Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.
SIGUIENTE
Esto es un homenaje: el vídeo de Boca para Chapecoense

El secreto de sus ojos

El ritmo de vida de Vicky Martín Berrocal, al igual que el de otras muchas mujeres, es frenético. Pero hay gestos ineludibles. Pequeñas rutinas cotidianas a las que no se puede renunciar ni por falta de tiempo, ni por cansancio; pues de ellas dependen otras cosas menos nimias. ¿Un buen ejemplo de ello? El acto de desmaquillarse. Un momento beauty al que, en ocasiones, no se le presta la debida atención y que, sin embargo, puede marcar por sí mismo la diferencia entre una piel bonita y saludable y otra que no lo es tanto. Problemas como la deshidratación, en envejecimiento prematuro, el acné, la falta de tono y luminosidad o las alergias y reacciones hiper sensibles son muchas veces consecuencia de no desmaquillarse o de hacerlo de una forma incorrecta. Por no hablar de los "ojos de panda", ese ups de belleza que se da cuando los restos de máscara de pestañas se expanden alrededor del contorno provocando que parezcamos, literalmente, un osito panda. El gran inconveniente es que, sobre todo al final de la jornada, no hay ni un solo minuto (de sueño) que perder con engorrosos productos, sistemas y resultados a menudo imperfectos. Pero, ahora y gracias al nuevo lanzamiento de NIVEA, todo eso va a cambiar... NIVEA Bajo la Ducha Desmaquillador o la revolución El susodicho se llama NIVEA Bajo la Ducha Desmaquillador y a Vicky Martín ya la ha conquistado. Que lo haga con el resto es cuestión de tiempo. Es sencillo, veloz y, aún más importante, efectivo. Porque funciona siempre. Solo hay que seguir unos sencillos pasos: 1. Primero, se aplica una pequeña cantidad de producto, en seco, por todo el rostro; masejando con los dedos para deshacer bien el maquillaje e insistiendo en la zona de los ojos, para retirar la máscara de pestañas. 2. Después, se aclara con agua tibia. Bajo la ducha, pero también se puede utilizar en el lavabo. 3. En el caso de maquillajes más resistentes, se puede repetir la operación hasta que la piel quede impecable. Al final, lo que se obtiene es una limpieza suave que no agrede y que aporta una agradable sensación de frescor. ¡Vicky Martín Berrocal te lo cuenta sin palabras en este vídeo! Foto y vídeo: Zeleb para NIVEA

LISTA DE REPRODUCCIÓN

Los más vistos de hoy

image beaconimage beaconimage beacon