Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Ruta en coche tras los sitios patrimonio de la humanidad de Castilla y León

Logotipo de La Vanguardia La Vanguardia 25/11/2021 Magda Bigas

Es la comunidad autónoma más grande -su superficie es de 94.226 km2, es decir, aproximadamente tres veces Catalunya- y, sin embargo, su población no alcanza los 2,4 millones de habitantes -una tercera parte de la catalana-, lo que permite hacerse una idea no solo de la extensión, sino de la baja densidad de población de Castilla y León. Su diversidad geográfica abre la puerta a diseñar mil y un recorridos; itinerarios sorprendentes que combinan cultura, historia y naturaleza.

La ruta en coche que sugerimos nos descubrirá algunos de los grandes tesoros castellanos; bienes culturales y naturales cuyo valor universal han llevado a la Unesco a protegerlos y catalogarlos como patrimonio de la humanidad. Son ocho: las ciudades de Segovia, Ávila y Salamanca, la catedral de Burgos, las Médulas -un paisaje singular-, las zonas arqueológicas de Atapuerca y Siega Verde, pasando por una parte del Camino Francés, la ruta jacobea más popular. 

Tenemos por delante algo más de mil kilómetros apasionantes que nos conducirán de Segovia a Burgos

Tenemos por delante algo más de mil kilómetros apasionantes que nos conducirán de Segovia a Burgos, aunque el viajero es libre de adaptar el itinerario a sus preferencias y necesidades, cambiando el sentido o alterando el orden de las paradas. ¿Nos acompañas?

Segovia

Iniciamos nuestra aventura en Segovia, una ciudad extraordinaria que se nos antoja todo un presagio de lo que nos depara esta singular andadura. Tras un simple paseo entendemos por qué en 1985 la Unesco, seducida por la belleza del enclave, de su entorno, de sus edificios -como la catedral o el alcázar-, arboledas y calles, incluía a la antigua ciudad y el acueducto romano en el listado.

Segovia ha sido fuente de inspiración de grandes escritores de la lengua castellana y sus ansias de cultura se manifiestan en calles y plazas, en las que durante todo el año tienen lugar conciertos y actividades. Te recomendamos que antes de emprender la ruta consultes su calendario; te sorprenderá. No dejes pasar la oportunidad de probar el afamado cochinillo, el lechazo asado o los judiones de la Granja, disfrutarás de lo lindo.

Ávila

Nuestro próximo destino es Ávila, de la que solo le separan alrededor de 70 kilómetros que devoramos con avidez con una idea fijada en la mente: a la llegada, pasear por su recinto fortificado. Y es que la ciudad que en 1515 vio nacer a santa Teresa de Jesús puede presumir de poseer la muralla mejor conservada del mundo. Se prolonga a lo largo de casi dos kilómetros y medio, salpicada por 90 torreones, y lo cierto es que la experiencia no decepciona. 

Incluida en el catálogo de la Unesco a la par que Segovia, en Ávila descubrirás mucho más: deliciosas calles medievales, edificios religiosos monumentales, con la catedral -proyectada como templo y fortaleza-, la basílica de San Vicente, el convento dominico o los hornos postmedievales. Su pequeña dimensión permite recorrerla a pie, sin prisas, y aprovecha la ocasión de comprar yemas de Santa Teresa, una auténtica delicia.

Salamanca

Con un buen sabor de boca emprendemos la ruta hacia Salamanca, situada a un centenar de kilómetros al oeste. La localidad, asociada al ambiente universitario, nos recibe con los brazos abiertos. Te sorprenderá el impresionante reflejo de la luz en sus fachadas desde primeras horas de la mañana hasta el atardecer, algo que le ha llevado a ser conocida como la ciudad dorada

Aunque es más grande que Ávila y Segovia, también podrás recorrerla a pie, lo que te hará sentir en cada rincón el espíritu de Miguel de Unamuno y la sabiduría de fray Luis de León.  Está considerada la urbe renacentista española por excelencia, por lo que debes recorrer sus espectaculares construcciones, empezando por la universidad, fundada por Alfonso IX de León en 1218, y sus palacios, como la casa de las Conchas. Te anticipamos que tiene dos catedrales -la vieja y la nueva-, también imprescindibles en tu particular recorrido, en el que debes incluir también el puente Mayor de Tormes y la plaza Mayor, construida en el siglo XVIII y convertida en todo un emblema barroco. ¿Una sugerencia adicional? Probar el jamón; es sencillamente delicioso.

Siega Verde

Foto: A M Felicisimo / Wikimedia Commons (CC BY 2.0)

No abandonamos la provincia de Salamanca para conocer el próximo destino: el yacimiento arqueológico de Siega Verde, en la localidad de Villar de la Yegua, a 110 kilómetros de la capital y a escasos 20 kilómetros de la frontera lusa y de Ciudad Rodrigo. Forma, junto al portugués valle del Côa con el que comparte reconocimiento de la Unesco como conjunto de arte paleolítico al aire libre más importante no solo de la Península, sino de todo el mundo. 

Recorrer esta galería de obras de arte de 20.000 años de antigüedad, desconocida por muchos, es una auténtica maravilla. Contiene alrededor de 650 grabados de animales como toros, caballos, cabras, bisontes o ciervos, agrupadas en 17 conjuntos que sorprenden por su perfección. Te recomendamos, sin embargo, que antes de iniciar la visita pases por el centro de interpretación, Te ayudará a poner en contexto y comprender el origen del yacimiento. Debes formalizar la reserva en su página web (el precio de la entrada es de 7,5 euros).

Las Médulas

Viajar de Siega Verde a las Médulas nos obliga a conducir 375 kilómetros rumbo al norte, el trayecto más largo entre dos paradas de nuestra particular ruta. Nos adentramos en la comarca de El Bierzo para sumergirnos en uno de los parajes más sorprendentes de Castilla y León. La visión del paraje, que en su día fue la mayor mina de oro a cielo abierto de todo el imperio romano en el siglo I a.C, corta el aliento. 

Debes subir al mirador de Orellán, en el pueblo homónimo y contemplar desde lo alto el conjunto singular de pináculos rojizos de formas caprichosas -las ruinas de las colinas demolidas- que contrasta con los colores verdes de los bosques de robles, encinas y castaños centenarios. Y es que el método de extracción utilizado aprovechaba el agua de los riachuelos que era canalizada, almacenada y posteriormente arrojada  violentamente a través de un entramado de galerías excavadas en las colinas. La fuerza con la que se deslizaba permitía derrumbar parte de las montañas y conseguía arrastrar las tierras hasta los lavaderos donde se extraía el mineral. El desastre ecológico fue colosal pero hoy, paradójicamente, el lago formado es un humedal protegido.

Lee también

Empieza el Camino: objetivo Santiago (790 kilómetros)

Pepe Verdú

El Bierzo, más que una escapada, una sorpresa

Lidia Bernaus

El camino de Santiago

Aproximadamente la mitad del Camino Francés, la ruta jacobea por excelencia que transcurre de Roncesvalles a Santiago, pasa por tierras castellanas. Son en total casi 400 los kilómetros que atraviesan las provincias de León, Palencia y Burgos. Y parte de nuestra ruta transita precisamente por esta parte del camino de Santiago, que fue declarado patrimonio mundial en 1993. 

Lo haremos en sentido contrario, desde los alrededores de las Médulas hasta Atapuerca. En total, 320 kilómetros que, si lo deseas, te permitirán detenerte en localidades emblemáticas, como Villafranca del Bierzo, Ponferrada, Astorga o León.

Atapuerca

La penúltima etapa del nuestro viaje nos lleva al sitio arqueológico de Atapuerca, un conjunto formado por 180 yacimientos arqueológicos y paleontológicos diseminados a lo largo de seis kilómetros. Atesora algunos de los restos de seres humanos más antiguos del planeta, lo que lo ha convertido en un referente obligatorio para el estudio de la evolución humana. 

El acceso se encuentra en la localidad de Ibeas de Barros, se divide en varias zonas y permanece abierto de martes a domingo. Puedes visitar el Museo la Evolución Humana, los yacimientos y el centro de arqueología experimental. Estos últimos requieren reserva telefónica previa (tel. 947421000).

Burgos

Retrocedemos 25 kilómetros sobre nuestros pasos para alcanzar Burgos, capital del Reino de Castilla entre el 1038 y el 1085 y una auténtica maravilla. A lo lejos, antes de alcanzar la ciudad, vislumbramos la imponente catedral, su joya más preciada, elevada por la Unesco a la categoría de patrimonio de la humanidad. 

Considerada un referente del arte gótico en España, la catedral de Santa María es, además de grande, hermosa. Construida durante el siglo XIII, está claramente emparentada con las grandes catedrales francesas. Se trata de una espectacular construcción de planta basilical en forma de cruz latina que hoy solo conserva un rosetón original. Entre sus rincones más admirados destacan la capilla de los Condestables de Castilla o la escalera dorada de Diego de Siloé. Posiblemente no sepas que aquí reposan los restos del Cid y su esposa Doña Jimena.

Antes de abandonar Burgos no desaproveches la ocasión de pasear a orillas del río Arlanzón, visitar el Museo de la Evolución Humana o degustar la excelente gastronomía. ¡Buen viaje!

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon