Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

7 claves para ser un viajero responsable con el medio ambiente

logotipo de El Universal El Universal 20/04/2017 Monserrat Sánchez/ El Mercurio / GDA
© Proporcionado por El Universal Compañía Periodística S.A. de C.V.

2017 fue declarado Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo por la ONU. En 2015 hubo casi mil 200 millones de viajeros internacionales, un dato que muestra un aumento  considerable en comparación con los 674 millones del año 2000. Y para 2030 se espera que la cifra llegue a los mil 800 millones. Aproximadamente, una de cada siete personas viaja. El turismo es una actividad positiva para las economías de los países, pero también genera un impacto al medio ambiente.

Según la Organización Mundial del Turismo (OMT), esta industria es responsable del 5%  de las emisiones mundiales de CO2. Por eso, enumeramos siete asepctos  que debes considerar para viajar con responsabilidad:

1. Borrar las huellas

Los aviones queman una enorme cantidad de combustible, por eso, procura tomar vuelos directos. Hay maneras de compensar la huella de carbono: el costo ambiental de cada viaje puede calcularse en sitios como CarbonFund.org, CarbonFootPrint.com y SustainableTravel.org. En ellos puedes donar dinero para proyectos de reforestación y energía renovable.

2. Visitantes, no habitantes

Al viajar, uno es visitante y no habitante, por lo que siempre hay que estar consciente de honrar las costumbres locales. “Debemos tener conciencia de las comunidades rurales o indígenas, "que tu presencia no estorbe", dice Felipe Sasso, de VeoVerde.

Se deben respetar las zonas arqueológicas, áreas de reserva natural, minimizar el impacto de fogatas, caminar por senderos habilitados y llevarse toda la basura que generemos, comenta Cristian Carrasco de Greenpeace.

Otra sugerencia: no contrates tours que prometen encuentros cercanos con animales salvajes, como paseos en elefante o caminatas con tigres. Esto favorece una industria que captura ilegalmente y abusa de millones de animales al año.

3. El auge de los ‘ecotours’

Hay agencias que organizan viajes  sociales y ambientalmente responsables. Puedes gestionar tu viaje a través de la organización The International Ecotourism Society. (EcoTourism.org)

Intrepid Travel (IntrepidTravel.com) es una opción amigable que ofrece más de mil recorridos grupales al año, así como la organización The Nature Conservancy (Nature.org) que organiza viajes sustentables en áreas naturales por todo el mundo.

Camina, anda en bici o toma el transporte público en la medida de lo posible. 

Si no sabes cómo elegir el destino, la organización  Ethical Traveler (EthicalTraveler.org) hace un escalafón anual de destinos según los estándares de protección ambiental y bienestar social. 

4. Lo local manda

Además de conocer la cultura y contribuir a la economía del destino, consumir productos regionales generalmente significa que no hay transporte de por medio y menos empaquetamiento. Comprar alimentos que crecen localmente ayuda también a mantener las tierras de cultivo y las áreas verdes.

Con los restaurantes, lo ideal es priorizar aquellos que trabajen con productores locales. En caso de tener cocina en un hostal, se recomienda comprar en mercados de agricultores o pescadores.

5. Menos papel

Evita imprimir boletos de avión, de tren o de reservaciones de hotel. Reemplázalos por e-tickets. Devuelve folletos o mapas de turismo una vez usados, para que sean de utilidad a otro viajero.

6. Adiós al plástico

Las botellas de agua siempre han sido buenas compañeras en los viajes, pero lo recomendable es traer una reutilizable para rellenarla. Lo mismo con los objetos que usemos en nuestro viaje, siempre tratar de reutilizarlos.

7. No solo el hotel es responsable

¿Cómo identificar hoteles responsables con el medio ambiente? Deben usar energías limpias –como paneles solares o turbinas eólicas–; que reciclen y tengan contenedores en las habitaciones, que tengan sistemas de ahorro de agua y eficiencia energética y que hagan abono con los residuos de la cocina.

Un estudio de 2006 mostró que el 75% del impacto ambiental de un hotel está relacionado directamente con el consumo excesivo.  Es importante como huésped reducir el lavado de toallas y sábanas, apagar las luces y el aire acondicionado al salir, tomar duchas cortas –y no baños en tinas–,  y no usar la lavandería del hotel.

Más de El Universal

image beaconimage beaconimage beacon