Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Mueller entrega el informe de la investigación sobre la trama rusa en las elecciones que ganó Trump. ¿Qué sigue ahora?

logotipo de BBC Mundo BBC Mundo 3/22/2019

© AP

Casi dos años después, el fiscal especial Robert Mueller entregó al gobierno el reporte de su investigación sobre la supuesta injerencia de Rusia en las elecciones estadounidenses de 2016.

El fiscal general del Estado, William Barr, confirmó en una carta al Congreso que Mueller entregó este viernes el informe confidencial sobre su investigación.

La investigación comenzó en mayo de 2017, cuando el vice fiscal general, Rod Rosestein, designó a Mueller como fiscal especial para investigar el caso después de que se inhibiera el entonces jefe del Departamento de Justicia, Jeff Sessions. 

El contenido de la investigación, que Trump ha calificado de caza de brujas, es confidencial, por lo que su contenido y sus principales conclusiones no son de conocimiento público. 

Los detalles podrían salir a la luz pública próximamente… o quizá nunca.

Entonces ¿no habrá un "informe Mueller" con todos los detalles?

No necesariamente. De hecho, según el corresponsal de la BBC para Norteamérica, Anthony Zurcher, "posiblemente no". Es poco probable que el público tenga acceso a un informe detallado como ocurrió por ejemplo con la investigación en 1998 que acabó desvelando, gracias a cajas y cajas de documentos, la relación de Bill Clinton con Monica Lewinsky. Aquella pesquisa, liderada por el asesor independiente Kenneth Starr, se regía por un estatuto federal con diferentes reglas. 

En el caso de la investigación de Mueller, sin embargo, se lleva a cabo bajo los reglamentos del Departamento de Justicia.

Esto supone que su obligación al finalizar el trabajo no es otra que proporcionar un "informe confidencial" al fiscal general Barr en el que explique sus conclusiones, como hizo este viernes.

¿Quién decidirá si hace públicas las conclusiones?

Ahora, Barr deberá ofrecer a los principales miembros de los comités judiciales del Senado y de la Cámara de Representantes una breve explicación sobre cualquier acción tomada a partir del informe o ejemplos en los que rechace las acciones propuestas por Mueller.

Pero quedará a criterio de Barr decidir si considera "de interés público" hacer accesibles para la población cualquiera de estos informes o comunicaciones.

En el pasado, el Departamento de Justicia se ha mostrado reacio a proporcionar información sobre investigaciones que no forman parte de un proceso penal.

Pero esta postura fue claramente quebrantada en 2016 por el exdirector del FBI James Comey, cuando desveló los resultados de una investigación federal sobre el uso de Hillary Clinton de un servidor de correo electrónico privado mientras era secretaria de Estado de Barack Obama. 

El equipo de Clinton consideró que aquel escándalo fue una herida mortal para su campaña en las elecciones presidenciales de 2016.

Por lo tanto, sería cuanto menos irónico que las consecuencias políticas de aquella acción de Comey fueran ahora utilizadas por el Departamento de Justicia para defender una posible decisión de mantener en la confidencialidad la investigación de Mueller que implica a quien fue rival de Clinton, Donald Trump. 

¿Qué decidirá el fiscal general Bill Barr? 

Esa es la pregunta del millón.

En sus audiencias ante el Senado para la confirmación de su puesto el pasado mes de enero, los demócratas presionaron a Barr para que prometiera que haría público cualquier hallazgo o informe resultante de la investigación de Mueller.

Él se mostró prudente en su respuesta.

"Mi objetivo es llevar toda la información que sea posible al Congreso y al público", dijo.

"Voy a tratar de llevar esa información de acuerdo con estas regulaciones y, en la medida en que tenga capacidad de decisión, la ejerceré para hacerlo".

Sus respuestas le dejaron un considerable margen de maniobra.

Barr podría interpretar las regulaciones que atañen al fiscal especial del Departamento de Justicia como un límite máximo o mínimo. Es decir, como un requisito mínimo de divulgación que se puede superar o como un tope de lo que puede revelar, dados los requisitos de confidencialidad y las normas de la fiscalía. 

Entonces ¿puede que nos quedemos sin saber nada? 

Desde luego, es una posibilidad.

"O si llegamos a saber algo de la investigación, podría llevar un tiempo convertirlo en un formato para darlo a conocer en público (o, dada la forma en que funcionan las cosas en Washington, acabar filtrándose)", según Zurcher.

Pero sin duda, es posible que tras la entrega de las conclusiones de Mueller, el mundo tenga que esperar horas, días o incluso semanas para saber qué ocurrirá, si es que finalmente ocurre algo.

Sin embargo, existe otra opción.

Hasta ahora, Mueller habló a través de sus documentos judiciales, que son ricos en detalles y revelaciones.

Si bien su informe al fiscal general es confidencial, puede que no sea su última palabra tras la investigación sino que pueden llegar nuevas acusaciones.

Durante los últimos casi dos años, Mueller explicó en sus documentos cómo agentes rusos recopilaron información sobre el proceso electoral de 2016 en EE.UU.

También cómo iniciaron una campaña en redes sociales para influir en las opiniones políticas de los estadounidenses y piratearon correos electrónicos y archivos de los principales líderes demócratas en un esfuerzo por dañar la campaña de Clinton.

Mueller también procesó a varios miembros del círculo más íntimo de campaña de Trump por varios delitos como obstrucción a la justicia o mentiras sobre los contactos rusos.

Asimismo, ayudó a llegar a un acuerdo con el abogado personal de Trump, Michael Cohen, quien descubrió pruebas de las negociaciones comerciales del presidente con funcionarios rusos llevadas a cabo en el marco de la campaña presidencial de 2016. 

También acusó formalmente a un confidente de Trump, Roger Stone, por mentir sobre sus contactos con Wikileaks, la organización que asegura fue el conducto a través del que Rusia inyectó su material robado en el torrente sanguíneo político de los estadounidenses. 

Mueller podría estar construyendo una vía judicial que tenga como destino final a la Casa Blanca. No en vano, su investigación se ha considerado siempre como una permanente espada de Damocles sobre la presidencia de Trump.

Analistas de tribunales destacan cómo se han presentado diversas acusaciones selladas en los tribunales federales utilizados por el equipo de Mueller en los últimos meses.

Podrían ser bombas políticas y legales. O podrían ser un fiasco.

¿Esto se acaba aquí?

No, en absoluto.

Hay una serie de casos iniciados por el fiscal especial, entre ellos el del exasesor de Seguridad Nacional, Michael Flynn; y el del número dos de la campaña de Trump, Rick Gates; que aún esperan la sentencia definitiva.

El exjefe de campaña de Trump, Paul Manafort, fue sentenciado este mes a 47 meses de cárcel por fraude. 

Stone, veterano asesor de Trump, aún tiene que ir a juicio por cargos como mentir al Congreso, manipulación de testigos y obstrucción de la justicia.

Mientras tanto, hay una gran cantidad de otras investigaciones en curso que se llevan a cabo de manera independiente a la oficina del fiscal especial.

Investigadores federales en Nueva York analizan si hay posibles violaciones a la ley electoral por parte de la campaña de Trump y sus actividades empresariales o mala conducta por parte del comité inaugural de Trump.

Los fiscales generales de Washington y Virginia también tienen trabajo con el caso de espionaje que involucra a la rusa Maria Butina y un proceso sobre socios de Flynn por su presunta relación con campañas de lobbying promovidas desde el extranjero.

También hay investigaciones a nivel estatal de la fundación benéfica de Trump y las declaraciones de impuestos de la Organización Trump, así como una demanda en curso que alega que el presidente, a través de sus negocios, está violando una norma constitucional que prohíbe aceptar dinero de gobiernos extranjeros mientras permanece en el cargo.

En definitiva, Mueller puede salir del escenario pero la trama en torno a este caso, sin duda, seguirá dando mucho que hablar. 

MÁS EN MSN: 

Quién es quién en la investigación sobre la trama rusa

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de BBC Mundo

image beaconimage beaconimage beacon