Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Editorial: Razones para rechazar a Kavanaugh

logotipo de El Diario El Diario 9/18/2018 Redacción
Brett Kavanaugh en el Senado. © Chip Somodevilla/Getty Images Brett Kavanaugh en el Senado.

No hay posición más relevante en el gobierno federal que un juez de la Suprema Corte de Justicia. Es un cargo vitalicio que por décadas, según la edad del nominado, decidirá la leyes que rigen a todos los estadounidenses. Los candidatos deben pasar por el escrutinio más severo. Eso incluye al juez Brett Kavanaugh.

El proceso de confirmación de Kavanaugh en el Senado debe tomarse todo el tiempo necesario para votar sobre este nominado del presidente Donald Trump para el Alto Tribunal. La aseveración hecha por la profesora Christine Basey Ford de impropiedad sexual del magistrado debe ser investigada por la autoridad federal a cargo de revisar los antecedentes de los nominados, y analizada por el Comité Judicial del Senado. Como el resto de la información sobre la vida del candidato.

Es necesario tomar en cuenta que Ford se refiere a una situación ocurrida hace 36 años cuando ambos eran adolescentes, en una reunión en donde Kavanaugh estaba borracho, cuando supuestamente quiso violarla tapándole la boca para que no se escucharan los gritos. Un tercero que dice que eso no ocurrió, intervino, permitiendo que ella pueda huir.

Es muy fácil desmerecer el hecho como una irresponsabilidad adolescente. Es injusto ver solo el lado del varón sin tomar en cuenta la experiencia traumatizante que deja en la mujer.

A esta altura se conoce el impacto de este tipo de experiencia que muchas veces queda sumergido en el inconsciente de la víctima, aunque la cicatriz y el dolor estén allí para reaparecer en algún momento. Vivimos un momento de toma de conciencia sobre este tipo de violencia. Es inaceptable normalizar el hecho como un deslice de “hombres jóvenes”. La travesura de uno puede arruinar la vida del otro.

Pero independientemente de lo que ocurra en relación a Ford, Kavanaugh no debería ser confirmado. La razón: mintió bajo juramento, tal como quedó demostrado en las pasadas audiencias legislativas.

Se probó cabalmente, con documentación, que Kavanaugh faltó a la verdad en por lo menos cuatro oportunidades ante paneles del Senado al negar conocimiento y participación en acciones y decisiones controversiales dentro de la Casa Blanca de George W. Bush.

Es lamentable, y una señal de los tiempos, que la mayoría republicana ignore obvias mentiras en testimonios ante el Congreso. Eso pone en tela de juicio la credibilidad y el carácter de un juez para la Suprema Corte de Justicia. Pero los republicanos de hoy integran el partido de Trump.

Si el Presidente que nomina a Kavanaugh es un embustero serial -con por lo menos 10 denuncias de acoso sexual- respaldado por la mayoría del Congreso, no sorprende que las mentiras y controversias de su candidato no sean un obstáculo para ser confirmado a la Suprema Corte de Justicia.

La diferencia es que Trump se va ir un día de la Casa Blanca, mientras que Kavanaugh se quedará de por vida.

Suscríbete para recibir nuestro boletín de noticias gratuito en tu email.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Diario

image beaconimage beaconimage beacon