Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Ascenso y caída de Juan Carlos I

Pocos podían pensar en la dictadura franquista que esa figura de relativa relevancia iba a ser fundamental para derribar la estructura del régimen. La Transición y la llegada de la democracia fue el primer paso al frente del Juan Carlos I, designado por el dictador como su sucesor al frente del país. Su consagración se produjo el el 23 de febrero de 1981, cuando militares nostálgicos del franquismo trataron de dar un golpe de Estado. Con el país en vilo, Juan Carlos I pronunció un discurso que serviría para calmar a la ciudadanía y que catapultó su popularidad: "La Corona, símbolo de la permanencia y unidad de la patria, no puede tolerar en forma alguna acciones o actitudes de personas que pretendan interrumpir por la fuerza el proceso democrático." Y es que en España no había que ser necesariamente monárquico para declararse juancarlista. El tono conciliador y cercano del jefe de Estado y sus logros convirtieron a la monarquía en una institución intocable. El vínculo de todos los presidentes con el rey era estrecho y Juan Carlos i dejó uno de sus momentos más recordados en la cumbre Iberoamericana de 2007, cuando el presidente venezolano Hugo Chávez atacó al exjefe de Gobierno español, José María Aznar a lo que el monarca respondió con el famoso "¿Por qué no te callas?" Poco podía imaginar el rey que cinco años después, él también se convertiría en vícitma indirecta de la crisis. Con millones de españoles padeciendo las consecuencias de la peor debacle económica de las últimas décadas, el Juan Carlos I sufrió una caída cuando estaba en una cacería de elefantes en Botsuana con su amante, Corinna Larsen. Sus disculpas no fueron suficientes. La confianza en la monarquía comenzó a caer, provocando en 2014 la abdicación. Su salida del poder, acompañada de la pérdida de inmunidad, no le sacó del disparadero. Las investigaciones de la fiscalía suiza sobre cuentas ocultas en aquel país, las consecuencias de sus infidelidades y la procedencia sopechosa de una parte de la fortuna de Juan Carlos I han provocado el exilio del rey que un día fue el más querido por los españoles.
image beaconimage beaconimage beacon