Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Si quieres ser feliz, elimina estos enemigos

logotipo de Woman Woman hace 4 días

© Proporcionado por Grupo Zeta © Proporcionado por Grupo Zeta

El 20 de marzo se celebra el Día Internacional de la Felicidad pero, ¿somos realmente felices?

Ser feliz. Un concepto tan relativo como, a priori, complicado. Si nos preguntamos realmente qué es ser feliz, cada persona responderá algo distinto. Y es que para alcanzar la felicidad hay un camino para cada individuo dependiendo de cuáles sean sus aspiraciones. Hay para quien la felicidad es tener salud, vivir en pareja o tener una familia y hay para quien supone tener mucho dinero, un buen trabajo o éxito profesional. Todo es relativo y todo es respetable porque como se suele decir, para gustos los colores. 

Sin embargo, los estudios revelan que hay un importante porcentaje de la población que no se considera feliz. Una sensación en la que intervienen numerosos factores de los que la frustración es uno de los más notorios. Y es que, ¿acaso sabemos hacer frente a la frustración? Seguramente la mayoría responda que no. Pese a ser una de las emociones más comunes, no sabemos controlarla y por consiguiente, tenemos una baja tolerancia a ella. Las espectativas no alcanzadas son el principal motor de esta frustración que nos impide alcanzar la felicidad disfrutando de otras cosas que, pese a no figurar de forma consciente en el listado de objetivos a alcanzar, sí son logros que deberían hacernos sentir bien.

Normalmente la frustración está más presente en personas que necesitan tener todo bajo control y que en algún momento sienten que no pueden hacerlo, pero también en personas incapaces de soportar los momentos difíciles de la vida. Sin embargo, esto es algo que se puede frenar y conrolar. ¿Cómo? Con paciencia y poniendo en práctica las siguientes cosas: Asumir que aunque deseemos que pase algo, no es una necesidad y no tiene porqué realizarse inmediatamente; reconocer la frustración y analizar el porqué de su aparición; asumir que hay cosas que se escapan a nuestro control y que no pasa nada grave por ello; concienciarnos de que nadie es perfecto, asi que nosotros tampoco; y lo más importante, tener paciencia. 

Pero hay otros enemigos que impiden alcanzar la felicidad (o el bienestar emocional, como queramos llamarlo) y que no hay que perder de vista. La psicóloga clínica Marina Bassas Vivó, miembro de Top Doctors, nos los detalla:

Control emocional. Es imprescindible saber gestionar las emociones, tomando conciencia de que las personas somos mucho más que las diferentes emociones que experimentamos en determinados momentos, y de esta forma, conseguir que las emociones no nos esclavicen y dominen nuestra vida. Por ejemplo, cuando estamos enfadados y sentimos ira destruimos y somos capaces de hacer cosas que en un estado de relajación jamás hubiéramos hecho.

La ignorancia. Las personas inteligentes se tratan bien a sí mismos y en consecuencia tratan bien a los demás.

Los pensamientos negativos o creencias limitadoras. Hay que aprender a detectar los pensamientos automáticos de nuestra mente y no darles crédito. Debemos observarnos a nosotros mismos y ser capaces de tomar ciencia de estos pensamientos para bloquearlos y poder desarrollar unos pensamientos nuevos que nos permitan vivir una vida más libre y creativa. Evitar pensamientos como el del alumno que suspende matemáticas y piensa que jamás será un buen estudiante. Si lo piensa se dará cuenta de que, aunque no valga para las matemáticas, podrá valer en otras facetas de la vida. Por suerte no todos valemos para lo mismo.

El miedo. Es uno de los principales enemigos del ser humano, ya que nos paraliza. Cada vez que lo sintamos, podemos preguntarnos ¿qué es lo peor que me podría pasar si me atrevo a hacer aquello que deseo? Veremos que las consecuencias no son tan catastróficas como nuestra mente nos hace creer. Si además decidimos pasar a la acción, nos habremos dado el permiso de comprobar que rara vez se confirman nuestros máximos temores y, además, pronto descubriremos que somos capaces. El miedo se vence pasando a la acción y esto nos va a hacer que crezcamos en autoestima.

No saber perdonar. Debemos reconocer que todos, como seres humanos, podemos sentir y sentimos pereza, celos, rabia u otras emociones destructivas. El primer acto para mejorar pasa por el reconocimiento de dichas emociones y el perdón de las mismas. Así el perdón al otro nos resultará mucho más fácil. Dejar de criticar y juzgar ahorra mucha energía.

Aceptación. Debemos intentar transformar y mejorar todo lo que depende de nosotros mismos y aprender a aceptar las situaciones que llegan y que no depende de nosotros. Por ejemplo aceptar una ruptura por parte de la otra persona. La aceptación siempre entendida como un acto de madurez y no de resignación.

Reconocer las voces del EGO y la conciencia (al ángel y al demonio) Debemos aprender a reconocer a estas dos voces y saber desde donde queremos contestar, desde nuestros instintos más básicos o desde los valores más elevados como la misericordia o la empatía. Es una decisión personal.

Todo los expertos coinciden en que para ser felices tenemos que cambiar desde dentro. Un proceso largo y a veces complicado que empieza por eliminar la negatividad de nuestro interior y comenzar a ver las partes positivas de cada situación. A veces, abandonar la zona de confort y enfrentarse a los miedos puede ser el comienzo de este camino hacia el bienestar emocional.  

TE RECOMENDAMOS: LOS 10 SECRETOS PARA SER FELIZ

Los diez secretos para ser feliz

 

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Woman

image beaconimage beaconimage beacon