Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Brexit y China, dos desafíos a los que los que la Unión Europea busca respuesta

Los líderes de la Unión Europea han concluido la cumbre satisfechos, pero también ansiosos. Satisfechos porque ganado tiempo para el Brexit, ansiosos porque mucho va a depender de la decisión que tomará el parlamento británico la próxima semana. Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo "El destino de Brexit está en manos de nuestros amigos británicos", ha dicho Donald Tusk, el presidente del Consejo Europeo. "Estamos preparados para lo peor, pero esperamos lo mejor. Como saben, la esperanza es lo último que se pierde". Los 27 acordaron la noche del martes dar una doble oportunidad a Reino Unido: si los diputados británicos acepten la semana que viene el acuerdo de salida, el Brexit se podrá consumar de forma ordenada a partir del 22 de mayo. En caso de que lo rechacen, lo que resulta más plausible, los británicos tendrán solo hasta el 12 de abril para aclarar su posturar y explicar qué van a hacer. El desafío chino Pero en esta cumbre no todo ha sido Brexit. En Bruselas también se ha hablado de cómo afrontar la relación con China, un país que la Unión Europea ve cada vez más como una amenaza, especialmente en el ámbito comercial. "Tengo que decir que el debate sobre China ha sido bastante más fácil que el debate sobre Reino Unido", ha bromeado el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. "Pero también hay que decir que las relaciones que tenemos con China son buenos, pero que no son excelentes. La China de hoy en día es un competidor, un socio y un rival". La UE es el mayor socio comercial de China, pero Europa siente que debe proteger sus intereses frente a lo que considera prácticas desleales y amenazas para su seguridad. Recientemente, Bruselas ha cambiado su lenguaje y en los documentos oficiales se refiere ahora al gigante asiático como un "rival sitémico": "El tiempo de la inocencia europea es cosa del pasado", ha sentenciado el presidente francés Emmanuel Macron. "No digo que todo el mundo piense exactamente lo mismo y que las posiciones de los 27 estén perfectamente alineadas en lo que se refiere a los intereses, pero van en la misma línea. El debate continuará ya que la situación varía de un país a otro." Y es que algunos países como Italia se están acercado al gigante asiático. Algo que no ha gustado en todas las capitales europeas. Está es tal vez la razón por la que el primer ministro italiano no ha sido invitado a la reunión que se celebrará la próxima semana en París. Pero el primer ministro italiano, Giuseppe Conte ha preferido restarle importancia. Ha dicho que había recibido explicaciones de Macron y que, en cualquier caso "intercambiarán ideas sobre el multilateralismo, un tema que nos afecta a todos. Y eso está muy bien". El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, ha defendido en la cumbre la importancia que la Unión Europea se mantenga unida frente al desafío chino.

SIGUIENTE

SIGUIENTE

Últimos vídeos

image beaconimage beaconimage beacon