Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Colombia con problemas adentro y afuera de la cancha

logotipo de Associated Press Associated Press 3/28/2017 AP
AP Photo: James Rodríguez (izq) y Pablo Armero bromean durante un entrenamiento de la selección de Colombia el 25 de marzo del 2017 en Bogotá. Los dos están en el ojo del huracán, James por un gesto obsceno hacia periodistas y Armero por el revuelo causado por su convocatoria, muy cuestionada por organizaciones de mujeres porque no hace mucho se vio envuelto en un episodio de violencia doméstica. (AP Photo/Fernando Vergara) © The Associated Press James Rodríguez (izq) y Pablo Armero bromean durante un entrenamiento de la selección de Colombia el 25 de marzo del 2017 en Bogotá. Los dos están en el ojo del huracán, James por un gesto obsceno hacia periodistas y Armero por el revuelo causado por su convocatoria, muy cuestionada por organizaciones de mujeres porque no hace mucho se vio envuelto en un episodio de violencia doméstica. (AP Photo/Fernando Vergara)

BOGOTÁ (AP) — Un gesto obsceno de James Rodríguez y severos cuestionamientos a la convocatoria de Pablo Armero a pesar de que se vio envuelto en un incidente de violencia doméstica están agregando nuevas tensiones a una selección de Colombia que ya era cuestionada por su flojo desempeño ante Bolivia.

James —autor del gol de la sufrida victoria 1-0 contra Bolivia en Barranquilla el jueves— hizo el sábado un gesto obsceno con la mano derecha hacia un grupo de periodistas desde el gimnasio del segundo piso de la sede deportiva de la Federación Colombiana de fútbol en Bogotá.

El jugador del Real Madrid tuvo un flojo desempeño ante Bolivia y el gol lo anotó al tomar un rechazo a medias del arquero boliviano, que le había atajado un penal. Se especula que el gesto fue en respuesta a las críticas de la prensa por su actuación.

"James demuestra que la tensión es máxima en él y en el equipo... Perdió la cabeza y la compostura", afirmó el diario El Tiempo.

"Cuando el capitán y símbolo de la Selección, cuando el ídolo de todos les 'hace pistola' a unos periodistas... demuestra que la tensión es máxima en él y en el equipo", comentó el medio el lunes.

El entrenador José Pékerman se negó a adoptar una postura sobre la controversia.

"Antes de llegar acá (Quito) me entero y me ponen en consideración de esto porque vengo acá. Yo no la vi la foto. Estos días me avoqué a los entrenamientos a la preparación del partido a resolver dificultades", comentó el estratega argentino. "Metido en el trabajo y ahora me entero de este tema y por lo que me dicen. No puedo emitir consideración. No hablé con el jugador porque no estaba enterado. No tengo cómo poder explicar o decir qué paso. Lo más lógico y con el pasar de las horas que puedan hablar con él y él lo pueda explicar".

Armero, por su parte, es muy cuestionado por organizaciones de mujeres a raíz de un altercado con la madre de sus hijos (María Elena Bazán) en un hotel de Miami Beach en mayo pasado.

El lateral izquierdo —de brillante desempeño en el Mundial de Brasil— estuvo arrestado por cargos de violencia doméstica y recuperó la libertad tras pagar una fianza de 1.500 dólares.

La policía de Miami dijo que Armero usó una máquina rasuradora para cortarle a Bazán el cabello a la fuerza y que le arrancó extensiones a la mujer, quien dijo a la policía que el incidente sucedió después de que ella se negó a tener relaciones sexuales con él. El jugador aseguró que ella fue quien le pidió que le cortara el cabello.

Pékerman no lo llamaba desde hacía un tiempo, pero lo convocó para los partidos contra Bolivia y Ecuador. Las organizaciones de las mujeres desde el primer momento no estuvieron de acuerdo.

Armero actuó poco durante su paso por el Flamengo de Brasil en 2015 y Udinese de Italia en 2016. Juega con el Bahía de Brasil desde principios de esta temporada y ha alineado con regularidad.

Pékerman lo visitó antes de anunciar la lista de 26 futbolistas y dijo que lo vio bien, tanto en el plano futbolístico como en el familiar. "Está con su familia, me contó que está muy bien, está conviviendo" con Bazán, expresó.

Bazán, por su parte, había dicho en junio pasado en su cuenta de Instagram que seguía con Armero: "Por nuestros hijos, por ser el mejor papá, por los bellos momentos vividos y la unión familiar seguiremos adelante", expresó.

El incidente en Miami se produjo en mayo del año pasado, pero el revuelo comenzó después de su reciente convocatoria a la selección.

La periodista Andrea Guerrero de RCN Televisión de Colombia por su lado denunció que ha sido amenazada desde el momento que criticó la presencia de Armero en el combinado. Armero alineó ante Bolivia.

"Él (Armero) está en deuda de una disculpa con las mujeres", sostuvo Guerrero e indicó que no minimiza las amenazas y las denunció ante las autoridades.

"Me parece una falta de respeto. Un futbolista tiene que ser íntegro, no podemos ser doble moral", dijo.

Otra periodista, Jineth Bedoya, líder de la campaña 'No es hora de callar' opinó que la selección con la presencia de Armero envía un "mal mensaje a la sociedad".

"Él (Armero) tiene derecho a la reivindicación y a seguir jugando fútbol, pero antes de hacerlo tiene que darle una explicación al país, porque esto no es solo del ámbito personal: él es una figura pública y está representando al país", dijo a El Tiempo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon