Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Cuánto aumentará la gente sin un techo?

logotipo de Tribune Content Agency Tribune Content Agency 1/13/2021 Scott Greenstone, The Seattle Times
Un campamento para desamparados a orillas del lago Echo Park en Los Angeles, el 30 de diciembre de 2020. © Luis Sinco/Los Angeles Times/TNS Un campamento para desamparados a orillas del lago Echo Park en Los Angeles, el 30 de diciembre de 2020.

Un estudio sombrío muestra el posible 'impacto de no hacer nada', dicen los investigadores

Una recesión después de la pandemia de coronavirus podría causar el doble de personas sin hogar en todo el país que la Gran Recesión hace más de una década, dice un nuevo y sombrío estudio de Economic Roundtable, un grupo de investigación de Los Angeles.

Utilizando datos detallados sobre el desempleo y la falta de vivienda de los servicios sociales del Condado Los Angeles, los autores del estudio proyectan que las personas que se encuentran en el "extremo delgado del mercado laboral" (empleados de restaurantes, trabajadores temporales, mano de obra estacional) están en particular peligro de convertirse en personas sin hogar en el próximos años a medida que la economía se recupere.

Daniel Flaming, presidente de Economic Roundtable, dijo que aunque el informe usa datos de Los Angeles, la recesión pandémica probablemente tendrá efectos a largo plazo en Seattle y otras ciudades importantes.

"Creo que sería muy duro, porque el sector tecnológico en Seattle apoya a otro sector de personas que brindan servicios cara a cara: sus restaurantes, sus bares, sus salones de manicura, sus gimnasios", dijo Flaming. "Esos sectores han quedado devastados".

Para 2023, la cantidad de personas que han perdido el trabajo y se han quedado sin hogar como efecto dominó de una recesión inducida por una pandemia podría inclinarse más de 600,000 por encima de las cifras actuales, duplicando el último recuento nacional, que era de aproximadamente 568,000 en enero de 2019.

La mayoría de los que pierden sus trabajos de bajos salarios no se quedan sin hogar, pero esos trabajadores son el "semillero de la falta de vivienda", dijo Flaming. Las personas en esa situación que no pueden quedarse con la familia, tienen problemas de salud mental o de uso de sustancias, provienen de comunidades pobres o enfrentan el racismo sistémico, especialmente las personas negras o indígenas, tendrán más dificultades para recuperarse.

Pero otros investigadores que revisaron el estudio advirtieron que proporciona un plan claro de lo que podría suceder si los líderes electos no actúan.

"Este informe ciertamente es una alarma de advertencia sobre el impacto potencial de no hacer nada", dijo Dennis Culhane, un renombrado investigador de personas sin hogar en la Universidad de Pennsylvania.

Culhane señaló que el Congreso nunca brindó un alivio directo a todos en Estados Unidos en 2009 o 2010 —en medio de la Gran Recesión— excepto por los beneficios de desempleo extendidos.

"La pobreza bajó cuando salió la Ley CARES", dijo Culhane. "¿Quién hubiera esperado eso?".

Una diferencia clave: en la recesión de 2008, los costos de la vivienda mostraron una tendencia a la baja, señala el informe, y fue años después de que la economía se recuperó cuando la falta de vivienda aumentó con los costos de la vivienda.

Basar las predicciones sobre la falta de vivienda en el desempleo puede ser arriesgado: una predicción alarmante de un reconocido investigador de la falta de vivienda en julio pasado dijo que la falta de vivienda podría aumentar en todo el país en 45% para fines de 2020, según las cifras de desempleo. No hay evidencia de que se haya cumplido, aunque el conteo anual de personas sin hogar que normalmente tendría lugar a fines de este mes se ha interrumpido: casi el 40 por ciento de todas las jurisdicciones en EEUU, incluida Seattle, están cancelando o cambiando sus conteos de personas sin hogar, según al Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano, lo que significa que los datos que muestran cómo la pandemia ha afectado a las personas sin hogar podrían no estar disponibles hasta 2022.

Gregg Colburn, un investigador de la Universidad de Washington que ha estudiado el uso de hoteles en el Condado King para albergar a las personas sin hogar después de la pandemia, argumentó que no importa si la predicción es completamente correcta o sólo se está adivinando.

"Si no respondemos, tendremos muchas personas sin hogar", dijo Colburn. "Trabajemos duro desde el punto de vista de las políticas para asegurarnos de que ese mal resultado no suceda, cualquiera que sea ese mal resultado".

El informe de Flaming prescribe un enfoque en el empleo como una forma de evitar una ola de falta de vivienda crónica de personas que caen en la desesperación cuando encontrar un trabajo bien remunerado lleva demasiado tiempo. Argumenta que la política de personas sin hogar en el pasado no se ha centrado lo suficiente en los programas de empleo.

"Ciertamente estoy de acuerdo en que la vivienda es una parte, pero no es la única", dijo Flaming.

Pero el informe es demasiado optimista sobre la eficacia de los programas de empleo, según Jill Khadduri, investigadora y coautora de "In the Midst of Plenty: Homelessness and What to Do About It". Ella cree que es más probable que el presidente electo Joe Biden y la vicepresidenta electa Kamala Harris busquen asistencia para la vivienda para las personas en situación de pobreza, ya que ambos sugirieron ampliar los vales de vivienda cuando eran candidatos a la candidatura demócrata a la presidencia.

"El problema estructural de la economía de Estados Unidos es que mucho del trabajo no sólo es de bajos salarios, sino impredecible", dijo Khadduri. "Hay una manera mucho más fácil y directa de evitar que la actual crisis económica se convierta en más personas sin hogar, y es expandir el programa de vales de vivienda para evitar que más personas caigan en la falta de vivienda".

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon