Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Spurs vencen a Knicks; Popovich logra otro hito

logotipo de Associated Press Associated Press 1/3/2018 AP
AP Photo: LaMarcus Aldridge, alero de los Spurs de San Antonio, dispara frente a Michael Beasley, de los Knicks de Nueva York, en el encuentro del martes 2 de enero de 2018 (AP Foto/Julie Jacobson) © The Associated Press LaMarcus Aldridge, alero de los Spurs de San Antonio, dispara frente a Michael Beasley, de los Knicks de Nueva York, en el encuentro del martes 2 de enero de 2018 (AP Foto/Julie Jacobson)

NUEVA YORK (AP) — Gregg Popovich quedó en solitario como el quinto entrenador con más triunfos en la historia de la NBA. Pero hay todavía algunas cosas que pueden confundirlo.

Como lo que ocurrió el martes, cuando Manu Ginóbili envió un pase demasiado alto.

Tampoco los árbitros entendieron al instante que el balón lanzado por el argentino terminó entrando en el aro, para uno de los encestes más extraños de la temporada y del encuentro que los Spurs de San Antonio ganaron 100-91 a los Knicks de Nueva York.

“Sinceramente no lo vi”, reconoció Popovich. “Luego todos comenzaron a sujetarme y a decirme que el balón había entrado. Y yo dije ‘sí, entró’. Reaccioné como debía hacerlo”.

Casi siempre lo hace.

Popovich acumula 1.176 victorias, todas con los Spurs. El estratega, cinco veces monarca de la liga, superó en la lista a su amigo George Karl.

LaMarcus Aldridge anotó 29 puntos, Kawhi Leonard logró su cifra más alta de la campaña con 25 y Manu Ginóbili colaboró con 12 _incluidos tres en ese pase errado que terminó entrando en el canasto sin que rivales ni algunos compañeros reaccionaran.

“Él hace magia”, dijo Aldridge. “Es el único jugador de 40 años que puede hacer jugadas así cada noche”.

El argentino Ginóbili añadió cuatro rebotes y dos asistencias en 23 minutos. Detrás de la línea de triples, quiso enviar el balón a Aldridge, tal vez para un alley oop.

Pero el balón le pasó por encima a su compañero y entró en el canasto. Michael Beasley lo tomó y comenzó a driblar rivales, mientras Ginóbili y otros jugadores de los Spurs hacían señas a los árbitros, para indicar que el enceste era válido.

“Entro sin tocar el aro, así que nadie lo vio. Fue algo loco, porque cuando hacés un tiro así, querés que cuente”, explicó Ginóbili. “Así que sí, fue muy raro, pero supongo que hubo sentido común. Los referís revisaron y lo validaron”.

En realidad, los árbitros concedieron un enceste de dos puntos. Tras una nueva revisión, posterior a ese periodo, se marcó el triple, que dio a San Antonio la ventaja por 81-67.

San Antonio venció a los Knicks por segunda ocasión en seis días, y cosechó su cuarto triunfo en cinco compromisos. El 28 de diciembre, los Spurs habían derrotado a Nueva York por 119-107.

Beasley sumó 18 puntos por los Knicks, que jugaron uno de apenas cuatro partidos como locales en este mes. El calendario les depara 12 duelos como visitantes en enero.

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon