Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Corbyn presenta en Bruselas su plan alternativo

Theresa May no es la única que trata de convencer en Bruselas a sus colegas europeos. También lo intenta Jeremy Corbyn, que este jueves viajó a la capital belga para formar parte de la cumbre europea , algo muy poco común. El jefe de los laboristas se muestra dispuesto a buscar con los líderes de la Unión Europea un plan alternativo de Brexit que sí contente a todos. "Nuestra determinación es la de encontrar un acuerdo, lo que significa que queremos impedir un Brexit sin acuerdo y que apostamos por una relación futura con la Unión Europea constructiva, la cual podría negociarse durante un período de prórroga", decía Corbyn. "Las reuniones de esta mañana han sido positivas y hemos hecho lo que creo que el Gobierno debería hacer, es decir, en lugar de presentar un acuerdo rechazado dos veces por el Parlamento británico, buscar una alternativa constructiva, que es exactamente lo que le dije a la primera ministra en mis conversaciones con ella". El segundo referéndum gana fuerza Un segundo referéndum sigue siendo una de las opciones más relevantes de las que que están ahora mismo sobre la mesa. Los laboristas se muestras a favor de ello en caso de que el Parlamento británico siga sin ponerse de acuerdo, pero Corbyn continúa mostrándose impreciso al hablar sobre este espinoso tema: "Entre nuestra propuestas de la conferencia del año pasado estaba la opción de llevar a cabo votaciones complementarias del pueblo británico al final de cualquier negociación", recordaba el laborista. "Y obviamente estamos considerando qué propuestas presentaremos al Parlamento británico la semana que viene, y por eso hemos tenido este proceso de consulta tan largo". Mientras los políticos continúan atascados, el pueblo comienza a hacerse oir. Una petición pública al Gobierno a través de una página web , en la que se solicita revocar el Artículo 50 del tratado de Lisboa para que Reino Unido permanezca en la Unión Europea se ha convertido en cuestion de horas en todo un polvorín, habiendo superado ya el millón de firmas ciudadanas. Según establece el reglamento, con más de 100.000 firmas sobre una petición pública el ejecutivo debe, cuanto menos, considerar un debate al respecto.
image beaconimage beaconimage beacon