. SI ENTRAS POR TIERRA DESDE MÉXICO O CANADÁ NO LA NECESITAS

La ESTA es obligatoria en todo viaje a Estados Unidos por aire o mar, pero no por tierra: si tu itinerario de viaje te lleva primero a México o Canadá y planeas entrar al vecino norteamericano a través de una frontera terrestre, no la necesitas. Eso sí, ahí sí tendrás que rellenar la tarjeta verde I-94W, como se hacía en los aviones antes de la existencia de ESTA.

5. LA NECESITAS AUNQUE VAYAS EN TRÁNSITO

Como decíamos arriba, la ESTA es obligatoria en todo viaje a Estados Unidos por aire o mar, incluso aunque tu intención no sea salir del aeropuerto: los viajeros en tránsito necesitan tenerla vigente.

El motivo: para hacer transbordo de aviones en Estados Unidos tienes que pasar por inmigración, recoger equipaje y facturar de nuevo (a veces de cero, a veces en un mostrador diferente) – aunque el vuelo en conexión sea internacional.

6. NECESITAS SALIR DE NORTEAMÉRICA PARA REACTIVARLA

He aquí uno de los requisitos más complicados de la ESTA: si entras a Estados Unidos con ella, sales del país, y luego quieres regresar a los cuatro meses, solo se permitirá la entrada si has salido de Norteamérica.

Ejemplo práctico: digamos que llegas a Miami en escala hacia México, con la intención de estar en México cuatro meses y medio, y luego pasar dos semanas en Miami antes de volver a España. Pues agárrate, porque cuando regreses a Miami no se te permitiría la entrada: al ser México país fronterizo con Estados Unidos, los 90 días de permiso de estancia siguen corriendo aunque te encuentres fuera de suelo estadounidense. Si quieres regresar a Estados Unidos directamente desde México, debes hacerlo dentro de los 90 días o ver tu entrada a Estados Unidos denegada.

¿Complicado? Espera, que aún hay más. Siguiendo con el ejemplo de arriba, si quieres seguir con tus planes, y volver a Estados Unidos, debes salir de Norteamérica por completo: o bien cruzar el océano Atlántico o Pacífico, o ir a Sudamérica. Es decir, podrías escaparte diez días a Colombia en mitad de tu estancia en México, y así asegurarte la entrada de vuelta a Miami. Si la cabeza te da vueltas, créenos que no eres el único.

Esta norma se aplica también a islas del Caribe y Canadá, y es un requerimiento que puede aguarte el viaje antes de que empiece (la aerolínea a Estados Unidos podría negarte el acceso al vuelo). Así que si, por poner otro ejemplo alternativo, planeas un viaje por Estados Unidos y Canadá, volando a Chicago, pasando cuatro meses en Canadá y luego volviendo a España desde Chicago, te verías en la misma situación.

7. TENDRÁS QUE PASAR POR INMIGRACIÓN DE TODOS MODOS

¿Tienes ya la ESTA? No te frotes las manos todavía, pensando que te vas a librar de la cola de inmigración. Desgraciadamente no será así: en Estados Unidos todo el mundo tiene que pasar inmigración.

Con la ESTA, el proceso de control de pasaportes es ligeramente diferente. En lugar de ir directamente a hacer la (en muchas ocasiones) interminable cola, primero debes dirigirte a la sección marcada “US Citizens/Canada Citizens/ESTA” e introducir tus datos en una de las máquinas autoservicio. A cambio, el sistema te dará un voucher con tu foto y la información introducida. No te asustes al ver el papel marcado con una X, y fijarte en que el de otra gente no está señalado: la X significa que entras con ESTA (los que tienen voucher sin X son ciudadanos o residentes de Estados Unidos).

Y ahora, paciencia: tendrás que hacer la cola con los demás visitantes con ESTA, y posiblemente ciudadanos de Estados Unidos y Canadá (en algunos aeropuertos nos separan, pero no en todos). Lo bueno es que, una vez alcances la ventanilla y le presentes tu pasaporte y voucher al agente, todo será más rápido. Una foto, huellas digitales, y (si no hay ningún problema, que no debería haberlo) adelante.

8. NECESITAS UNA POR PERSONA QUE VIAJA - INCLUIDOS BEBÉS

Si viajas en grupo o en familia, atento: la ESTA es personal, y cada miembro de la familia necesita una. Sí, esto incluye a bebés, que aunque pueden volar en brazos de sus padres, no van incluidos en el formulario. Es más: para entrar a Estados Unidos, los bebés necesitan su propio pasaporte.

Eso sí, el sistema electrónico permite solicitar y pagar múltiples ESTAS a la vez. Tenlo en cuenta si viajas en grupo, no vaya a ser que algún despistado se meta en un buen lío en la aduana.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Traveler

image beaconimage beaconimage beacon