Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Parejas latinas celebran décadas de matrimonio en Los Ángeles

logotipo de La Opinión La Opinión 2/12/2018 Jorge Luis Macías
Alberto y Alejandrina Sánchez celebran 57 años de feliz matrimonio. (Jorge Luis Macías/Especial para La Opinión) © Proporcionado por Impremedia LLC Alberto y Alejandrina Sánchez celebran 57 años de feliz matrimonio. (Jorge Luis Macías/Especial para La Opinión)

Así como hace décadas se juraron amor eterno hasta que la muerte los separe, un total de 54 parejas (23 de ellas Latinas) participaron en la celebración del Día Mundial del Matrimonio, con una misa en la Catedral Nuestra Señora de Los Ángeles.

“Ustedes, de manera especial, han recibido el don y la gracia del matrimonio como una vocación para predicar el evangelio”, dijo el padre David Gallardo, párroco de la catedral a las 23 parejas de matrimonios católicos latinos. “El matrimonio ha sido una llamada especial que el Señor les ha dado en esta vida, para que por medio de ustedes el mundo pueda reconocer la presencia de Dios, especialmente en su amor, afecto y su compasión”.

La idea de celebrar el matrimonio empezó en Baton Rouge, LA., en 1981, cuando algunas parejas animaron al alcalde, al gobernador y al obispo para proclamar el Día de San Valentín como “El Día en que Nosotros Creemos en el Matrimonio”.

Dicho evento tuvo éxito y la idea fue presentada y fue adoptada por el liderazgo nacional del Encuentro Matrimonial Mundial.

Para 1982, 43 gobernadores ya habían proclamado oficialmente el día y hubo celebraciones en las bases militares de Estados Unidos en varios países extranjeros.

Un año más tarde, el nombre fue cambiado a “El Día Mundial del Matrimonio”, designando la celebración en el segundo domingo de febrero, y una década después, el Papa Juan Pablo II dio su bendición apostólica.

Parejas católicas latinas festejaron la belleza y la gracia del matrimonio. (Jorge Luis Macías/Especial para La Opinión) © Proporcionado por Impremedia LLC Parejas católicas latinas festejaron la belleza y la gracia del matrimonio. (Jorge Luis Macías/Especial para La Opinión) Parejas católicas latinas festejaron la belleza y la gracia del matrimonio. (Jorge Luis Macías/Especial para La Opinión)

Bodas de oro

“Amor, fidelidad, respeto y comunicación son la base de un matrimonio feliz”, dijo Margarita García, esposa de Joseph García, con quien tiene 50 años de casada y celebraron sus bodas de oro.

A estas virtudes, él agregó: “una buena armonía es fundamental, pero sobre todo Dios en el centro del amor de la familia, porque él es nuestra vida”.

Las parejas que han perseverado en su amor y el matrimonio destacaron que la familia es unidad básica de la sociedad.

Bordas de Perla

Alberto y Alejandrina Sánchez, nacidos en Guadalajara, Jalisco dijeron que después de siete años de noviazgo, decidieron dar el paso para contraer nupcias.

Ellos cumplieron sus bodas de perla (luego de 30 años de feliz matrimonio) desde aquel 11 de febrero de 1961 que se dieron el “sí” en el templo Expiatorio de Guadalajara.

  Matrimonios católicos latinos renuevan sus promesas de amor y fidelidad ante Dios y los hombres. (Jorge Luis Macías/Especial para La Opinión) © Proporcionado por Impremedia LLC Matrimonios católicos latinos renuevan sus promesas de amor y fidelidad ante Dios y los hombres. (Jorge Luis Macías/Especial para La Opinión) Matrimonios católicos latinos renuevan sus promesas de amor y fidelidad ante Dios y los hombres. (Jorge Luis Macías/Especial para La Opinión)

“La paciencia es vital para poder entender a tu pareja”, recomendó Alejandrina para las nuevas generaciones, mientras que él subrayó que “con amor todos los problemas se resuelven”.

Durante su sermón, el sacerdote Gallardo dijo que Jesucristo manifiesta el poderoso amor sanador de Dios al curar al leproso, quien en su necesidad volteó hacia Jesús, fue sanado a causa de su fe y lleno de júbilo.

“En el matrimonio y en la vida familiar todos estamos llamados a imitar al Jesús sanador y compasivo”, dijo el párroco. “En su matrimonio, ustedes han recibido el don para amarse, perdonar, ser pacientes y cumplir con sus votos matrimoniales”.

En efecto, antes de la celebración eucarística el el arzobispo José H. Gómez pidió a las parejas ponerse de pie para unir sus manos y repetir la promesa de amarse y respetarse mutuamente hasta que la muerte los separe.

Antonio y Guadalupe Islas renovaron su votos matrimoniales en sus bodas de oro. (Jorge Luis Macías/Especial para La Opinión) © Proporcionado por Impremedia LLC Antonio y Guadalupe Islas renovaron su votos matrimoniales en sus bodas de oro. (Jorge Luis Macías/Especial para La Opinión) Antonio y Guadalupe Islas renovaron su votos matrimoniales en sus bodas de oro. (Jorge Luis Macías/Especial para La Opinión)

‘Ella ha sido una buena persona”, valoró Antonio Islas de su esposa Guadalupe. Ellos se casaron el 19 de octubre de 1958 en la iglesia San Gerardo de Culver City.

“Mi papá no me dejaba salir y nos casamos sin su permiso; no se enojó, pero estaba triste porque pensaba que yo lo iba a abandonar y ya no lo cuidaría”, dijo. “Yo le dije a mi esposo que no me casaría si no me dejaba cuidar a mi padre, pero gracias a Dios es muy bueno y los dos nunca nos olvidamos de Dios en todas las cosas”.

Suscríbete para recibir nuestro boletín de noticias gratuito en tu email.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Opinión

image beaconimage beaconimage beacon