Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Ley de salud: nuevas enmiendas de los republicanos

logotipo de Hola Doctor Hola Doctor 7/20/2017
Aunque el futuro de la medida sigue siendo incierto en medio de las diferencias dentro del partido © Las nuevas modificaciones al proyecto republicano aún incluyen grandes recortes a Medicaid Aunque el futuro de la medida sigue siendo incierto en medio de las diferencias dentro del partido

Navegando por una fina línea entre el compromiso y el atasco, los líderes republicanos del Senado publicaron un anteproyecto revisado para revocar y reemplazar la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio (Affordable Care Act, ACA).

La última versión incluye una cláusula controvertida ofrecida por el Senador Ted Cruz (R-Texas) que permitiría a las aseguradoras vender planes médicos con cobertura mínima ("atención catastrófica") siempre y cuando también ofrezcan un plan que cumpla con los requisitos mínimos de la ACA.

Los defensores de la enmienda de Cruz afirman que amplía las opciones de los consumidores. Pero los críticos creen que desestabilizaría incluso más al mercado de seguros individuales, porque si las personas más sanas optaran por la cobertura menos amplia, eso aumentaría las primas de todos los demás.

El borrador del proyecto de ley también incluye 132 mil millones de dólares a lo largo de 8 años para ayudar a los estados a reducir las primas para los individuos con ingresos bajos y con unos gastos altos, y hay 70 mil millones de dólares adicionales destinados a animar a que se realicen reformas estatales que rebajen las primas.

Cuenta de ahorro para pagar las primas

Por primera vez, el proyecto de ley haría posible que las personas usaran sus cuentas de ahorros de salud para pagar las primas de los seguros, un cambio que los republicanos afirman que fomentaría la cobertura de atención médica general.

Para ayudar a los estados a abordar la epidemia de opiáceos del país, el proyecto de ley proporciona unos 45 mil millones de dólares adicionales para el tratamiento y la recuperación por el abuso de sustancias.

Pero los profundos recortes a Medicaid (un punto de debate para algunos republicanos moderados) siguen en pie.

"Para los que no quieren o no se pueden permitir el seguro de la Obamacare, no creemos que se les debería seguir obligando a comprarlo", dijo el jueves en el Senado el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell (R-Ky.).

Los líderes republicanos esperan llevar la última versión de la legislación al Senado para un voto la próxima semana. Pero no está claro si la medida puede incluso obtener los suficientes votos como para empezar el debate.

McConnell pospuso un voto de una versión previa del proyecto de ley en junio, lo que permitió tener más tiempo para la negociación. Esa versión habría resultado en que 22 millones menos de estadounidenses tuvieran cobertura médica en 10 años, en comparación con la ley actual, según la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO, por sus siglas en inglés), una entidad imparcial.

Se espera que la CBO publique su "puntuación" sobre el impacto de la medida revisada sobre los costos y la cobertura la semana próxima.

Sin ningún demócrata a favor, McConnell no puede perder más de 2 votos republicanos para aprobar la legislación. Andar por esa cuerda floja significa atraer a los conservadores del partido sin perder a los moderados.

El Senador Rand Paul (R-Ky.) dijo el jueves que no puede respaldar la versión actual del proyecto de ley porque preserva demasiadas cosas de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, también conocida como Obamacare.

"El nuevo proyecto de ley es en realidad menos una revocación que el anterior proyecto de ley", dijo Paul, y añadió que votaría en contra de llevar el proyecto de ley a que se debata en el Senado.

Y la senadora Susan Collins (R-Maine), que se opone a la medida por los recortes profundos realizados a Medicaid, confirmó en un tweet el jueves en la tarde que votaría no a la moción de llevar el proyecto de ley para que se debata en el Senado.

"Siguen habiendo grandes recortes a Medicaid en el proyecto de ley del Senado", indicó. "Estoy preparada para trabajar con los colegas republicanos y demócratas para arreglar los fallos de la ACA".

Mientras tanto, el senador Dean Heller (R-Nev.), cuyo estado ha ampliado Medicaid y que se enfrenta a una reelección en 2018, sigue ofreciendo resistencia.

Por otra parte, el senador Lindsey Graham (R-S.C.) publicó el jueves una propuesta alternativa. Su plan redirigiría los fondos federales de la Obamacare (unos 110 mil millones de dólares en 2016) a los estados a través de subvenciones en bloque.

"En lugar de tener una solución válida para todos desde Washington, deberíamos devolver el dinero a los estados para abordar las necesidades de atención médica de cada estado individual", señaló Graham en una declaración.

El Vicepresidente Mike Pence, que decidiría en caso de un empate en el voto si fuera necesario, animó al Senado de EE. UU. a llevar la propuesta de ley a la mesa del Presidente, y pronto.

"Esta ley pondrá de nuevo a la atención de la salud estadounidense en el camino hacia la libertad, más opciones y mayor asequibilidad para las familias trabajadoras", dijo Pence en unos comentarios de la Casa Blanca.

Los defensores de los consumidores y las organizaciones de salud observaron pocas mejoras en el proyecto de ley republicano revisado.

Chris Hansen, presidente de la Red de Acción de la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society Cancer Action Network), comentó que "este proyecto de ley haría que los pacientes y los que tienen afecciones preexistentes pagaran más por tener una cobertura menor".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Hola Doctor

image beaconimage beaconimage beacon