Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los tesoros de La Granja de San Ildefonso en primavera

Logotipo de El Mundo El Mundo 05/05/2017 elmundo.es
Fachada del Palacio. / EFE. © EFE Fachada del Palacio. / EFE.

La primavera estalla en el agreste Real Sitio segoviano con la reanudación de los juegos de agua en los jardines del palacio y un sinfín de actividades culturales.

¿Cómo vería hoy el primer Borbón su querido retiro de caza bajo el monte Peñalara? Seguramente, con buenos ojos. La Granja de San Ildefonso, el paraje que sedujo a Felipe V para construir su palacio y huir de los rigores de la corte madrileña, sigue siendo el fiel reflejo de la época.

Por sus calles empedradas, la antigua casa de Caballerizas, la gran Colegiata o la casa de Infantes, hoy Parador Nacional, es fácil imaginarse a la reina Isabel de Farnesio de paseo. No ha perdido La Granja ese barniz barroco y regio, y ha ganado, vaya que si ha ganado, otros muchos reclamos terrenales.

La primavera es casi inexcusable en este rincón del P. N. de Guadarrama donde los pinos, abetos y secuoyas centenarias compiten con otros árboles que Felipe V hizo traer de diferentes países para crear unos jardines a la altura de Versalles y Marly, donde pasó su infancia.

Antes que palacio hubo, por supuesto, una granja -de ahí el nombre del Real Sitio-, en torno a la ermita de San Ildefonso donde los monjes de El Parral pasaban tan ricamente el verano antes de que llegara la alta alcurnia. Hoy la ermita es partida reservada, pero los evocadores jardines, abiertos todos los días del año, siguen conquistando al visitante. Quién iba a pensar que el chic francés del siglo XVIII iba a caer tan bien en los recios montes de Valsaín. Pero son precisamente esas espléndidas fuentes mitológicas, los templetes, parterres y parejas de ninfas y faunos que te sorprenden en el tupido bosque lo que hace irresistible este lugar.

La ingeniería tiene también su aquel. Los arquitectos de los jardines crearon un ingenioso sistema hidráulico que hace posible que corran las fuentes. La temporada de los juegos de agua se acaba de inaugurar y pone a remojo al visitante desprevenido los miércoles, sábados y domingos. Además, durante el mes de julio, la fuente de La Fama arroja su chorro de 40 metros de altura también bajo la luz de la luna.

Menos nocturnidad se recomienda -por razones obvias- para probar los célebres judiones de La Granja, el producto rey del Real Sitio con marca de garantía, cuya producción se remonta también al siglo XVIII. Cuentan que esta legumbre tamaño XXL «se trajo de América para alimentar a los faisanes de Isabel de Farnesio. Merece la pena sentarse a catarla con calma como colofón de un paseo por el pueblo. Como alternativa, puede comprar un kilo en La Tienda de la Plaza, rincón gourmet y signo de los nuevos tiempos. O pedirla en formato tapa en las agradables terrazas que salpican casi todo el pueblo. El Vidriado y El Europeo se alzaron con el oro en el último Concurso de Tapas del Judión. Otras paradas recomendables de La Granja más actual es el café-librería Farinelli o la cervecera artesana Goose, que se puede visitar.

Fue Carlos III el que puso orden y concierto al entramado urbano. El paseante comprobará que muchas casas aparecen tatuadas con vistosos trampantojos que contrastan con los edificios cortesanos. Algunos, como la casa de Canónigos, donde habitaban los clérigos, o la de Oficios, donde trajinaban los artesanos, se han convertido en viviendas, mientras el Cuartel de Guardias de Corps es un flamante centro de congresos. A Carlos III le debemos también la célebre Real Fábrica de Cristales. Merece la pena visitar su Museo Tecnológico con impresionantes piezas de vidrio y de paso asistir a una demostración de los trabajos en los hornos.

El singular espacio acoge también diversos eventos culturales. Y es que el Festival Internacional Noches Mágicas de La Granja, que este año celebra su XII edición, se ha convertido en una de la citas culturales más atractivas del verano, con espacio para la danza, la música, la magia y el teatro. Una novedad de este año es que en junio debuta la Orquesta Sinfónica del Real Sitio, nuevo nombre de la hasta ahora Orquesta de Katarina Gurska. Y aún más: el Real Sitio se convertirá en julio en «sede mundial de las artes escénicas», honor que comparte con Segovia capital al acoger el XXXV Congreso del Instituto Internacional de Teatro-Unesco, todo un «acontecimiento» como ha subrayado el alcalde de La Granja, José Luis Vázquez.

GUÍA PRÁCTICA

Cómo llegar

A 11 km. de Segovia y a 80 de Madrid, La Granja de San Ildefonso es fácilmente accesible en coche o, como alternativa, en AVE (www.renfe.com) que tarda 25 minutos en llegar a la ciudad del Acueducto, desde 12,90 euros por trayecto.

Dónde dormir

En el Parador de La Granja (www.parador.es). Con spa, piscina y menú gastronómico. Desde 90 euros

Dónde comer

Casa Zaca (www.casazaca.com). Cocina tradicional en todo un clásico de La Granja. Conviene reservar.

El Hábito (calle Baños, 4. Tfno.: 34921471647). Taberna con encanto y trato personal a buen precio.

Más información

Turismo de La Granja: www.turismorealsitiodesanildefonso.com

Patrimono Nacional: www.patrimonionacional.es

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon