Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

PRD, PAN y PRI están en crisis, y lo de poner a candidatos externos para 2018 es una fachada, critican

logotipo de Sin Embargo Sin Embargo 06/07/2017 Juan Luis García Hernández
© Proporcionado por Sin Embargo

El PRI, a través de su presidente nacional, dijo que estaría dispuesto a replicar la iniciativa del PAN y PRD de postular a personajes externos a ese instituto político en el proceso electoral de 2018, lo que ya generó una división interna tanto en el blanquiazul como en el Sol Azteca.

Estas iniciativas, coinciden analistas, ya se han utilizado y sólo sirven de “fachada” debido a, al final, los partidos no cambian su forma de operar cuando ya son Gobierno. Y aunque reconocen que podría ser positivo que existan este tipo de candidaturas, sostienen que no son una concesión de lo partido, sino que se han visto obligados ante la crisis que atraviesan.

Politólogos ven con recelo la búsqueda de los partidos políticos por candidatos externos, luego de que el presidente nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI) dijo que pondrá a consideración postular a un candidatos no militante para las elecciones del 2018.

Será el próximo 12 de agosto cuando el PRI decidirá si da luz verde a la la postura de su líder nacional Enrique Ochoa Reza pero, de inicio, ya causó rechazo dentro del partido.

“No estamos para un externo dentro del Consejo Ejecutivo Nacional [CEN]. Creo que hay cuadros de militancia probada dentro del partido”, sostuvo Armando Barajas, consejero político del CEN tricolor.

Enrique Ochoa Reza dijo al noticiero Bloomberg que el tricolor tendrá que decidir en su Asamblea Nacional si utiliza aspirantes extra partidarios de cara a las elecciones del año próximo. Un suceso sin antecedentes en el partido más longevo del país.

Barajas, quien encabeza la corriente Solidaridad, sostuvo que Ochoa Reza soltó la declaración con miras a tener abiertos los posibles escenarios en la próxima reunión partidista, sin embargo, los estatutos de este proceso en este momento no contemplan espacios para no afiliados.

“Es más bien algo que se ese está sopesando entre la opinión pública y la militancia del partido: saber cuáles son las opiniones, y cuáles son encontradas”, consideró barajas.

También el Frente Común del PAN y el PRD mantiene abierta la posibilidad de ser encabezado por un candidato ciudadano.

Para Pablo Javier Becerra, profesor de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), la postura coincidente de los tres partidos más viejos del país es una manera de pintar a los candidatos como ciudadanos y que ya se ha puesto en práctica. “La utilizó el PRD cuando integró a los Priistas”, dijo.

Pero, el sociólogo especializado en el sistema político mexicano sostiene que la situación no parece ser la misma para todos los partidos: “Es obvio que el PRI no podría apostar a un candidato externo. Porque en el PRI se necesita hacer amarres con todos los grupos de los gobernadores, si se perfila que un priista logre amarrar a todos, ahora imagínense uno externo”.

El PRI enfrenta una crisis que deriva de su gestión al frente del Gobierno federal. El Presidente Enrique Peña Nieto es reprobado por el 74 por ciento de la población, expuso hace unos días la encuesta GEA-ISA, la mayor caída en la popularidad de un mandatario nacional de la que se tenga memoria.

La falta de congruencia histórica del partido oficial con lo que pregona no le permitirá mostrar al electorado otra cara, coincidió el analista Enrique Toussaint Orendain:

“El PRI puede aprobar lo que sea. Pero una cosa es lo que pone en sus estatutos, con sus militantes y afiliados, y otra es lo que hace. El PRI se definía antes como un partido socialdemócrata con Beatriz Paredes [agosto, 2008], pero no tenía nada que ver con esta tradición de izquierda europea”.

En este sentido, sostiene el experto, puede utilizar el discurso de apertura a externos, mas no ha cambiado su forma de entender el uso del Gobierno.

“De qué te sirve que venga un externo si la estructura clientelar, la compra de votos, las posiciones políticas, y si la forma de entender que el Presidente manda y todos obedecen, sino modificas eso, entonces va ser sólo una fachada”, dijo el analista.

José Antonio Meade Kuribreña, actual Secretario de Hacienda, es alguno de los nombres que suena como candidato presidencial externo del PRI. Él no milita en el PAN ni en el PRI pero trabajó para la administración de Felipe Calderón Hinojosa y hoy está en la nomina del Gobierno peñista.

Meade Kuribreña no ha dicho abiertamente que le interese la postulación.

“Yo veo que si no existen cambios a los estatutos dentro del partido en la Asamblea Nacional sería algo que se opondría a las aspiraciones de quienes quieren que [Meade] sea aspirante a la candidatura”, señaló Barajas.

NARRO, EL AS DENTRO DE LA MANGA DEL PRI

© Proporcionado por Sin Embargo

José Narro Robles, Secretario de Salud, es impulsado por sectores del PRI para ser candidato del partido a la Presidencia. Foto: Mario Jasso, Cuartoscuro

Corrientes como la de Solidaridad ven en José Ramón Narro Robles un presidenciable. El mismo Secretario de Salud, anteriormente Rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), confesó, tras la insistencia de los medios, que sí analizará postularse al interior de su partido.

La visión sobre Narro es un crisol. Analistas han coincidido en que se le ha tratado de imagen como un externo del PRI, por su trayectoria académica. Aunque al interior del PRI se afianza su imagen como un militante consagrado.

“Narro ha sido director de la [ahora] Fundación Colosio, [que] se llamaba antes Cambio XXI. El tiene más de 15 años de ser militante. Ha estado en muchas administraciones dentro del partido. Cuenta con la militancia y es una persona que tiene las cartas académicas, que conecta mucho con la gente y estudiantados”, dijo Barajas.

Becerra concluyó que los candidatos como Narro, o Miguel Ángel Mancera quien intenta encabezar el Frente Opositor, entre el PAN y PRD, no cuentan con una percepción de ciudadanos frente al electorado.

“Narro quiere pintarlo como ciudadano, porque fue Rector, Secretario de Salud. Las encuestas muestran que Narro tendría muy pocas probabilidades en una competencia real contra pesos completos. No hay que olvidar que el año próximo va contra Andrés Manuel López obrador y ahí si ya no se andan con medias tintas, ellos ya tienen su candidato, su partido se fundó para ser su vehículo de candidatura”, sostuvo Becerra.

En lo que pareciera ser un símil en la izquierda, el PRD empezó a dar pasos para buscar un candidato externo que pudiera encabezar el Frente Opositor, esta semana dirigentes se reunieran con el otrora también Rector de la UNAM Juan Ramón de la Fuente Ramírez.

Toussaint apuntaló que el Partido Movimiento Ciudadano abonará a la imposición del PRD de poner un candidato ciudadano, lo que beneficia las posibilidades para de la Fuente; postura que en automático deja atrás otras aspiraciones.

“En una posible alianza Margarita Zavala está vetada por el PRD, no puede ser candidata por ser asimilable a Felipe Calderón. Para que sea candidata tendría que ir el PAN solo y eso no lo veo en el ambiente. [..] Ricardo Anaya tiene un poco más de posibilidades. Mancera sólo la tendría si el PRD va solo”, dijo Toussaint.

De tal cuenta que el discurso del candidato externo podríamos verlo en boca de los políticos el resto del año, previó.

OBLIGADOS A LA APERTURA

Los institutos políticos en México enfrentan una crisis que los ha obligado a abrirse y a dar apertura al sistema electoral, de forma particular para permitir la participación de los candidatos independientes mejor posicionados, y no perder sus casillas en el Gobierno ganadas.

“Los partidos están diciendo nos vamos abrir, con candidaturas independientes, ciudadanas. Pero la verdad es que esa apertura es obligada. En el caso del PRD corre el riesgo de ni siquiera llegar al registro”, agregó.

Sin embargo, no hay indicios de una transformación real. El profesor Vidal Romero León, del Instituto Tecnológico Autónomo de México, celebró que, al menos en el discurso, los partidos estén más atentos a las demandas de la ciudadanía, pero advirtió que aún falta un largo trecho para que un candidato externo llegue a ser un representante de los intereses de la ciudadanía.

“El término ciudadano es simplemente que no hayan estado en partidos, pero una vez que lleguen a gobernar van a enfrentar el mismo conjunto de incentivos que enfrentan los de los partidos”, detalló Romero.

Más de Sin Embargo

image beaconimage beaconimage beacon