Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

PSG sumido en dudas tras humillación ante el Barsa

logotipo de Associated Press Associated Press 3/9/2017 AP
AP Photo: El entrenador del PSG Unai Emery después del partido contra el Barcelona, para la Liga de Campeones, en el Estadio Camp Nou en Barcelona, España el 8 de marzo del 2017. (AP Photo/Manu Fernandez) © The Associated Press El entrenador del PSG Unai Emery después del partido contra el Barcelona, para la Liga de Campeones, en el Estadio Camp Nou en Barcelona, España el 8 de marzo del 2017. (AP Photo/Manu Fernandez)

PARÍS (AP) — El hombre contratado para llevar al Paris Saint-Germain a la gloria en la Liga de Campeones produjo el resultado más humillante posible.

El PSG se convirtió en el primer equipo en desperdiciar una ventaja de 4-0 en el primer partido de una serie de la Liga de Campeones, al ser derrotado por el Barcelona por 6-1 en el segundo encuentro. El penoso resultado se hizo más doloroso debido a la aparatosa manera en que el PSG cedió tres goles al final.

En las cuatro temporadas previas, el PSG había llegado a los cuartos de final. Eso no fue suficiente para los propietarios del equipo, QSI, que despidieron al entrenador Laurent Blanc — a pesar de que Blanc ganó campeonatos nacionales consecutivos — y lo reemplazaron con Unai Emery.

Cuando el PSG derrotó al Barcelona con un excelente desempeño ofensivo hace tres semanas, proliferaron los elogios y felicitaciones. Había bastante confianza, quizás hasta certeza, de que Emery era el hombre indicado para llevar al PSG a su primer título europeo. Se le atribuye haber inspirado a los jugadores con la asombrosa energía que demostraron esa noche.

Ahora, tanto él como sus jugadores serán recordados como los que lo echaron a perder todo.

"Lo teníamos todo en la mano y les cedimos el partido", dijo el lateral derecho del PSG Thomas Meunier. "Cometimos una enorme cantidad de errores".

La prensa francesa despotricó el rendimiento del equipo.

"Un desastre histórico", tituló el diario deportivo L'Equipe en internet, con una foto del mediocampista Marco Verratti tirado boca arriba en la cancha, cubriéndose el rostro con las manos.

"No estuvimos a la altura de jugar para el PSG", manifestó Meunier.

Cuando los jugadores regresaron a Francia, una multitud de enojados fanáticos los recibió en el aeropuerto.

___

FALTA DE LIDERAZGO

A pesar de que Emery gesticulaba exasperado al costado de la cancha, no había nadie que pudiera detener la hemorragia.

Desde el primer minuto, el PSG se quedó arrinconado en su área, permitiéndole al Barcelona dominar el mediocampo y llegar con peligro. El PSG lucía como una milicia reducida y en retirada, frente a un colosal ejército que la acechaba desde varios flancos.

Se hizo sentir la ausencia de Thiago Motta en el mediocampo. Se trata de un gran organizador que sabe lidiar y pasar el balón; hubiera inspirado calma y fortaleza al equipo. El italiano es además un personaje sumamente competitivo que hubiera animado a sus camaradas.

"Nos perdimos un poco", opinó Meunier, "dejamos que se nos convirtiera en víctimas".

Además, faltó el defensa izquierdo Maxwell, y Layvin Kurzawa estuvo fuera de posición durante todo el encuentro y anotó un autogol.

___

CAMBIAR A UN EQUIPO GANADOR

Cuando el PSG le ganó al Barcelona en el Parc des Princes, muchos quedaron maravillados por el talento innovador de Emery.

Fue genial su idea de crear un tridente de ataque con Edinson Cavani, Julian Draxler y Angel Di María. Su decisión de elegir al mediocampista Presnel Kimpembe fue sabia, ya que contuvo a Lionel Messi.

Pero entonces modificó al equipo ganador.

Kimpembe quedó en el banco en el partido de vuelta. Lo que es peor, cuando lo único que necesitaba el PSG era dejar pasar los últimos minutos, Emery lo mantuvo allí.

Di María fue olvidado y en su lugar jugó el brasileño Lucas. Cuando Di María entró a la cancha, el PSG recobró el ánimo y anotó un gol.

Si Barcelona hubiese tenido que jugar contra Cavani, Draxler y Di María, probablemente hubiese tenido menos oportunidades de anotar.

___

FUTURO INCIERTO

El futuro de Emery obviamente es incierto.

PSG va tres puntos detrás de Mónaco en la Liga Francesa y la situación de Emery será aun más precaria si no gana el título. Además el PSG se enfrentará a Mónaco en la final de la Copa de Liga el mes entrante.

Tras el partido contra Barcelona, se le preguntó al presidente de PSG Nasser Al-Khelaifi si todavía creía que Emery era el hombre indicado para ese cargo.

"Esa no es una pregunta para estos momentos", respondió.

Pero lo será pronto.

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon