Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las desconocidas playas de Kenia

18/11/2014 EUROPA PRESS
Playa de Kenia.: Photo © EP Photo

Kenia es tradicionalmente conocida por ser el destino de los safaris por excelencia pero su situación a lo largo del Ecuador y su clima templado en la costa durante el invierno europeo hacen de este mítico país africano el lugar ideal para escaparse a sus exóticas playas en cualquier época del año. Con más de 500 kilómetros de costa que mira al turquesa Océano Índico, descubrir la costa de Kenia supone ir en busca de vestigios de civilizaciones antiguas, recorrer playas desiertas de arena blanca y sumergirte en fondos marinos de gran belleza.

Durante siglos, los vientos alisios trajeron a Kenia a comerciantes y aventureros llegados de todas partes del Mundo. La mezcla de culturas africanas y árabe dieron lugar a la cultura swahili cuyo idioma es hoy, junto al inglés, el oficial del país y el segundo más hablado en África. La capital del litoral y la segunda ciudad de Kenia es Mombasa, (a tan sólo una hora de vuelo de Nairobi) es parada obligada para iniciar este viaje. No hay que dejar de perderse por las calles de arquitectura típicamente árabe de su ciudad vieja (Old Town) o visitar el Fort Jesus, un fuerte portugués construido en 1593 y uno de los edificios europeos más antiguos de África. En dicho fuerte se puede disfrutar de un espectáculo único de luz y color que tiene lugar todos los lunes, miércoles y jueves a las 6 y media de la tarde. Para  terminar el día saboreando la gastronomía de la costa no hay nada mejor que embarcarse e un tradicional barco suahili (Dhow) y recorrer el canal de Mombasa viendo caer el sol.

Las playas de Mombasa presumen además de tener algunos de los complejos turísticos más cosmopolitas de África, que van desde hoteles familiares, hasta la excelencia de un cinco estrellas, muchos de ellos ubicados en la playa de Diani. Precisamente desde la playa de Diani, en la costa sur, se puede acceder al parque marino de Kisite- Mpunguti. Situado en la isla Wasini, donde los paisajes volcánicos contrastan con aguas de color turquesa. Este parque acoge todo un reino de los grandes peces y especies tropicales, lo que lo hace ideal para la pesca de altura, que atrajo en su día a figuras notables como el escritor Ernest Hemingway.

En la costa Norte nos espera Lamu para darnos la bienvenida y compartir la esencia de la cultura swahili. El archipiélago de Lamu es una de las joyas  de Kenia aún poco conocidas por el turismo de masas y uno de los mejores lugares para desconectar. Si quieres alejarte del mundanal ruido, ya sea como el colofón perfecto a unos días de safari o como un regalo en forma de escapada a sus cristalinas playas y exclusivos hoteles. La ciudad vieja de Lamu, patrimonio histórico artístico de la UNESCO, es uno de los pocos lugares del mundo en donde el tiempo parece haberse detenido hace siglos. No se ve ni un solo coche en esta ciudad, de hecho no existen. Apenas 3 vehículos que pertenecen al alcalde, al hospital de la ciudad y al cartero. El resto de la población caminan parsimoniosamente o a lomos de un burro; en Lamu estos animales están por todas partes!. Más allá de la ciudad de Lamu, el mar lo llena todo y los dhows (barcos de vela de tradición suahili) y pequeñas embarcaciones a motor unen las islas de Manda, Pate y Lamu.

Al sur de Lamu se encuentra el Parque Marino Malindi- Watamu  que cuenta con una de las barreras de coral más bellas del mundo. Sus aguas verde esmeralda y sus playas casi desiertas invitan al relax y a la práctica de deportes como el buceo o el snorkeling. Desde Watamu podrás escaparte a Mida Creek, una pequeña cala con cuevas marinas y piscinas naturales entre rocas. Es un lugar perfecto para almorzar y disfrutar de la gran variedad de peces y vegetación que se puede observar a simple vista y un lugar privilegiado para los amantes de las aves.

A lo largo de la costa de Kenia se encuentran también joyas históricas que encierran grandes secretos como las ruinas de Gedi. Están situadas a 4 kilómetros al norte de Watamu en la ruta hacia Malindi y abren diariamente de 7 de la mañana a 6 de la tarde. Nadie sabe con exactitud porque los habitantes de Gedi abandonaron precipitadamente en el siglo XIII su floreciente ciudad,  dejando tras de sí intactos palacios de sultanes, frondosos jardines, porcelanas y joyas o elegantes mezquitas.  Hoy las ruinas de Gedi son un excelente ejemplo de asentamiento swahili que sobrevive entre la densa vegetación de la costa y los grandes baobabs y cuyos únicos habitantes son monos de la endémica especie Colobus. Un enigmático lugar lleno de misterio.

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon