Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Clínicas legales de inmigración ofrecen nuevas estrategias y nuevas esperanzas

logotipo de El Diario El Diario 3/13/2018 Maryann Tharappel
Estudiantes, maestros, abogados y muchas otras personas a nivel local también están ansiosas por ayudar a los inmigrantes. /Getty Images © Proporcionado por Impremedia LLC Estudiantes, maestros, abogados y muchas otras personas a nivel local también están ansiosas por ayudar a los inmigrantes. /Getty Images

Con mucha frecuencia, el miedo se apodera de la comunidad inmigrante de los Estados Unidos mientras otro informe de una acción de cumplimiento indiscriminada los obliga a preocuparse de que ellos o sus seres queridos pudiesen ser las siguientes personas deportadas. Crear conexiones duraderas con entes de asistencia legal de alta calidad cuando las comunidades son más vulnerables es de carácter esencial. Por esta razón, Servicios Comunitarios de Caridades Católicas de Nueva York respondió a las nuevas acciones federales al lanzar durante la primavera de 2017 nuestro proyecto llamado Community Legal Clinic (en español, Clínica Legal Comunitaria) por toda la ciudad de Nueva York y el valle bajo del rio Hudson. A través de estas clínicas legales, aprovechamos los recursos locales que brindan acceso legal a las comunidades y la muy necesitada información para combatir los temores y los rumores que asustan y confunden a las personas. Nuestro objetivo es ayudar a las comunidades a entender el panorama actual de inmigración y cómo poder protegerse legalmente a sí mismas y a sus familias.

Nuestras Clínicas Legales Comunitarias, las cuales responden a los cambios actuales en las reglas de inmigración, rotan a través de los condados del valle del rio Hudson y la ciudad de Nueva York. A medida que los cambios en los programas DACA (acción diferida para las personas que llegaron durante su infancia) y TPS (estatus de protección temporal) empezaron a tener efecto, por ejemplo, comunidades que habían vivido en los Estados Unidos durante décadas se vieron sumidas en la confusión, inseguras de lo que sucedería a continuación. Para responder a estas necesidades de manera responsable, agregamos a las clínicas legales ayuda para diligenciar aplicaciones específicas a nivel personal en las mismas clínicas. En una Clínica Legal Comunitaria cada asistente recibe una evaluación legal exhaustiva por parte de un abogado supervisor de Caridades Católicas, quien aconseja si la persona puede ser elegible para solicitar un estado legal más permanente aquí en los Estados Unidos. Para aquellos que descubrimos que no tienen remedio legal, este conocimiento por lo menos les ayuda a estar preparados contra abogados inescrupulosos y otros entes al acecho con el fin de defraudarlos. En nueve clínicas hemos podido atender más de 800 personas, identificando a casi 300 de ellas para obtener más opciones legales. Todos los participantes reciben información sobre sus derechos y salen de la clínica legal entendiendo la mejor manera de proteger a sus familias y seres queridos.

Durante nuestra más reciente clínica el 2 de febrero, tuvimos la oportunidad de conocer a Ana cuando ella se presentó para recibir asistencia con su renovación de DACA. Como resultado de nuestra investigación exhaustiva, nos encontramos con que Ana era potencialmente elegible para solicitar el Estatus de Inmigrante Juvenil Especial (SIJS, por sus siglas en ingles). Así que Ana fue asistida no solamente con la renovación de su DACA sino que también estará representada a través del Proyecto Pro Bono de Servicios Comunitarios de Caridades Católicas para lograr su estatus SIJS. Su reacción a este descubrimiento encarna el espíritu de nuestras Clínicas Legales Comunitarias:

“Esta fue la primera vez que me dijeron que podía quedarme en los Estados Unidos con un estatus legal”, dijo Ana. “Dado que DACA podría ser retirado, estoy muy agradecida de haberme reunido con Caridades Católicas y de que ellos me van a ayudar con mi caso”.

El éxito de nuestras Clínicas Legales Comunitarias se debe en gran parte al verdadero apoyo de la comunidad en la que confiamos para proporcionar servicios legales. Los sacerdotes abren sus espacios y anuncian nuestros servicios desde sus púlpitos. Estudiantes, maestros, abogados y muchas otras personas a nivel local también están ansiosas por ayudar a los inmigrantes. En nuestras clínicas legales los capacitamos para que colaboren con las citas y entrevistas y para que los participantes de la clínica se sientan cómodos. Estas exitosas y productivas experiencias hacen que las personas vuelvan una y otra vez. Más de 267 voluntarios han donado más de 1,600 horas.

Nuestra respuesta no se detendrá aquí. Continuamos desarrollando nuestras clínicas al proporcionar información sobre recursos legales no relacionados con temas de inmigración, como vivienda, alimentos, capacitación financiera y más. Nuestro siguiente paso es expandir nuestro programa pro bono, el cual aprovechará el trabajo ya hecho para crear una estructura de apoyo de la comunidad de tal forma que profesionales del derecho puedan representar a estos clientes, y en última instancia, ampliar los recursos legales en las áreas donde la necesidad es mayor.

¡Únete a nosotros!

Eche un vistazo a nuestras oportunidades de voluntariado adaptadas especialmente para usted.

-Maryann Tharappel, Esq. es la directora de  Proyectos Especiales, Servicios de Inmigración y Refugiados de Caridades Católicas

Suscríbete para recibir nuestro boletín de noticias gratuito en tu email.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Diario

image beaconimage beaconimage beacon