Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Florencia: 15 direcciones para exprimir la ciudad en cualquier época del año

Logotipo de ELLE ELLE 14/01/2020 Por Inés Martínez
© FilippoBacci
  • Será vital comprar una botella de vino Chianti y subir las escaleras hasta Piazzale Michelangelo para ver atardecer sobre Florencia.
  • Si toca asomarnos al río Arno, que sea desde uno de los puentes más fotografiados del mundo, el Ponte Vecchio.

Existen dos tipos de destinos: los que etiquetamos como próximo lugar de moda, adjuntando una larga lista de actividades que justifiquen la compra de un billete de avión, y aquellos que se han ganado a pulso no necesitar carta de presentación. Florencia habita en este segundo grupo. Será porque se asume que nadie precisa ser convencido para visitar una de las ciudades más románticas y culturalmente homenajeadas del planeta.

En la Italia camaleónica que atrae por sus costas y sus macizos, una vez nos adentramos en las verdes colinas de la Toscana, llegamos a Florencia. Cuna del Renacimiento, su conjunto patrimonial sigue siendo una maqueta a gran escala que refleja el arte y la arquitectura más destacada de este periodo. Aquí donde el 'David' de Miguel Ángel, la cúpula que Brunelleschi ideó para la catedral o las 'Venus' de Botticelli y de Tiziano cobran vida y son acompañados de placeres algo más livianos como un cremoso 'gelato' o un buen bistec a la Fiorentina.

Piazza del Duomo, el epicentro de todo

Piazza del Duomo © spooh Piazza del Duomo

O el lugar al que todo el mundo debería dirigirse nada más poner un pie en Florencia. Símbolo de la ciudad, esta plaza concentra la famosa Catedral, el Campanario de Giotto y el Baptisterio de San Giovanni. La inmensa cúpula de Santa María del Fiore –cuya obra de ingeniería continuaba intrigando a los expertos hasta hace poco– y la paleta de verdes, blancos y rojizos que conforma su detallada fachada de mármol se han convertido en la mejor expresión del Renacimiento. Además, estarás ante una oportunidad única de divisar los tejados de Florencia ya sea subiendo a la cúpula o al campanario. Nosotras recomendamos la primera opción.

Cambiar el tenedor por el rodillo

Toscana Florencia clases cocina © alle12 Toscana Florencia clases cocina

A pesar de que ficciones como ‘Come, reza, ama’ y ‘Master of None’ se han encargado de convertir nuestro vínculo con la pasta en algo casi espiritual, es cierto que pocas cosas saben mejor que un buen plato de pesto o una carbonara (de las de verdad). Bueno, sí, cuando lo preparas tú misma. Apúntate a una clase de cocina tradicional italiana, el ritual es sencillo: pasear por el Mercado Central de Florencia para adquirir la materia prima y retirarse a un chalet al más puro estilo Toscana para, entre vino y vino, aprender a hacer ‘bruschetta’, pasta casera con pesto, porchetta (cerdo asado), salsa ragú y tiramisú. Sencillamente espectacular.

Arte a raudales en la Galería Uffizi

Nacimiento de Venus de Botticelli en Galería Uffizi © UniversalImagesGroup Nacimiento de Venus de Botticelli en Galería Uffizi

Hablar de arte en Florencia es hablar de la Galería Uffizi. A lo largo de las 45 salas e interminables corredores de este edificio proyectado por Cosme I de Médici en el siglo XVI encontramos una de las colecciones de pintura y escultura más preciadas del mundo. 'El Nacimiento de Venus' de Botticelli es probablemente el cuadro más buscado por los curiosos aunque sin olvidarnos de las obras de Leonardo da Vinci, Michelangelo, Tiziano o Caravaggio que revalorizan sus paredes.

El 'David' más famoso del mundo

Galería de la Academia David de Miguel Ángel © Robert Alexander Galería de la Academia David de Miguel Ángel

Aquí otra parada que deberíamos marcar como obligatoria en nuestra ruta cultural. Sin duda, los más de cinco metros de belleza y músculo que conforman el 'David' de Miguel Ángel. Semejante perfección esculpida en mármol se encuentra en la Galería de la Academia y es uno de los símbolos de la ciudad. No importa las veces que hayas visto esta imagen: su precisión y envergadura conseguirá dejarte sin palabras.

En busca del mejor 'gelato'

No entraremos en la disputa de tratar de esclarecer qué heladería sirve el ‘gelato’ más sabroso y cremoso de Florencia porque, ¿para qué elegir cuando puedes pedir una tarrina en cada una de las heladerías que se crucen en tu camino? Estas son algunas de las direcciones que no defraudan: Vivoli, dei Neri, La Carraia, Perchè No, Dondurmaci, Sbrino… Y, si haces ruta por la Toscana, obligatorio visitar la Gelateria Dondoli en San Gimignano, elegida la mejor del mundo. Prueba y nos cuentas.

Un ritual al caer el sol

Plaza Michelangelo atardecer © Image by Nonac_Digi for the Green Man Plaza Michelangelo atardecer

Tan importante como visitar la Catedral será comprar una botella de vino Chianti y tomar las escaleras hasta Piazzale Michelangelo para ver atardecer sobre Florencia. Además de una réplica del 'David' de Miguel Ángel y quioscos para turistas, desde sus escalones obtendrás una de las mejores vistas de la ciudad. Si subes con tiempo aprovecha para visitar la Basílica de San Miniato, está a menos de 10 minutos.

Adentrarnos en el Palazzo Vecchio

Cómo exprimir Florencia en cualquier época del año © Matthew Williams-Ellis/robertharding Cómo exprimir Florencia en cualquier época del año

A escasos metros de la Galería Uffizi encontramos uno de los puntos más bulliciosos de la ciudad. Hablamos de Piazza della Signoria donde, además de otra réplica del 'David' de Miguel Ángel, se alza el Palazzo Vecchio. Lo reconocerás por su imperdible silueta que recuerda a la de un castillo, rematada por una torre con reloj. Y en su interior, un recorrido de estancias adornadas por murales que se van superando a cada paso, como el Patio de Michelozzo o la descomunal Sala del Cinquecento, donde descansa ‘El Genio de la Victoria’ de Miguel Ángel.

Y luego asomarnos por el Ponte Vecchio

Ponte Vecchio Florencia © Deborah Lynn Guber Ponte Vecchio Florencia

Si hay que asomarse al río Arno, que sea desde uno de los puentes más fotografiados del mundo. Aunque, al Ponte Vecchio, el único puente sobre este río que no fue destruido por los alemanes durante la II Guerra Mundial, hay que añadirle además el encanto de las casas y tiendas de orfebrería y joyería que habitan sus laterales. Un contraste de arcos y fachadas pendiendo sobre las aguas del Arno que guardan una constante: siempre está abarrotado de turistas en busca de la foto perfecta.

Probar el aperitivo más típico

Nos declaramos seguidoras de la buena costumbre italiana por la que, al pedir una consumición (suele estar en torno a los 10 €), muchos locales ofrecen un bufé libre de pasta, pizza, tapas, embutidos, quesos, bruschettas y demás. Una manera ‘low cost’ de acercarnos a la gastronomía local a última hora de la tarde y que ya se ha exportado a ciudades como Madrid. ¿Nuestros favoritos en Florencia? Kitsch (cuentan con dos locales), Soul Kitchen y Gallery (perfecto para vegetarianos).

Darnos un capricho (o dos)

Compras Florencia © Robert Alexander Compras Florencia

Ya sea embobándonos frente a los lujosos escaparates de Salvatore Ferragamo, Prada, o Gucci en Via de’ Tornabuoni o regateando para hacernos con un bolso de piel en el mercadillo que se instala entre el Mercado Central y la Piazza di San Lorenzo o en el Mercato del Porcellino, de Florencia hay que irse estrenando souvenir. Si visitas este último, no olvides poner una moneda en la boca del jabalí de bronce que aguarda en la entrada. Dicen que trae buena suerte.

Piérdete en el Mercado Central

El barullo de las calles aledañas continúa dentro del Mercado Central con un objetivo claro: hacernos con la mejor materia prima del país. Variedades de pasta, queso, vino, embutido, trufa, chocolate… se reparten a lo largo de los pasillos de este icónico mercado en una deliciosa oda a la gastronomía italiana. Podrás llevártelo a casa o saborearlo al momento en cualquiera de sus zonas de restauración.

Jardines de Boboli

Jardines de Boboli © Nico Tondini Jardines de Boboli

Detrás del Palacio Pitti —aquí podrás visitar la Galería Palatina y el Museo de la Moda y el Traje— se extienden los Jardines de Boboli. Está considerado un 'museo al aire libre' por la colección de estatuas, fuentes y edificios singulares como el pabellón Kaffeehaus que encontramos diseminados por sus verdes avenidas. Una simbiosis entre arte y naturaleza que deja reductos tan auténticos la Grotta del Buontalenti, cueva copada de esculturas y frescos que nadie debería pasar por alto.

La 'otra' Florencia está en Oltrarno

Piazza de Santo Spirito Oltrarno Florencia © Maremagnum Piazza de Santo Spirito Oltrarno Florencia

Si bien es cierto que gran parte de la acción transcurre en la margen derecha del río Arno, al otro lado de sus aguas yace Oltrarno. Aquí encontraremos los mencionados Jardines de Boboli y el Palacio Pitti, pero también un barrio más tranquilo que no se ha desprendido de sus orígenes artesanos y que permitirá esquivar a un buen puñado de turistas. La Piazza de Santo Spirito, con su iglesia, es el punto más animado. ¿Nuestro consejo? Probar la pasta fresca que sirven en Tamerò y rematarlo con un helado en Sbrino o un ‘espresso’ en Ditta Artigianale. Y un último lugar de belleza incalculable: las escenas a todo color de San Pedro que forran la capilla Brancacci en la Iglesia Santa María del Carmine.

Adentrarnos en el jardín de Gucci

Desde enero de 2018 Gucci Garden ocupa el histórico Palazzo della Mercanzia en la Piazza della Signoria. Un universo ideado por el propio Alessandro Michele, Director Creativo de la firma, a través del cuál podremos adentrarnos en el imaginario de Gucci, ya sea haciéndonos con el último objeto de deseo en su tienda o dejándonos maravillar por la exposición Gucci Garden Galleria. Animales, jardines y viajes son algunas de las temáticas más recurrentes de este recorrido que rememora icónicas campañas publicitarias y funde piezas selectas de décadas pasadas con algunos de los bolsos más venerados del momento. Como colofón, podremos probar bocado en la 'Osteria' a cargo del tres estrellas Michelin Massimo Bottura que remata este espacio. Una apuesta sensorial y a todo color que nos invita a descubrir el pasado y presente de la firma para así comprender el incombustible rumbo que persigue Gucci.

Rematar con un clásico

Bistecca alla Fiorentina Florencia © Jon Lovette Bistecca alla Fiorentina Florencia

No solo de pasta y pizza viven los locales: el bistec a la Fiorentina es un emblema en la ciudad y será la debilidad de todo carnívoro que se precie. Esta generosa pieza de solomillo de ternera o buey se prepara a la parrilla y se sirve poco hecho. Podrás degustarlo en muchos restaurantes aunque uno de nuestros clásicos de cabecera es Il Latini. No imaginamos mejor toma de contacto posible con la cocina toscana.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Elle.es

image beaconimage beaconimage beacon