Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Paris, je t'aime!: 48 horas en la ciudad del amor

Logotipo de ELLE ELLE 11/10/2017 Inés Martínez, Ana Canalejo
Paris,-je-taime!:-48-horas-en-la-ciudad-del-amor © ELLE.es Paris,-je-taime!:-48-horas-en-la-ciudad-del-amor

Capital de moda, ciudad del amor y cuna de ese 'je ne sais quoi' francés que nos hace enloquecer. Hogar de artistas y de barrios bohemios, artífice de deliciosos quesos e irresistibles dulces y, por supuesto, orgulloso territorio del Sena. El Montmartre de Amélie Poulain, el Moulin Rouge de Nicole Kidman y Ewan McGregor, las puestas de sol de Ethan Hawke y Julie Delpy en Antes del atardecer… En definitiva, el París que nos roba el corazón en cada visita. Así que, si te sobran 48 horas, ya no hay excusa para no enamorarse de la capital francesa una vez más. Paris, je t'aime!

TARDE

¿Qué es lo primero que buscamos con la mirada nada más aterrizar en París? Efectivamente, la emblemática Torre Eiffel marcará nuestro punto de partida. Además de contemplar su silueta, sube a lo alto de este monumento para disfrutar de una vista envidiable de la ciudad, así como de los Champs de Mars que se extienden a sus pies. No olvides pasear por estos jardines para sentirte como una auténtica parisina y si después cruzas el Pont de l'éna hasta la Plaza del Trocadero, una perspectiva mágica de Eiffel te dará la mejor bienvenida posible a la ciudad. ¿Muy pronto para volver al hotel? Entonces pasea hasta el Arco del Triunfo y disfruta de la noche en alguna de las glamurosas terrazas situadas en la Avenida George V.

© Proporcionado por Hearst Magazines S.L.

MAÑANA

Aunque sabemos que es pecado visitar París y no rendirle una visita de cortesía a Mona Lisa en el Museo Louvre, te proponemos un plan alternativo por si la fashionista que llevas dentro decide tomar el control. Tras derretirte con las deliciosas creaciones de la Pastelería Angelina (226 Rue de Rivoli), la exposición Christian Dior, Un costurero de ensueño te espera a escasos metros en el Museo de las Artes Decorativas de París. Un homenaje a los 70 años de la 'maison' que concentra 300 de las mejores piezas firmadas por el genio y sus sucesores Yves Saint Laurent, Marc Bohan, Gianfranco Ferre, John Galliano, Raf Simons, y Maria Grazia Chiuri (puedes comprar tu entrada, aquí). Si las creaciones de Dior te han sabido inexplicablemente a poco, te invitamos a soñar con los escaparates de Place Vendôme: Chanel, Cartier, Louis Vuitton, Boucheron… harán el resto así que, ¡a disfrutar del lujo!

Después de este derroche de glamour, nada como dar un paseo de vuelta cruzando el Jardín de las Tullerías para situarnos a orillas del Sena y bordear su cauce hasta el Hotel de Ville, Ayuntamiento de la ciudad y puerta de entrada al moderno barrio de Le Marais. Aquí los pequeños cafés y las tiendas con encanto se suceden pero nosotros nos detendremos en Au Petit Fer à Cheval para disfrutar del mejor aperitivo.

© Proporcionado por Hearst Magazines S.L.

TARDE

Tras coger fuerzas, nos espera la Isla de la Cité, pequeño reducto y corazón histórico de la ciudad donde se erigen las fachadas góticas de La Catedral de Notre Dame, las coloridas vidrieras de la Sainte Chapelle y los muros infranqueables de La Conciergerie, palacio reconvertido en prisión que a día de hoy emana historia por los cuatro costados.

Si cruzamos alguno de los puentes que desembocan en el Barrio Latino, daremos con uno de esos lugares en los que uno es capaz de perderse durante horas sin rechistar, la librería Shakespeare & Company. Y a apenas 10 minutos se encuentran otros dos puntos de referencia, el Panteón y La Sorbona. Como colofón, recomendamos acercarse al barrio de Saint Germain, llenar el estómago en Brasserie Lipp y disfrutar de una copa en Café de Flore. Très bien!

© Proporcionado por Hearst Magazines S.L.

MAÑANA

Hemos reservado uno de los platos fuertes de la ciudad para el último día: Montmartre. Conocido como el barrio de los pintores, será imprescindible adentrarse en el distrito más bohemio de la ciudad, donde sus coloridas calles te inspirarán a cada paso. Entre los 'hits' que no te puedes perder destaca el erotismo teñido de rojo del Moulin Rouge que tantas veces hemos visto en la gran pantalla, el Café des Deux Moulins repleto de incondicionales del film Amélie, la Place du Tertre, siempre abarrotada de artistas, y la Basílica del Sagrado Corazón, cuya cúpula blanca ha logrado convertirse por mérito propio en un emblema parisino. No dejes que un puñado de escalones te impresionen, las vistas desde lo alto de la colina bien merecen la pena. Tip ELLE: como guinda a una mañana perfecta, apúntate un 'brunch' en el restaurante Marcel.

© Proporcionado por Hearst Magazines S.L.

TARDE

Si tu avión no sale hasta tarde, te proponemos una serie de alternativas para exprimir hasta el último segundo en París: los amantes de lo 'vintage' deberán hacerse con algún tesoro literario en el mercadillo de libros que se celebra cada fin de semana en el parque George Brassens o acercarse al ya icónico Mercado de las Pulgas (relativamente cerca de Montmartre) donde podrán encontrar todo tipo de joyas de segunda mano (ambos abiertos hasta las 18:00 h). Si por el contrario prefieres una experiencia de 'alta costura' no olvides visitar las emblemáticas Galerías Lafayette y disfrutar de una exclusiva merienda en Fauchon. ¡Repetirás seguro! Y recuerda que, aunque esta vez 48 horas te sepan a poco... siempre nos quedará París ❤️️

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Elle.es

image beaconimage beaconimage beacon