Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Pulso entre Turquía y la UE por las perforaciones en aguas de Chipre

Las aguas que bañan Chipre se han convertido en un nuevo frente en la deteriorada relación de Turquía con la Unión Europea . En esta ocasión, la UE se ha planteado la posibilidad de imponer sanciones a Ankara por sus perforaciones en busca de gas y petróleo alrededor de la isla mediterránea. Para algunos analistas, con esta actitud, las autoridades turcas tratan de forzar las negociaciones para asegurarse de que los potenciales beneficios no sean únicamente para los grecochipriotas. "Si los turcochipriotas y los grecochipriotas se ponen de acuerdo sobre cómo compartir estos recursos, entonces no habrá necesidad de que la parte turca lleve a cabo perforaciones por separado", declara Sinan Ulgen, presidente del Comité de expertos de la EDAM. Turquía y la Unión Europea son socios comerciales importantes. Si la UE decide reducir los fondos destinados al país, la medida supondría un varapalo para la política del presidente turco Erdogan . Una economía en apuros tras el colapso monetario del año pasado ya ha dado importantes golpes políticos a Erdogan, incluida una posible división de su partido. Un problema al que añadir las posibles sanciones decretadas por el Gobierno de Donald Trump . La compra del sistema de defensa ruso S-400, por parte turca, ha enfafado al Ejecutivo de Estados Unidos ; uno de los grandes aliados de Turquía. La situación es muy tensa y hay mucho en juego. Ankara, con el segundo mayor ejército de la OTAN es uno de los principales actores de la región. Chipre se divide entre turcochipriotas y grecochipriotas. Salvo el régimen de Ankara, ninguna otra institución política reconoce la figura del gobierno turcochipriota. Eso significa que no hay acuerdo con quien controla las aguas mediterráneas alrededor de la isla. Los turcos pretenden demostrar que defenderán lo que consideran sus derechos, y los derechos de los turcochipriotas, sobre aguas territoriales. "Las perforaciones son, básicamente, una reclamación turca. Suponen un recordatorio para Chipre, Grecia , y la UE. Es algo así como... ¡eh! Estamos aquí y nuestra armada está aquí", señala Yusuf Erim, analista político de la televisión estatal de Turquía. Entretanto, Chipre ya ha acordado cooperar en la exportación de gas con algunos de los rivales de Turquía. Algunas voces críticas consideran que la Unión Europea desempeña un papel de espectadora en desacuerdo con las medidas adoptadas. "La mejor opción sería, por supuesto, resolver el conflicto chipriota. Pero, hace un par de años, en la última ronda de conversaciones, en el último esfuerzo, asistimos al fracaso. En la actualidad, la UE no es el mayor actor en todo este asunto", afirma Kristian Brakel, director de la Fundación Heinrich Böll en Turquía. Los turcochipriotas, apoyados por Ankara, han propuesto un acuerdo para cooperar con los grecochipriotas en las perforaciones. Entretanto, Nicosia aboga por que las discusiones sobre energía formen parte de las conversaciones de paz generales. La invasión de Chipre por el Ejército turco en julio de 1974, tras un golpe de Estado de los partidarios de la unión con Grecia, dividió la isla mediterránea en dos mitades. Los turcochipriotas se concentraron en la mitad septentrional (algo más de un tercio del territorio), mientras los grecochipriotas lo hicieron en el resto.
image beaconimage beaconimage beacon