Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La forma de embarque en los aviones, clave para reducir infecciones

logotipo de Hola Doctor Hola Doctor 9/13/2017
Científicos analizaron cómo prevenir el contagio entre los pasajeros © El estudio advirtió que viajar en una aeronave de grandes dimensiones aumenta el riesgo de contagio Científicos analizaron cómo prevenir el contagio entre los pasajeros

Las enfermedades infecciosas que pueden trasmitirse durante los viajes en aviones de pasajeros son motivo depreocupación para los responsables de salud pública. En el año 2003, laOrganización Mundial de la Salud (OMS), tras analizar los datos sobre laposible transmisión de 27 casos del síndrome respiratorio agudo severo (SRAS,por sus siglas en inglés) a bordo de los aviones, emitió recomendaciones para que se aplicaran pruebas sistemáticasde detección a los pasajeros de vuelos que salían de las zonas afectadas por laenfermedad.

Esto demostró cómo los vuelos en avión pueden servir comovía de propagación de enfermedades infecciosas. Así, un equipo deinvestigadores de la Universidad Estatal de Arizona (ASU), analizó recientemente los riesgos,combinado técnicas geográficas, biomédicas, urbanismo, matemáticas aplicadas ycomputación, y llegó a la conclusión que la forma de realizar el embarque y eltamaño del avión tienen un impacto directo en las tasas de infección de lospasajeros.

 Salud de los pasajeros

Los viajes en avión son una triple amenaza en cuanto a latransmisión de enfermedades, ya que las personas deben permanecer en un espaciocerrado durante un largo período de tiempo, en contacto cercano con otraspersonas, que además pueden pertenecer regiones geográficas con diferentes nivelesvulnerabilidad a la enfermedad.

Debido a esto, las aerolíneas suelen utilizar restriccionesde viaje para ayudar a prevenir la propagación de enfermedades durante unaepidemia.

Los autores de la investigación evaluaron las posibilidadesde propagación de una enfermedad en el caso de que al menos un pasajero lapadeciera (pasajero 0), analizaron también cómo se mueven las personas dentrodel avión para calcular la rapidez con la que se transmitiría.

Embarque

El estudio determinó que la técnica actual y más habitual deembarque (primera clase, zona media del avión y sección trasera) es la peor ala hora de minimizar el impacto de una posible infección. ¿La razón? Se obligaa a los pasajeros a permanecer juntos en el pasillo mientras todos esperan parallegar a sus asientos. A su vez, señalaron que el método aleatorio de dos zonas(en el que el avión se divide en dos secciones longitudinales y los pasajerosembarcan de forma aleatoria dentro de esas áreas) es el que menos propaga unpotencial virus, ya que evita los cuellos de botella en el pasillo. Mediante laadopción de este método, el estudio encontró que el contacto de los pasajerosse redujo en un 27 %.

Sobre al desembarque, la investigación señaló que apenastiene impacto en la transmisión de enfermedades, ya que es un proceso mucho másrápido y las aglomeraciones duran poco.

 Tamaño del avión

El estudio advirtió también que viajar en una aeronave degrandes dimensiones aumenta el riesgo de contagio. Las aeronaves de menos de 150butacas ofrecen más oportunidades de evitar enfermedades ya que transportan unnúmero inferior de personas, tienen menos individuos dentro del radio decontacto y los pasajeros dedican menos tiempo a moverse por el interior delavión para alcanzar sus asientos.

El equipo de trabajo de la Universidad Estatal de Arizona enviólos resultados de su estudio a las autoridades aeronáuticas estadounidenses.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Hola Doctor

image beaconimage beaconimage beacon