Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La pregunta de un niño que conmovió al papa Francisco

logotipo de El Diario El Diario hace 4 días Redacción
El papa supo cómo darle consuelo a un niño. © EFE El papa supo cómo darle consuelo a un niño.

El domingo pasado, el papa Francisco celebró un evento religioso en un barrio de los suburbios de Roma, en donde protagonizó una escena sumamente conmovedora al lado de un niño que recientemente, había perdido a su padre.

Según detallan varios medios locales, el papa dedicó gran parte del tiempo a responder las preguntas que le hicieron varios fieles, uno de ellos fue el pequeño Emanuel, quien al recibir el micrófono para hacer el cuestionamiento, estalló en lágrimas, un tanto por los nervios y un tanto por la tristeza que le aqueja desde hace días.

Al ver esto, el papa Francisco le pidió que se acercara a él y le hiciera al oído la pregunta. Luego de un par de minutos de charlas y abrazos, finalmente, el sumo pontífice explicó lo que le sucedía al niño.

“Tal vez todos podríamos llorar como Emanuele, cuando tenemos un dolor como lo tiene él en su corazón. Estaba llorando por su papá. Ha tenido el valor de hacerlo delante de nosotros, porque en su corazón hay amor del papá”, comentó el papa, quien también explicó que daba detalles de la conversación con autorización del menor.

El papa dijo que Emanuele le contó que su padre había muerto recientemente,que era un hombre bueno, un tanto ateo pero que había bautizado a todos sus hijos, y por ello tenía la duda de si a pesar de ello, habría podido ir al cielo.

“Qué bonito que un hijo diga que su papá era bueno. Un bonito testimonio de aquel hombre para que sus hijos puedan decir de él que era un hombre bueno… Si ese hombre ha sido capaz de tener hijos así, es verdad que era un gran hombre”, comentó el papa.

“No tenía el don de la fe, no era creyente pero hizo bautizar a los hijos. Tenía un buen corazón. Quien dice quién va al cielo es Dios”. Luego preguntó a los presentes: “¿Dios abandona a sus hijos cuando son buenos?”, a lo que respondieron “No”.

“Emanuele, esta es la respuesta. Dios seguramente estaba orgulloso de tu papá, porque es más fácil bautizar a los hijos siendo creyente, que no siéndolo. Y seguramente esto a Dios le gustó mucho. Habla con tu padre, reza por tu papá. Gracias, Emanuele, por tu valentía”, concluyó el papa.

Suscríbete para recibir nuestro boletín de noticias gratuito en tu email.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Diario

image beaconimage beaconimage beacon