Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Algunas vez has llegado a una carretera sin salida?

Logotipo de Cosmopolitan Cosmopolitan 23/08/2017 cosmopolitan.es
¿Algunas vez has llegado a una carretera sin salida? © Copyright © 2017 Hearst Magazines, S.L. ¿Algunas vez has llegado a una carretera sin salida?

Uno de los placeres de los conductores es poder disfrutar de las carreteras sin tráfico de coches ni aglomeraciones. Salir de viaje sin preocupaciones. Sólo con el único compromiso de disfrutar de los inigualables paisajes y del oxigeno que se respira en el resto de España. Hay que aprovechar la llegada del buen tiempo para disfrutar de una aventura donde el límite lo ponemos nosotros.

El entorno, la compañía y un sitio simpático para comer son el punto de partida para disfrutar un merecido descanso perdiéndose por carreteras extraordinarias que no tienen salida…pero si muchos secretos y encantos. En Cantabria hay varias…¿Las conocemos?

Carretera hacia la Reserva del Saja

01ESPCANP_00984 © Proporcionado por Hearst Magazines S.L. 01ESPCANP_00984

En plena zona central de Cantabria se encuentra este Parque Natural con una extensión total de 245 kilómetros cuadrados. Dentro de esta inigualable reserva natural se encuentran los mejores bosques cántabros donde habitan ciervos, corzos, jabalíes, lobos, rebecos, entre otros. Además de poder disfrutar de excursiones y de travesías a media montaña podrá conocer los encantadores pueblos vecinos - por carretera – como es el Valle de Cabuérniga, Cieza, Ruente, Los Tojos y Arenas de Iguña. Son sitios donde se pierde el sentido del tiempo y se recupera el gusto por los sabores, ya que la gastronomía de esta zona es de las mejores del país.

Puedes conocer alguno de estos pueblos mientras serpenteas la carretera que acompaña en paralelo al río Saja. Los arboles invitan a respirar y desconectar mientras escuchas el sonido del silencio. Si tomas la CA-180 llegarás a Renedo de Cabuérniga y, si continúa un poco más adelante te toparás con un desvío a Los Tojos – Bárcena Mayor donde te encontrarás, unos kilómetros más arriba, con Casa Lucas, un lugar ideal para disfrutar de la mejor comida montañesa de la zona con una atención sin igual.

La carretera C - 817 transcurre en paralelo al rio Argoza y nos lleva a Barcena Mayor que es una de las maravillas del corazón de Cantabria. Parece el pueblo perfecto, calles peatonales, flores en todas las ventanas y tiendas que venden productos de la tierra. Perfecto para una escapada.

Carretera hacia Cucayo

10ESPCANP_02106 © Proporcionado por Hearst Magazines S.L. 10ESPCANP_02106

Si quieres llegar al último pueblo de la carretera, Cucayo, un pueblo situado en la Comarca de La Liébana, es tu destino ideal.

Sentirás el ambiente medieval en cuanto pongas un pie en alguno de sus monasterios, iglesias y casonas que se pueden contemplar por la zona. Además de no faltar a las costumbres – que para eso están – hay que sentarse a saborear un buen queso de la tierra con un vino que maride con esos sabores de montaña que tanto nos gustan.

Si quieres continuar con un viaje mágico, toma la CA-894 y goza del placer de conducir con unas vistas más que deslumbrantes del valle.

Uno de los mejores planes en esta zona es visitar alguna de las bodegas que hacen vino y orujo por la zona. Al final, la Posada de Cucayo justifica el hecho de quedarnos un día más: un hotel secreto donde los amantes al senderismo tienen un paraíso.

Carretera hacia El Valle de Nansa

04ESPCANP_02249 © Proporcionado por Hearst Magazines S.L. 04ESPCANP_02249

Desde Puentenansa por la CA-281 llegaremos al corazón de Cantabria. Vacas en las cunetas, paisanos haciendo leña para el invierno y una hospitalidad que siempre relaja. Posiblemente es el valle más bonito de la Cornisa Cantábrica.

Mientras conduces por una carretera completamente llena de bosques y vegetación con olor a hierba y vacas, podrás ver las típicas casas de la zona. Disfrutarás tanto de las vistas que tendrás el impulso de parar y fotografiar el entorno. Un paisaje así debe ser recordado para siempre.

Si seguimos la corriente del río nos encontramos con otro punto de interés de esta zona: Carmona. Puede que sea uno de los sitios arquitectónicos mejor conservados de Cantabria en el que da gusto caminar por las antiguas calzadas y ver las preciosas casas de piedra que contrastan con las verdes montañas. Un entorno sin igual donde podrás tener una buena conversación con cualquier vecino que esté sentado esperando tener una buena charla. ¿Una dirección? Casa Enrique, con el mejor pan de Cantabria y un restaurante maravilloso donde se siente toda la energía del rio Nansa.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Cosmopolitan

image beaconimage beaconimage beacon