Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Más noticias:

Habla Natalia, la niña ucraniana: "Tengo 16 años, sufro enanismo y soy normal"

logotipo de El Confidencial El Confidencial hace 5 días El Confidencial
Natalia estuvo acompañada en la entrevista por su familia adoptiva, que la acogieron tras ser abandonada (Foto: YouTube) © Externa Natalia estuvo acompañada en la entrevista por su familia adoptiva, que la acogieron tras ser abandonada (Foto: YouTube)

La historia de Natalia es tan rocambolesca que la película de Hollywood ‘La huérfana’ se queda corta ante ella. Esta joven de origen ucraniano fue acusada por sus antiguos padres adoptivos de simular ser una niña, de intentar asesinarles y de amenazarles con apuñalarles mientras dormían y enterrar sus restos en el jardín. Ahora, por primera vez, ha hablado en público.

Lo ha hecho en una entrevista para el programa de televisión del Dr. Phil, un talk show muy popular en Estados Unidos. Allí ha querido dejar claro que nació el 4 de septiembre de 2003, por lo que tiene en la actualidad 16 años, y que estuvo hasta en 30 casas de acogida diferentes hasta que Kristine y Michael Barnett la adoptaran definitivamente cuando tenía 6 años. También, que sufre de enanismo, con escoliosis congénita espondiloepifisaria y displasia.

Los Barnett vivieron con Natalia tres años, pero en ese periodo de tiempo fueron capaces de cambiar legalmente la edad de la niña. Se presentaron ante un juez en 2013 con supuestas pruebas médicas que certificarían que tenía 23 años en vez de los 9 que ella aseguraba tener, además de asegurar que ya tenía vello púbico y la menstruación. El juez les creyó, cambiando incluso su certificado de nacimiento oficial: pasó de haber nacido en 2003 a hacerlo en 1989.

La primera entrevista de Natalia

Los Barnett, siempre según su versión, decidieron abandonar a Natalia e irse a vivir a Canadá. La dejaron en un apartamento pagado durante un año, hasta que Natalia fue encontrada malviviendo. Ahora, su nueva madre adoptiva, Cynthia Mans, asegura que la hicieron varias pruebas, entre ellas un escáner óseo, que probaría que la niña tiene la edad que ella asegura tener: 16 años. Y la policía ha procesado a sus antiguos padres adoptivos: ellos eran los psicópatas.

Natalia ha hablado por primera vez de lo sucedido y ha respondido a todas las acusaciones de sus antiguos padres adoptivos. Tal y como publica el Daily Mail, que entrevistó a su exmadre adoptiva, asegura que la única razón por la que iba por las noches a su habitación es porque sufría pesadillas; que cuando empujó a Kristine contra una valla electrificada fue un accidente, lo mismo que cuando echó por primera vez detergente en su café. Y señala que la supuesta segunda vez que eso sucedió no fue verdad.

Su nueva familia de adopción cree a Natalia y la respaldan en todo: aseguran que aún no había tenido el periodo cuando se fue a vivir con ellos y que lo que pasó es que Kristine obligó a la niña a insertarse un tampón en una ocasión, lo que provocó sangre que ella confundió con la menstruación.

Los primeros momentos de Natalia con la familia Mans no fueron fáciles. Cynthia reconoce que al principio no creyó a la niña, hasta que le enseñó el apartamento que habían alquilado para ella. Por eso la invitó a ir a su casa a jugar con sus hijos y ya nunca se marchó. La mujer asegura que ninguna de las cosas de las que Natalia fue acusada por su antigua familia se ha repetido en su nueva casa y que solo se mete en los problemas normales de los niños.

Es una niña feliz con enanismo

Según Cynthia, la razón de que sus antiguos padres abandonaran a Natalia es que no querían pagar sus facturas médicas: "Creo que Kristine sintió que la niña era una carga para ella, pero no es una carga para mí". De hecho, los Mans recibieron una llamada de Kristine nada más adoptarla para que llevaran a la niña a un psiquiatra y la evaluara: “No creáis una sola palabra de lo que os diga”. Estaba convencida de que la niña no tenía los años que decía tener.

El Dr. Phil preguntó a la familia Barnett qué esperan que les pase a los antiguos padres adoptivos de Natalia. Fue la niña quien respondió primero: “Solo quiero que renuncien a toda esta farsa. No quiero que sigan con esto, quiero que recuperen su vida normal después de que todo haya terminado”. No quiere que vayan a prisión, pero Natalia siente que eso es, precisamente, lo que se merecen.

Cynthia, por su parte, cree que “deberían pasar un tiempo entre rejas por lo que hicieron. Mi esperanza es que esto no le vuelva a pasar a ningún niño otra vez. Deberían saber que lo que hicieron estuvo mal. Sobre todo quiero que sepan que nuestra familia todavía los ama. Rezamos por ellos”.

Antwon Mans, el nuevo padre adoptivo de Natalia, también habló durante la entrevista: “Solo quiero que la gente sepa quién es Natalia, sin que alguien más trate de pintar una imagen de quién creen que es debido a los medios de comunicación. Es una joven auténtica y amorosa que acaba de pasar por una situación horrible. Solo quiero decir que amo a mi hija y que seré feliz cuando se sepa la verdad”.

Natalia quiso terminar la entrevista diciendo que “no quiero que la gente me vea como lo que han estado diciendo que soy. Quiero que vean mi personalidad, quiero que me vean como realmente soy. No quiero que tengan miedo de venir a saludarme por lo que han leído. Quiero que vean al verdadero yo, como me ven mi hermana pequeña y mi hermano”.

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon