Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.
SIGUIENTE
Los futbolistas más farsantes del mundo

Emma Watson como nunca la habías visto

Que Emma Watson, con permiso de Jennifer Lawrence, es el ser humano más adorable que pisa el planeta, es un hecho. La actriz, archiconocida por su papel de Hermione Granger en la saga Harry Potter, no sólo se ha convertido en una de las actrices más elegantes y bellas del star system, sino que no se cansa de derrochar simpatía allá por donde pasa. Por si fuera poco, Emma Watson es uno de los estandartes reivindicativos de un trato igualitario entre hombres y mujeres en Hollywood. Una lucha a la que se han unido actrices como la propia Jennifer Lawrence, quien denunció que en una de sus películas le ofrecieron la mitad de sueldo que a su compañero masculino; o Patricia Arquette, quien desde su reivindicativo discurso tras recoger el Oscar, reconoce que le han boicoteado. Dicho lo cual, ni una ni otra ha alcanzado el nivel de adorabilidad de Emma Watson en dicha lucha. La actriz lo está dando todo en su campaña #HeForShe. Y cuando decimos todo, nos refererimos a todo, todo y todo. Una buena muestra de su compromiso y su buen hacer, la dio recientemente... ¡haciendo beatbox! Tal cual. La siempre elegante y perfecta Emma Watson sacó al MC que lleva dentro y, junto al compositor Lin-Manuel Miranda, se marcó un rap que dejaría en calzoncillos a Kanye West (¿cuánto cobran los raperos más ricos del mundo?). Lin-Manuel Mirando es el autor de un musical, Hamilton, inspirado en la importancia de que hombre y mujeres tengan sueldos igualitarios. Por tal motivo, y por el tono distendido de la entrevista, Emma Watson no dudó cuando éste le pidió que le marcara el ritmo, mientras él improvisaba una canción. Es más, cuando la actriz dudaba si hacerlo o no, visiblemente avergonzada, éste le dijo: Seguro que rodando Harry Potter hacíais ruidos de consolas. Ella no lo negó, se rió, aceptó y enamoró un poco más, si cabe, al mundo entero. Y es que el momento final, cuando la actriz está colorada como un tomate, es para comérsela a besos. Fotos y vídeo: Youtube y Twitter

LISTA DE REPRODUCCIÓN

Los más vistos de hoy

image beaconimage beaconimage beacon