Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Otro mundo posible pide paso en Irun – Hendaya

El pasado miércoles 21 dió comienzo en la feria de muestras de Ficoba, en la ciudad fronteriza de Irun, la cumbre alternativa a la reunión del G7. Las plataformas G7-Ez (No al G7, en vasco) y 'Alternatives G-7', que agrupan a más de un centenar de colectivos de la sociedad civil , entre partidos políticos de izquierda, sindicatos, plataformas feministas o colectivos de apoyo a los refugiados, presentaron las jornadas de actividades contra la cumbre del G7 que acogerá la localidad francesa de Biarritz del 24 al 26 de agosto. Para Itziar Fernandez, miembro de “Ongi Etorri Errefuxiatuak” (Bienvenidos Refugiados en vasco) y portavoz de la organización: “se ha organizado esta contra cumbre porque no tenemos otro remedio. Ellos van a abordar las políticas neoliberales que ya conocemos, mientras que aquí, estamos abiertos a todo el mundo. Vamos a tratar de crear alternativas a esas políticas que esquilman continentes como Africa o Latinoamérica, quitándoles sus riqueza naturales. Lo suyo está montado para las élites, que provoca un reparto desproporcionado de la riqueza.” Durante estos tres días, se han celebrado mas de 40 charlas y 50 talleres que en palabras de la portavoz, han girado en torno a “a las migraciones o los monopolios empresariales, poniendo el feminismo como eje central, ya que si no conseguimos una sociedad feminista, no vamos a conseguir una sociedad igualitaria”. No todos los participantes que han acudido son de la zona. Jim, profesor de idiomas que ronda la treintena, ha acudido exclusivamente a Irun desde Andalucía porque, según afirma, “Estas charlas son útiles para empoderarse. Hay gente que afirma que no sirven de nada, pero yo las veo como una herramienta. Sirven para tejer redes entre personas de todo el mundo, no solo entre organizaciones vascas.” Algo que también destaca Cristina. En su caso, viene del mundo sindical, y ha participado en movimientos contra la privatización del derecho a la salud en Madrid, de donde viene. “Para mi es muy interesante intercambiar opiniones con otras luchas de otros lugares, como el País Vasco o Francia. Creo que son encuentros positivos para unir a la gente y hacer redes entre nosotras”. La riqueza de estos encuentros para todas las personas es algo que recalca también Fernandez desde la organización: “Resulta emotivo ver a tanta gente joven mezclada con gente mayor, compartiendo vidas y compartiendo experiencias para poder hacer un cambio estructural de nuestra sociedad”, haciendo referencia a la evidente disparidad de edades entre las personas que han asistido a las conferencias. En el espacio situado para el comedor, decenas de stands de organizaciones, partidos políticos u ONGs ofrecen libros o merchandaising a las personas que participan de los encuentros mientras hacen un pequeño parón para comer. Entre ellos, se encuentra un pequeño stand de la plataforma que lucha contra los desahucios en España. Rosa Lopez, de 70 años de edad, activista y portavoz de la plataforma en el País Vasco, afirma con energía que no espera nada de la cumbre del G7: “Más pobreza, más destrucción del planeta y más desahucios. Nada más. Son los gobiernos de los que se reúnen, los que han permitido la estafa financiera de los préstamos hipotecarios.” Mientras habla, un grupo de personas se relaja observando un teatro: siete personas, cada una de ellas con una careta correspondiente a los siete mandatarios que ser reunirán este fin de semana en Biarritz, simula un reparto del mundo en forma de teatro. Recursos minerales en África para Merkel, Petróleo en Oriente medio para Macron. Las carcajadas entre el público estallan cuando la persona con la careta de Donald Trump recoge entre saltos un mapa de Groelandia. “El G7 representa la explotación de los recursos. Exprimen el planeta al máximo, sin tener en cuenta ni las crisis humanitarias, ni el cambio climático, ni nada. Sólo se dedican a hacer a los ricos mas ricos”, afirma Miren. Ella es de Irun, la ciudad donde se ha celebrado esta cumbre alternativa , y ha vivido los controles que las diversas policías han instalado desde hace días a ambos lados de la frontera. “Ahora mismo están generando un motón de problemas aquí mismo. Han hecho una ocupación militar del territorio, no sólo en Biarritz”. A pocos metros de Ficoba se encuentra el puente de Santiago, que une las ciudades de Irun y Hendaya y que hasta ahora se podía atravesar caminando sin problemas, mientras que durante los días previos a la cumbre, la presencia policial, testimonio de otros tiempos, ha vuelto a ser intensa. Manifestación como punto final Durante los días en los que se ha celebrado la cumbre, desde la organización de G7Ez se ha llamado a participar de manera pacífica en la manifestación de este sábado. Fernandez insitía en ello: “queremos que sea una manifestación alegre, colorida y en la que la gente participe de manera tranquila”. Comenzando con media hora de retraso sobre la hora prevsita, y bajo un fuerte sol, más de 15.000 personas según la organización ha cruzado de Hendaya a Irún durante esta protesta, sin ningún tipo de incidentes. La presencia policial apenas de se ha dejado sentir durante el trayecto, excepto en tramos puntuales, lo que ha facilitado que todo haya discurrido de manera tranquila . Banderas vascas, palestinas, de sindicatos de ambos lados de la frontera, de apoyo a los refugiados y chalecos amarillos se han paseado por todo el trayecto. Voluntarios de la organización ha protegido ciertos enclaves a lo largo de todo el trayecto de posibles altercados, pero el ambiente festivo de la protesta ha sido constante. Al llegar a Irun, al final del recorrido, los organizadores han leído un pequeño manifiesto y las conclusiones de las jornadas de estos intensos últimos días.

SIGUIENTE

SIGUIENTE

Últimos vídeos

image beaconimage beaconimage beacon