Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Limpieza, reciclaje y ecoturismo en el lago Tisza, en Hungría

En Kisköre, en el este de Hungría, una presa detiene toda la basura plástica que llega de Ucrania y Rumania por el río Tisza. Cerca de 6.000 toneladas de residuos llegan a esta zona cada año y la pila de basura supera los 3 metros en algunos puntos. Afortunadamente, la presa frena esta basura, para que puedan extraerse y ser procesada. Este año una ONG, el Estado húngaro e incluso Coca Cola, unen sus fuerzas para eliminar los residuos del agua, en el marco del programa PET-Kupa , destinado a separar y reciclar los residuos. La depuradora de agua regional se encarga de la infraestructura y la fundación Coca Cola proporciona financiación. En primer lugar, se saca la basura del agua para llevarla al puerto de la presa de Kiskör, tal y como explica Zsolt Tamás, experto de PET Kupa: " La basura de la presa se recoge desde un barco para poder clasificarla. Eso significa que se separan las maderas que llegan por la corriente de las botellas de plástico. Separan los residuos incluso por colores"; cuenta Tamás. Los residuos provienen de Ucrania y de Rumanía, y la presa de Kisköre es la primera barrera que les impide avanzar. Esto salva algunas partes del río de una importante contaminación. La ciudad de Tiszafüred, a unos 35 kilómetros, es un paisaje completamente distinto. Un guía turístico del Lago Tisza importó una idea de Dinamarca: por unas semanas, los visitantes podían alquilar estas canoas a cambio de traer una bolsa de basura. El guía Sándor Balázs cuenta que "iniciativas como el PET-Kupa están llevándose a cabo en el río Tisza. Sin embargo, no solo organizamos visitas, sino que también se permite visitar el territorio de la reserva y el parque nacional, ya que solo podían venir aquí los guías turísticos o algunos pescadores. Queríamos limpiar estas áreas de manera para que nuestros huéspedes participen y al mismo tiempo se diviertan" , concluye. Aunque la basura no se aprecia a primera vista en el Lago Tisza, los habitantes afirmaron que una sola persona recogió 60 bolsas en las últimas dos semanas.
image beaconimage beaconimage beacon