Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Yakarta podría dejar de ser la capital de Indonesia

Yakarta podría dejar de ser la capital de Indonesia. El presidente Joko Widodo, ha propuesto formalmente trasladar la capital a la isla de Borneo en concreto a la región de Kalimantan, perteneciente al estado indonesio . Lo hace debido a los problemas de hundimiento del suelo que sufre Yakarta y a los graves problemas de sobrepoblación a los que se enfrenta. Así lo ha comunicado frente al Parlamento de Indonesia durante el 74 aniversario de la independencia del país. Por el momento se desconoce en qué lugar de Borneo se instalará la capital ni la fecha exacta aunque todo apunta a que la primera fase comenzará en torno a 2024. "Una capital no es solo símbolo de identidad nacional sino también la representación del progreso de una nación. Esto se lleva a cabo para lograr nuestro objetivo de igualdad ecónomica y justicia. Esta es la visión de una Indonesia que avanza", anunciaba el Joko Widodo, Presidente de Indonesia. El avance del mar En la capital actual, Yakarta, una de las capitales más contaminadas del mundo, viven más de 10 millones de personas, pero en las ciudades colindantes habitan hasta tres veces más. De ahí los grandes problemas de tráfico que el Gobierno traduce en pérdidas millonarias cada año, estimadas en 7000 millones de dólares. El mandatario indonesio ha confirmado su intención de construir un rompeolas de grandes dimensiones para evitar que la ciudad acabe completamente inundada por el mar. "Ahora está mejor, gracias al malecón. Es de gran ayuda. Así que cuando llegan las inundaciones sólo afectan un poco. Las inundaciones llegan por la mañana y disminuyen por la tarde. A la mañana siguiente, todo vuelve a empezar", cuenta una residente. "Hoy no me preocupan tanto las inundaciones. En el pasado, cuando éstas llegaban solía ponerme muy nervioso. En 2007 casi me ahogo, perdí todas mis pertenencias y tuve que empezar de cero", explica un vecino de la ciudad. La crisis a la que se enfrenta la ciudad es el producto de décadas de desarrollo sin limitaciones, de una planificación urbana casi inexistente y de un mal gobierno por parte de los políticos de la ciudad que han servido a los intereses privados por encima de los de los ciudadanos.
image beaconimage beaconimage beacon