Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El olvido y la burocracia castigan a federales acusados de la evasión del 'Chapo'

logotipo de HuffingtonPost México HuffingtonPost México 17/07/2017
"El Chapo" © Eduardo Verdugo / AP "El Chapo"

El 11 de julio de 2015, cerca de las nueve de la noche, Joaquín "El Chapo" Guzmán se fugó de su celda en el penal de máxima seguridad del Altiplano en Almoloya, Estado de México. Como consecuencia, la Procuraduría General de la República detuvo a 23 personas, entre custodios y funcionarios del penal, para investigar su complicidad por el delito de evasión de reo. Doce de ellos, eran miembros de la Policía Federal adscritos a la División de Inteligencia. A ellos se les responsabilizó de no haber emitido un código rojo (dar la alerta de fuga del preso) como monitoristas de las cámaras de video que durante 24 horas cuidaban la celda del líder del cártel de Sinaloa.

Hoy, mientras él permanece recluido en el Centro Correccional Metropolitano de Nueva York; en el Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) Número 4 del estado de Nayarit la vida de un grupo de ex federales transcurre entre cartas, dibujos, llamadas telefónicas y visitas ocasionales. Es la única manera en que mantienen contacto con sus familias, esposas e hijos, de quienes separaron hace dos años. Así sobrellevan la estancia en prisión, en espera de avances en su juicio o mejor aún, su conclusión a través de una sentencia.

LAS JEFAS DE LA CASA EN PIE DE LUCHA

La ausencia de estos hombres implica dolor para sus mujeres, quienes asumieron (quizás contra su voluntad) su nuevo rol como proveedoras de hogares con hijos. Sin embargo, no permanecen pasivas ante lo que consideran un caso injusto, pues ellas juran que sus familiares son inocentes. Por esa razón hace unos días lanzaron un recordatorio del común denominador de sus historias. Por vía de mensajes de WhatsApp al que HuffPost México tuvo acceso, compartieron un lamento y un reproche: ¿cómo es que sus maridos están presos y los custodios que se suponen vigilaban esa noche y otros funcionarios no están en proceso?

"El 11 de julio se cumplieron 2 años de que nuestros familiares implicados en la fuga del Chapo, policías federales injustamente estén llevando un proceso por evasión de reo y código rojo, cuando los custodios que vigilaban no están siendo investigados y tampoco los funcionarios públicos que ya debieron presentar su renuncia y siguen manteniéndose como si nada".

"Pedimos justicia, libertad absoluta para ellos", dice desde Chiapas a HuffPost México Rocío Figueroa, hermana del policía federal Luis Aguilar, quien esa infausta noche se encontraba en el penal del Altiplano como parte de su primera asignación en un penal federal.

Figueroa describe cómo ha pasado el proceso de su hermano y los demás procesados; enfrentan pruebas indirectas, no tienen evidencia en su contra y quienes los han acusado desde la PF no acuden a las diligencias o a ratificar sus declaraciones.

"Desaparecen y no dan la cara", dice Figueroa. "Y no son cinco personas, son más de diez".

El olvido y la burocracia castigan a federales acusados de la evasión del 'Chapo' © huffingtonpost.com.mx El olvido y la burocracia castigan a federales acusados de la evasión del 'Chapo'

El caso (conformado por al menos 50 tomos) sigue abierto y en este momento se encuentra en período de instrucción; Rocío refiere que hasta ahora, las pruebas desahogadas han sido favorables para todos los policías. "Lo que nos tiene inconformes es que han cambiado de juez varias veces y eso retrasa el proceso penal", afirma.

Además, refiere la molestia y confusión que tienen los coacusados de la PF y sus familiares al saber que la exdirectora jurídica del penal, Leonor García García, a quien se le acusó de favorecer la fuga del capo, se encuentra en libertado.

"¿Cómo fue? ¿Cómo le hizo? ¿Qué pasó? Porque ella llevó su proceso más rápido que nosotros y salió primero que ellos por un amparo que obtuvo de un juez federal", dice Figueroa.

MÉXICO, D.F., 30SEPTIEMBRE2015.- Familiares de los policías del penal del Altiplano, de donde se escapó Joaquín"El Chapo" Guzmán, protestaron por la detención de los oficiales con un bloque y una marcha que termino en la SEGOB, el evento ocurrió en Paseo de la Reforma y avenida Insurgentes .FOTO:ARMANDO MONROY /CUARTOSCURO.COM © Proporcionado por Invent MX S.A.P.I. de C.V. MÉXICO, D.F., 30SEPTIEMBRE2015.- Familiares de los policías del penal del Altiplano, de donde se escapó Joaquín"El Chapo" Guzmán, protestaron por la detención de los oficiales con un bloque y una marcha que termino en la SEGOB, el evento ocurrió en Paseo de la Reforma y avenida Insurgentes .FOTO:ARMANDO MONROY /CUARTOSCURO.COM

Anímicamente, los acusados se encuentran desmoralizados. Sus familias cuentan que por su situación jurídica (como presos no sentenciados) el Cefereso de Nayarit solo se les permite ejercitarse, más no participar en otras actividades dentro del penal como talleres o cursos que sí están dirigidos para quienes purgan ya una condena.

"Tenemos la esperanza de que cuando cierre el proceso de instrucción, el proceso avanzará más pronto y se dictará sentencia. Todos estamos muy gastados de dinero, contratamos una defensa particular porque la que nos asignaron de oficio, siempre nos dejó colgados", continúa Rocío. "Por ejemplo yo vendo comida y con los pocos ahorros que hice apenas pude visitar a mi hermano después de año y medio de no verlo. El penal está lejos y sólo nos alcanza para que viaje una persona. Son como 6 mil pesos de gasto porque hay que tomar un autobús de Chiapas a la Ciudad de México y allí bajar y tomar otro a Nayarit; en total, 24 horas de camino. Y ellos son inocentes porque pagan por una culpa que no cometieron".

Tenemos la esperanza de que cuando cierre el proceso de instrucción, el proceso avanzará más pronto y se dictará sentencia. Todos estamos muy gastados de dinero, contratamos una defensa particular porque la que nos asignaron de oficio, siempre nos dejó colgados". Rocío Figueroa, hermana de Luis Aguilar, expolicía federal.

DESAHOGO POR MEDIO DE LÁPIZ Y PAPEL

Janeth Díaz es la esposa de Luis. Vive también en Chiapas, tiene dos hijas y además de ser maestra de primaria prepara embutidos en casa para ganar un poco más de dinero. "Luis está desesperado, me dice que él solo se dedicaba a trabajar y que no hacía nada de lo que lo culparon. Estudió informática y le puedo asegurar que en los 12 años que trabajó en el gobierno, nunca salió mal. Él no es gente mala; les manda cartas a mis hijas y ellas -de vuelta- le escriben y mandan dibujitos".

Tomar lápiz y papel se convierte en un desahogo común para estos expolicías federales dentro del Cefereso 4 de Nayarit. Por eso Vicente Flores también dibuja, y lo hace bastante bien. Antes de entrar a la corporación, estudió arquitectura y leyes. Así que su forma de aprovechar el tiempo mientras llega una sentencia (o su libertad), es dibujando autorretratos, rostros de su familia, algunos animales y hasta paisajes lejanos.

© Proporcionado por Invent MX S.A.P.I. de C.V.

"Es su forma de hacernos saber y sentir que está con nosotros, que le hacemos falta, que nos piensa", asegura su esposa Martha Maldonado, quien es el único sostén de tres hijos adolescentes gracias al trabajo de estilista que desempeña en el Estado de México, su lugar de residencia.

Los gastos también han sido fuertes para ella. Después de haber estado preso en Almoloya, Vicente fue trasladado a un penal en Guanajuato y luego al de Nayarit, donde recibe visita de su familia una vez al mes debido a los costos que implica el traslado de una entidad a otra; un promedio de 2 mil 500 pesos por persona. Por eso cuando Martha está en condiciones de ir a verlo, viaja toda la noche en autobús para llegar a la mañana siguiente al penal, visitar a Vicente y al salir de allí, tomar un taxi y luego abordar el camión que la llevará de regreso a casa.

También por razones económicas debió dejar la defensa de un abogado particular para aprovechar la defensa de oficio. "El día que a mi esposo le dieron el auto de formal prisión apelamos y un tribunal de Acapulco nos otorgó la reposición de procedimiento. Gracias a esto le volvieron a tomar su declaración, pero el juez Octavio Luna le dio otra vez un auto de formal prisión achacándole cosas que no le correspondía hacer a él. Lo volvió a acusar de evasión de reo argumentando que no contestó unas llamadas telefónicas del área de tratamientos especiales. Y yo quiero dejar claro que Vicente no tenía porque contestar esas llamadas porque él no era custodio ni estaba en el área de tratamientos especiales; él solo recibía reportes de los monitoristas", resume Martha.

Vicente Flores (quien cuenta con más de 20 años de experiencia en trabajo dentro de penales) apeló de nuevo la decisión del juez Luna y en mayo pasado un tribunal de Jalisco ratificó el segundo auto de formal prisión; en respuesta su defensa tramitó un amparo del que esperan una respuesta favorable en las próximas semanas o meses.

Estar dentro de este grupo de mujeres que son esposas o familiares de los 12 policías federales detenidos, ha significado mucho. Somos como una familia, entre algunas hay cariño especial porque nos sentimos familia que padece el mismo dolor". Martha Maldonado

Hablar con Martha Maldonado es como hablar con un abogado; a pesar de que sus labores son propias del estilismo, ella se ha involucrado tanto en la defensa de su esposo que conoce bien los términos jurídicos básicos, procedimientos, trámites y casi todos los maneja en plural: "nos dieron, hicimos, tramitamos, respondimos, esperamos". Señales claras de que se encuentra al pie del cañón junto al abogado de oficio que tiene en sus manos el caso del padre de sus hijos.

"Estar dentro de este grupo de mujeres que son esposas o familiares de los 12 policías federales detenidos, ha significado mucho. Somos como una familia, entre algunas hay cariño especial porque nos sentimos familia que padece el mismo dolor. La detención del señor Guzmán, aunque se encuentre en una cárcel de Estados Unidos, es como si no hubiera sucedido. O al menos en los casos de nuestros esposos parece no significar nada: ni para bien, ni para mal".

SIN NADA QUE FESTEJAR

Amyr Mota Carrillo no recibe muchas visitas en el penal de Nayarit, pero su familia sí está presente de manera virtual. El 3 de julio fue su cumpleaños y su festejo consistió en una televisita (UNA videoconferencia vigilada por las autoridades del penal) donde sus padres y hermanos oraron juntos con la intención de enviarle su cariño para que él lo recibiera.

Físicamente, describe la familia Mota, él está reducido a la mitad de lo que era en tamaño pues como no puede utilizar el gimnasio del penal (por no estar sentenciado), trata de mantenerse en condición física como puede, incluso evitando ciertos alimentos grasos dentro de su dieta diaria. Y mientras se resuelve su caso, Amyr lee muchos libros (incluidos los que le envía su familia) y también dibuja como sus compañeros policías. Al parecer solo así puede mantener su mente libre dentro del encierro.

Aunque la familia Mota procura no llorar frente a Amyr, en el fondo se duele de que su hijo se encuentre preso. "Sabemos que es inocente, pero procuramos no llorar frente a él pues nuestra manera de levantarle el ánimo", afirman en entrevista con HuffPost México. "Tras esas rejas deberían estar esas autoridades que sí tenían poder de decisión en una red de corrupción tan grande dentro del penal. Nuestros familiares solo siguieron órdenes de sus superiores que hoy en día están disfrutando su sueldo o reubicación, pero siguen en el gobierno".

UN AMOR PASADO POR LÁPIZ

En su celda, dentro de este penal en Nayarit, Agustín Jiménez también dibuja. Acaba de aprender. Y aunque sus trazos son muy básicos, plasma en ellos amor para los tres hijos que dejó de ver desde hace dos años. Por eso junto a una Tortuga Ninja escribió para uno de ellos: "Hijo de mi corazón, sonríe. Siempre te adoro, recuerda que el hombre se convierte en lo que piensa, tenlo siempre presente".

Conmovida, su esposa Maritrini Hernández habla con HuffPost México de las cartas que recibe en su domicilio de Toluca. Las que él envía para ella y sus hijos a quienes no ve desde el día en que El Chapo se fugó del penal. "Estoy como cajera en un Oxxo, fue lo único que encontré. Había otro trabajo, pero era de tiempo completo y no tenía con quien dejar a mi hijo más pequeño. Por eso tomé este, porque puedo trabajar en la tarde y mi hija la mayor (de diez años) puede quedarse al cuidado de sus hermanos cuando regresa de la escuela".

Agustín les escribe cada mes, o a veces cada dos. "Mis hijos se echan a llorar cada vez que leen la carta de su papi. Me dicen que ya lo quieren tener aquí, me preguntan por qué se tarda mucho. Y yo les digo que va a tardar un poco en regresar porque está trabajando".

Un día, su hija mayor veía televisión cuando de pronto escuchó el nombre de su papá y vio su fotografía. Solo que no alcanzó a entender de qué hablaban porque su abuela le apagó el aparato. Así que, ante la duda, esperó a que Maritrini volviera del trabajo para contarle lo sucedido.

"Es que tu papi está en un lugar donde lo tienen guardadito; pero va a regresar algún día. Ponle como unos tres o cuatro años... pero si Dios quiere, en un añito está acá", le dice su mamá.

Aunque la explicación tranquilizó a la menor, la realidad es que en los dibujos que envía a su papá 'al lugar donde se encuentra en misión de trabajo', ella retrata a una princesa azul con flores en las manos y lágrimas en los ojos.

© Proporcionado por Invent MX S.A.P.I. de C.V.

"Les afecta mucho su ausencia. Pero Agustín dice que no me preocupe, que él está bien y que yo le eche muchas ganas por los niños. No he podido ir a verlo ni una sola vez porque tengo gastos fuertes, por eso usamos cartas y cada cinco días hablamos por teléfono. Yo soy el único sustento de la casa; la Policía Federal no nos ayudó, aunque les pedimos su apoyo económico, una ayuda mensual cuando esto comenzó. Pero nos respondieron que no estaba a su alcance".

La ayuda tampoco llegó cuando la madre de Agustín murió a finales del año pasado. Enferma de cáncer de colón, la mujer de la tercera edad dejó de recibir quimioterapia en el hospital Fernando Quiroz del ISSSTE, ubicado en Toluca. Maritrini cuenta que el servicio le fue negado porque ella no podía demostrar que su esposo seguía trabajando en la PF pues le exigían el último talón de pago. Cuando definitivamente la oncóloga dejó de recibir a la paciente, ésta dijo a su nuera "que sea lo que Dios quiera". Medio año después -y sin atención médica-, la madre de Agustín murió y él recibió la noticia dentro del penal.

"No sé por qué no nos quieren dar la medida cautelar para que todos lleven su proceso legal en libertad. Han rechazado la petición dos veces, pero ni mi esposo ni los demás policías son criminales. Yo leí el expediente y en ningún lado lo nombran a él ¿Entonces por qué lo tienen allí? Él estaba cenando cuando el señor se fugó y yo digo ¿A poco él podía activar el código rojo desde donde estaba cenando? En los juzgados no te dicen nada, solo te dan a entender que esto es político. Pero yo tengo mucha fe de que esto se resuelva, que mi esposo va a regresar. Y él también porque me cuenta que la mayor parte del tiempo se la pasa dibujando, escribiendo o leyendo la Biblia".

EN LA PF, PURO LAMENTO... Y YA

El 14 de Julio, en entrevista con Ciro Gómez Leyva, Manelich Castilla (titular de la PF) habló del caso en general. "Es un tema que nos duele, tenemos que revisar los alcances de aplicar la prisión preventiva de la que son sujetos estos compañeros que no tienen, y estamos seguros de ello, una actitud dolosa, de lo que tuvo que ver con la fuga de este delincuente. Hemos estado con el comisionado Renato Sales, haciendo lo que nos corresponde para apoyarlos y no dejo de lamentarlo".


Más de HuffingtonPost México

HuffingtonPost México
HuffingtonPost México
image beaconimage beaconimage beacon