Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El caso Emmet Till: un macabro asesinato ocurrido hace más de 60 años vuelve a ver la luz

logotipo de Clarín Clarín hace 5 días

Emmett Louis Till tenía 14 años cuando fue brutalmente asesinado. /AP

Emmett Louis Till tenía 14 años cuando fue brutalmente asesinado. /AP
© Proporcionado por clarin.com

El gobierno federal ha reabierto su investigación acerca de la muerte de Emmett Till, el adolescente negro asesinado brutalmente en Mississippi que conmovió al mundo y ayudó a inspirar el movimiento de los derechos civiles hace más de 60 años.

El Departamento de Justicia dijo al Congreso en un informe en marzo, que está investigando nuevamente el asesinato de Till en Money, Mississippi, en 1955, después de recibir “información nueva”. El caso fue cerrado en 2007 cuando las autoridades dijeron que los sospechosos estaban muertos; un gran jurado estadual no presentó ningún cargo nuevo.

Deborah Watts, prima de Till, afirmó que desconocía que se había reabierto el caso, hasta que Associated Press se contactó con ella el miércoles.

El informe federal, enviado anualmente a los legisladores conforme a una ley que lleva el nombre de Till, no indica cuál podría ser la información nueva.

Sin embargo, fue dado a conocer en marzo luego de la publicación del año pasado del libro The Blood of Emmett Till (La sangre de Emmet Till), que dice que una figura clave en el caso reconoció haber mentido acerca de los acontecimientos que precedieron al asesinato del joven de 14 años nacido en Chicago.

El libro de Timothy B. Tyson cita a una mujer blanca, Carolyn Donham, como la persona que reconoció durante una entrevista en 2008, que no dijo la verdad cuando atestiguó que Till la atrapó, le silbó con admiración y le hizo insinuaciones sexuales en una tienda, en 1955.

Dos hombres blancos, el entonces esposo de Donham, Roy Bryant, y su medio hermano J.W. Milam, fueron acusados de asesinato, aunque absueltos por la muerte de Till, quien se alojaba con unos parientes en el norte de Mississippi en ese momento. Más tarde, los hombres confesaron el crimen en una entrevista para una revista, aunque no volvieron a ser juzgados. Ambos hoy están muertos.

Donham, que cumple 84 años este mes, vive en Raleigh, Carolina del Norte. Un hombre que llegó hasta la entrada de su residencia se rehusó a hacer comentarios acerca de la reapertura de la investigación por parte del FBI.

“No queremos hablar con usted”, dijo el hombre antes de volver a entrar.

Paula Johnson, codirectora de un grupo académico que revisa asesinatos relacionados con derechos civiles no resueltos, dijo que no puede dejar de pensar en nada más que el libro de Tyson como algo que pudiera haber urgido al Departamento de Justicia a reabrir la investigación sobre Till.

“Estamos contentos de tener este caso nuevamente abierto, para que finalmente o eventualmente alguien pueda ser declarado responsable de su asesinato”, afirmó Johnson, quien dirige la Iniciativa de Justicia de Casos del Pasado en la Universidad de Siracusa.

El Departamento de Justicia se negó a hacer comentarios acerca del estado de la investigación.

Watts, prima de Till y cofundadora de la Emmett Till Legacy Foundation, dijo que es “maravilloso” que se esté reviendo el asesinato, aunque no quiso hablar sobre los detalles.

“Ninguno de nosotros desea hacer nada que obstaculice o impida ninguna investigación, aunque también estamos muy interesados en que se haga justicia”, afirmó.

Los hechos

Secuestrado de la casa donde se alojaba, Till fue apaleado y le dispararon, y su cuerpo mutilado fue encontrado con el peso de una desmotadora de algodón atado a su cuello en el Río Tallahatchie. Las imágenes de su cuerpo mutilado en el ataúd dan testimonio de la profundidad del odio racial en el sur profundo y ayudaron a construir un impulso para las campañas posteriores por los derechos civiles.

Los parientes de Till presionaron al Fiscal General Jeff Sessions para reabrir el caso el año pasado luego de la publicación del libro.

Donham, entonces conocida como Carolyn Bryant y de 21 años en ese momento, testimonió en 1955 como testigo potencial de la defensa en el juicio de Bryant y Milam. Con los jurados en el tribunal, dijo que un “sucio negro” a quien ella no conocía, la tomó del brazo.

“¿Y qué le dijo cuándo le tomó la mano?”, le preguntó el abogado defensor Sidney Carlton, de acuerdo con la transcripción publicada por el FBI hace una década.

“Él me dijo: ‘¿Qué te parece una cita, nena?’”, testimonió. Bryant dijo que se alejó de él, y unos minutos después el joven “me atrapó en la caja registradora”, tomándome de la cintura con las dos manos y atrayéndome hacia él.

“Me dijo: ’¿Qué te pasa, nena, no te gusta?’”, declaró. Bryant también comentó que él le dijo “no me tenés que tener miedo”, declarando que él dijo obscenidades y mencionó algo que había hecho “antes con mujeres blancas”.

Un juez descartó el testimonio como inadmisible. Un jurado compuesto totalmente por personas blancas liberó a su esposo y al otro hombre sin siquiera tenerlo en cuenta. El testimonio indicaba que la mujer podía haber estado en un auto con Bryant y Milam cuando secuestraron a Till, pero nunca se inculpó a nadie más.

En el libro, su autor, Tyson, escribió que Donham le confesó a él que el testimonio en el cual Till la abordaba no fue verdadero.

“Nada de lo que ese muchacho hubiera hecho, nunca podría justificar lo que le sucedió”, que según el libro es lo que dijo la mujer.

El senador Doug Jones, de Alabama, introdujo una ley esta semana que podría hacer que el gobierno revele información acerca de los asesinatos por derechos humanos no resueltos. En una entrevista, Jones dijo que el asesinato de Till o cualquier otro caso probablemente no estarían cubiertos por esta ley si las autoridades estuvieran investigando activamente.

“Habría que dejarlo para el juicio de alguna de las agencias de aplicación de la ley que estén involucradas o la comisión que se creara” con el fin de considerar las documentaciones para su revelación, afirmó Jones.


MÁS EN MSN: 16 de los mayores misterios sin resolver de la historia


16 de los mayores misterios sin resolver de la historia

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Clarín

image beaconimage beaconimage beacon