Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Fórmula 1: Lauda Vs. Hunt, rivalidad dentro y fuera de la pista

logotipo de Autocosmos Autocosmos 2/16/2017 Federico Treguer
Rush 2013 Fórmula 1: Lauda Vs. Hunt, rivalidad dentro y fuera de la pista 1976 es la temporada de Lauda contra Hunt en la Fórmula 1 © 1976 es la temporada de Lauda contra Hunt en la Fórmula 1 1976 es la temporada de Lauda contra Hunt en la Fórmula 1

Rivalidades en la Fórmula 1 las hubo desde los comienzos en 1950, como con Juan Manuel Fangio y Stirling Moss derrochando magia en las pistas. Algunas, como Alain Prost y Ayrton Senna, se llevaron las miradas por la excelsa calidad de sus competidores. Más para estos tiempos, Lewis Hamilton y Nico Roseberg muchas veces se sacaron chispas en los pits de Mercedes. Pero si de rivalidades se trata, ninguna tuvo tanto dramatismo como la que tuvieron Niki Lauda y James Hunt en la temporada 1976.

Lauda era el campeón reinante de la máxima categoría y había comenzado de manera perfecta el año, quedándose con el GP de Brasil y el de Sudáfrica manejando para Ferrari. James Hunt lo miraba de atrás y maldecía su suerte, ya que en ambas carreras tenía la pole position. La cuarta fecha ya dio un indicio que esa temporada iba a ser extremadamente particular. En España, James Hunt terminó quedándose con el primer lugar, pero una revisación posterior de su McLaren precipitó su descalificación. Los británicos apelaron y dos meses después, previo al GP de Gran Bretaña, Hunt recibió de nuevo los puntos perdidos.

El GP de Gran Bretaña tuvo un marco magnífico. James Hunt buscaría validar su status de héroe frente a su público, pero Lauda se había quedado con la pole, y amenazaba con arruinar la fiesta británica. Para delirio de los fanáticos, Hunt consiguió tomar el liderazgo a falta de pocas vueltas y cruzar antes que nadie la meta. Ferrari protestó ante la FIA los resultados, ya que Hunt había usado un auto de repuesto, y dos meses después Hunt sería despojado de sus puntos.

Antes de esa decisión, habría un quiebre en la competencia. El GP de Alemania, con sede en el infernal Nürburgring, se iba a realizar en medio de una lluvia torrencial que no daba garantías explícitas de seguridad. A pesar de ciertas protestas iniciales, los pilotos decidieron competir aún con los peligros que conllevaba correr en esas condiciones. Y la tragedia no tardó en manifestarse. En la segunda vuelta Lauda perdió el control de su vehículo, rebotó con la pared y se prendió fuego.

Sin Lauda, todo estaba servido en bandeja para Hunt, pero ya recuperado, el conductor de Ferrari rompió todos los pronósticos y contra las recomendaciones de su médico, volvería en Monza y llegaría cuarto, en un GP que Hunt no pudo finalizar. A pesar de la presión, el británico lograría los primeros puestos en Canadá y EE.UU., por lo que la última carrera, en Fuji, definía todo.

En Japón, como en Alemania, la lluvia hizo temblar los cielos. Para sopresa de todo el mundo, Lauda prefirió desistir de competir. Esta situación dejaba a Hunt con la posibilidad más cercana de ser campeón, ya que con un podio sumaba los puntos necesarios, cosa que finalmente ocurrió. Hunt llegó tercero y sumó un total de 69 puntos frente a los 68 que tenía Niki Lauda. Así se cerraba una de las temporadas más dramáticas y recordadas de la F1.

To esto quedó inmortalizado en la película RUSH de Ron Howard, en donde se documenta esa dramática temporada de 1976.

 

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Autocosmos

image beaconimage beaconimage beacon