Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.
SIGUIENTE
Los futbolistas más farsantes del mundo

Se vende: mansión Playboy (incluye inquilino en batín)

Quiere usted vivir en la mítica mansión Playboy? Es posible. Hugh Hefner, el hombre que edificó un imperio con las más célebres conejitas, ha puesto en venta su hogar (dulce hogar). La mansión Playboy se vende por 200 millones de dólares (185 millones de euros). Eso sí, hay una condición para la venta: Hugh Hefner quiere seguir viviendo allí, sea quien sea el propietario. Él se queda en su amplia habitación, viendo pasar la vida en batín. La verdad es que la casa es suficientemente grande para albergar al viejo Hefner y a sus nuevos inquilinos. Se trata de una propiedad de 20.000 metros cuadrados, 29 habitaciones, sala de juegos, cine y, por supuesto, un amplio repertorio de piscinas y jacuzzis en los que solazarse sensualmente. También tiene licencia de zoo. Porque en los viejos buenos tiempos (cuando Elvis acudía a sus fiestas), la casa de Hugh Hefner albergaba en sus jardines animales exóticos. La mansión Playboy es la ensoñación hecha realidad de un heterosexual libertino que supo plasmar en su revista las fantasías masculinas de varias generaciones. Otra cosa es que hoy día muchas de esas fantasías tengan un sesgo machista que las hace obsoletas. Pero esta Disneylandia de los fiestones con trasfondo erótico ahí queda, como un museo de otra época. Eso sí, el que la compre la tendrá que adquirir con Hugh Hefner dentro: a sus 89 años quiere dar su último suspiro en la mansión que resumió su hedonista y lúdica filosofía de vida. Una noche en la mansión Playboy La venta de la mansión Playboy supone un paso más en el crepúsculo de una publicación que hizo millonario a Hugh Hefner y contribuyó a la revolución sexual de los 60. Coincide el anuncio de la venta de esta casa con otro anuncio: Playboy dejará de publicar desnudos. Porque las famosas (y no famosas) ya se desnudan gratuitamente en Instagram y no les hace falta salir en portada de ninguna publicación. Los tiempos han cambiado y, paradójicamente, el exhibicionismo ha acabado con el negocio de Playboy. Relativamente, claro. El imperio Playboy sigue generando dinero (a través de merchandising, perfumes, etc) aunque de modo declinante. Lejos quedan los días en que Playboy llegó a vender más de siete millones de ejemplares (fue con su número de noviembre de 1972, protagonizado por la playmate Lena Sjooblom). Y la mansión Playboy ha sido escenario de fiestas inenarrables con protagonistas de excepción: playmates de excepción como Pamela Anderson han acudido habitualmente pero también genios como John Lennon, Groucho Marx o Jack Nicholson. Eso sí, por muy mítica que sea, hay analistas que opinan que Hugh Hefner la saca a un precio excesivamente elevado. TMZ, tras consultar a expertos inmobiliarios, asegura que 200 millones de dólares es demasiado dinero por la mansión Playboy. La mansión Playboy está en el 10236 de Charing Cross en Holmby Hills, Los Ángeles, California. Es un sueño hecho realidad pero de los sueños también se despierta. ¿Venderá Hugh Hefner su casa? Veremos. Si no, él seguirá ahí, con su pijama, su pipa y todas esas chicas semidesnudas corriendo por el jardín y bañándose en la piscina. Genio y figura. Fotos: Gtres, Google Street View

Los más vistos de hoy

image beaconimage beaconimage beacon