Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los devastadores efectos de una de las 'tormentas del siglo'

El balance es desolador. La breve pero extremadamente violenta tormenta eléctrica del sábado por la tarde, en el sudeste de Francia dejó un muerto e incalculables pérdidas en el mundo de la agricultura. Una turista alemana falleció en la localidad de Taninges, en los Alpes, víctima de la caída de un árbol, cuando buscaba refugio en su autocaravana. El granizo, con bloques de hielo que llegaron a alcanzar el tamaño de una pelota de tenis, miles de relámpagos y ráfagas de viento que rondaron los 111 km/h, arrasaron con todo a su paso en uno de los días más tormentosos del presente año. Aceras blancas, que recuerdan a jornadas más propias del período invernal, calles y avenidas convertidas en ríos, localidades anegadas... las inclemencias climatológicas han dejado su devastadora impronta en numerosas naciones europeas como Suiza , Inglaterra y Polonia , entre otras. El episodio tormentoso fue de una violencia 'inaudita' en muchas zonas. Caídas de ramas e incluso de árboles enteros, techos de edificios arrancados de cuajo que volaron por los aires como si fueran simples trozos de papel, infinidad de automóviles dañados, miles de hogares sin electricidad... muchos de los afectados no habían vivido nunca antes un episodio tan dramático. Con el susto, aún en el cuerpo, ya se han puesto manos a la obra para reparar los enormes daños causados por lo que consideran como una de las 'tormentas del siglo'.
image beaconimage beaconimage beacon