Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Anuncian acuerdo con el NYPD para entrenar a bodegueros contra delincuencia

logotipo de El Diario El Diario 11/20/2018 Edwin Martinez
Vicente Hilario, de la bodega MDK, en Washington Heights, apoya entrenamientos del NYPD a comerciantes © Mariela Lombard Vicente Hilario, de la bodega MDK, en Washington Heights, apoya entrenamientos del NYPD a comerciantes

Un día después de que se registrara un tiroteo en frente de su bodega, Pamela Grocery, en El Bronx, lo que dejó alarmados a los empleados del sitio y vecinos y comerciantes en las inmediaciones de la calle 163 con Avenida Tinton, el bodeguero Radamés Rodríguez se unió este lunes junto a otros dueños de pequeñas tiendas para pedir a la policía de Nueva York que los entrene y los ayude a implementar más protecciones en sus negocios. En la Gran Manzana hay cerca de 15,000 de estas tiendas.

Tras una reunión de varias horas en la sede del NYPD, la Uniformada se comprometió a trabajar de manera inmediata en una iniciativa presentada por la organización United Bodegas of America, que incluye la instalación de botones de emergencias conectados con los cuarteles policiales, al igual que la instalación de cámaras de video que transmitan en vivo a las autoridades.

Así lo anunció Rodríguez, al explicar que el NYPD manifestó mucho interés en trabajar de manera más cercana con los bodegueros para luchar no solamente contra el crimen y proteger a clientes y empelados sino también para tener mayor reacción ante cualquier emergencia que pueda registrarse en sus negocios.

“No solo se trata de arrestar a la gente que cometa crímenes sino de prevenir, y luego de la reunión con el NYPD nos vamos muy contentos, porque sabemos que tenemos su apoyo en nuestras peticiones y aquí vamos a terminar ganando todos en cuanto a protecciones para nosotros y para la comunidad”, dijo el bodeguero.

Fernando Mateo, presidente de United Bodegas of America, mencionó que el objetivo del plan propuesto a la policía es que las bodegas de Nueva York no vuelvan a ser espacios de acciones en las que se pierdan vidas, como ocurrió en junio pasado con el asesinato del adolescente Junior Guzmán, de 15 años, en El Bronx.

“Desde el crimen de Junior, el NYPD ha logrado hacer varios arrestos, pero lo que queremos para sentirnos más protegidos es prevenir que ocurran ese tipo de delitos y la mejor manera es aprender de nuestro pasado y ser más proactivos”, dijo el activista comunitario, quien explicó además que el NYPD notificará a las bodegas sobre la actividad de pandillas en las áreas circundantes, aumentará sus labores de patrullaje y estará dispuesta a entrenar a los comerciantes sobre la manera de salvar vidas sin poner las suyas en peligro, de manera inmediata.

“Podemos prevenir ataques violentos en nuestras bodegas si recibimos la capacitación adecuada del Departamento de Policía de Nueva York, y lo bueno de esto es que podemos empezar a hacerlo ya mismo, porque para esto no necesitamos esperar fondos de nadie sino que nosotros podemos pagar los costos de los equipos y el NYPD asumirá los costos de los entrenamientos”, dijo Mateo, advirtiendo que se trata de un plan de protección efectivo.

“La policía ofreció ser puente para buscar maneras con el Concejo de no pagar los costos, pero no podemos esperar a que eso pase, porque la vida no puede superar a ningún costo de dinero. Además no será una cantidad que no podamos pagar. Vamos a convertir nuestras bodegas en verdaderos sitios seguros”, agregó Mateo.

Los bodegueros también solicitaron al NYPD darles entrenamientos sobre uso de armas eléctricas e incluso en ciertas ocasiones armas de fuego, pero la Uniformada no concedió esas peticiones, al considerarlas riesgosas.

Terence Monahan, Jefe de Departmento del NYPD, aseguró que sus hombres trabajarán con los bodegueros en herramientas que mejoren la seguridad y se mostró optimista en que se fortalezca el trabajo conjunto. “Queremos relaciones más cercana y esas conversaciones pueden darse de manera diaria”, comentó el oficial, tras explicar que en cada precinto existe un policía del que tendrá los datos personales los bodegueros, para comunicarse sin ningún impedimento en cualquier momento.

Tras conocer los acuerdos alcanzados entre los líderes bodegueros y el NYPD, el comerciante Franklyn Eustate, a quien hace 12 años dos asaltantes entraron a robar en su bodega de la calle 169 en Washington Heights, se mostró positivo.

“Ese tipo de acciones son las que necesitamos. Nosotros necesitamos que la policía nos entrene sobre temas de seguridad que ellos conocen mejor, pero lo más importante es la instalación de los botones para que ellos vengan si algo está pasando”, comentó el dominicano. “Si hubiéramos tenido ese tipo de cosas antes, tal vez no me habrían robado”.

Su compatriota Vicente Hilario, de la bodega MDK del Alto Manhattan, también se mostró a favor de los entrenamientos de seguridad del NYPD, pero criticó que los líderes soliciten el uso de armas. “Creo que no es necesario, porque eso podría ser peor y ponernos en mayor riesgo”, dijo el comerciante

Christy Pérez, de la bodega El Nuevo Renacer, dijo estar lista para empezar los entrenamientos de seguridad, pero sobre el botón de emergencia comentó que no se trata solo de tener herramientas tecnológicas sino de la efectividad de la policía.

“Esas cosas sirven, pero también se necesita que la policía llegue rápido cuando algo pasa, porque los asaltos son cosas que pasan en minutos y si ellos no se mueven, pues no serviría de nada”, dijo la joven.

El concejal Rafael Espinal, del grupo de liderazgo del Concejo Municipal, también manifestó su apoyo al plan de los bodegueros y no solo elogió que la idea haya surgido de ellos, sino puso de manifiesto cómo las bodegas son sitios de salvación cuando la gente se siente en riesgo.

“Aplaudo a los propietarios de bodegas de toda la ciudad por abogar por sí mismos y por su voluntad de ser embajadores de seguridad en nuestras comunidades. Muchos neoyorquinos buscan refugio en nuestras bodegas cuando se sienten inseguros y esta propuesta capacitará a los bodegueros al darles las herramientas que necesitan para proteger a los neoyorquinos y sus negocios”, dijo el líder político, quien pidió a la Administración Municipal no dejarlos solos en su iniciativa.

“La policía de Nueva York y la oficina del Alcalde deben abordar esta propuesta con una mente abierta y apoyarlos en estos esfuerzos”, dijo Espinal.

Pero no todos ven la propuesta con buenos ojos, y activistas como Dennis Flores de la organización El Grito de Sunset Park, manifestó su oposición, al considerar que está poniendo un rol en los bodegueros que no les corresponde y de pasó hace más policiales los pequeños comercios, lo que pudiera fomentar abusos.

“Creo que los bodegueros estar para atender sus negocios pero no para armarse, pues si quieren eso mejor deberían volverse policías y además poner más cámaras y aumentar esa observación de los sitios puede ser usado por algunos (oficiales) para perseguir y señalar especialmente a nuestra gente inmigrante”, dijo el activista, agregando que además los costos de la instalación de equipos beneficiará a corporaciones privadas de seguridad.

La oficina del presidente de El Bronx, Rubén Díaz Jr., también manifestó sus dudas sobre las peticiones de los bodegueros de tener acceso a armas eléctricas y de fuego.

“Aunque nosotros apoyamos la búsqueda de soluciones para prevenir la violencia en contra de las bodegas de la ciudad, y muchas de las soluciones propuestas son prometedoras, no estamos de acuerdo en que más armas en nuestras calles harán que esas calles sean más seguras” dijo Edwin Molina, portavoz de Díaz Jr. “Esperamos reunirnos pronto para trabajar juntos, como una comunidad, para ayudar a encontrar maneras de proteger a nuestros propietarios y empleados de bodegas, contra la violencia de pandillas”.

Suscríbete para recibir nuestro boletín de noticias gratuito en tu email.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Diario

image beaconimage beaconimage beacon