Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los andadores siguen lesionando a miles de niños

logotipo de Hola Doctor Hola Doctor 9/19/2018 HealthDay/HolaDoctor
La mayoría de los bebés heridos han caído por escaleras © Golpes en la cabeza y quemaduras son dos de las lesiones más comunes. La mayoría de los bebés heridos han caído por escaleras

A pesar de décadas de advertencias sobre los peligros de los andadores para bebés, miles de niños pequeños siguen acabando en las salas de emergencias de los hospitales con lesiones relacionadas con esos andadores, muestra una investigación reciente.

El estudio reporto que más de 230,000 niños de menos de 15 meses de edad fueron tratados en las salas de emergencias entre 1990 y 2014. Más de 10,000 de esos niños al final fueron admitidos al hospital.

"Los andadores para bebés siguen siendo una fuente grave y prevenible de lesiones en los niños pequeños, y no se deben utilizar", enfatizó el autor sénior del estudio, el Dr. Gary Smith, director del Centro de Investigación y Políticas de Lesiones en el Hospital Pediátrico Nacional de Columbus, Ohio.

"Los andadores para bebés otorgan una movilidad rápida (de hasta 4 pies [1.2 metros] por segundo) a niños pequeños antes de que estén listos según la etapa de su desarrollo", dijo, y enfatizó que "todavía suceden demasiadas lesiones graves relacionadas con este producto".

Los andadores para bebés son para el uso de niños pequeños que todavía no caminan. La mayoría de lesiones ocurren cuando un bebé en un andador se cae por las escaleras. Los andadores también permiten a los niños el acceso a cosas que de otra forma quizá no podrían alcanzar, por ejemplo la puerta del horno o sustancias tóxicas de uso en el hogar, señalaron los investigadores.

Entre las lesiones relacionadas con los andadores se encuentran lesiones en la cabeza, que incluyen fracturas y conmociones, así como quemaduras, intoxicaciones y ahogamientos, anotó el equipo del estudio.

En 1994 se introdujeron unos centros de actividad estacionarios. Esos dispositivos mantienen al bebé es una posición vertical similar, pero no tienen ruedas. En lugar de ello, tienen distintas actividades al alcance del bebé.

En 1997, un estándar de seguridad voluntario requirió que la base de los andadores para bebés fuera más ancha que el marco de puerta estándar de 36 pulgadas (91 centímetros), o que tuviera un dispositivo que activara automáticamente un freno si una de las ruedas pasa por el borde de un escalón, comentaron los investigadores. Canadá prohibió los andadores para bebés en 2004.

En 2010, la Comisión de Seguridad de los Productos del Consumidor (CPSC) de EE. UU. emitió unos estándares de seguridad adicionales. Esos estándares facilitaron que la CPSC evite que los andadores importados que no los cumplan lleguen al mercado. La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) ha propuesto una prohibición en Estados Unidos, pero hasta ahora los dispositivos siguen siendo legales.

El más reciente estudio tuvo noticias buenas y malas. Los investigadores encontraron que, entre 1990 y 2003, las lesiones por los andadores para bebés se redujeron en un 84.5 por ciento. El número de lesiones por caerse por las escaleras se redujo en un 91 por ciento.

Durante los cuatro años tras la implementación de los estándares de 2010, las lesiones anuales se redujeron en casi un 23 por ciento, en comparación con los cuatro años anteriores.

Pero de los niños lesionados, un 91 por ciento tuvieron una lesión en la cabeza o el cuello. Casi tres cuartas partes se lesionaron tras caerse por las escaleras.

Smith dijo que los padres siguen subestimando el riesgo de seguridad que plantean esos dispositivos.

"Las etiquetas de advertencia y las campañas educativas no han resultado ser estrategias efectivas para reducir las lesiones relacionadas con los andadores para bebés. Muchas familias siguen utilizando los andadores para bebés, a pesar de ser conscientes de los peligros potenciales", apuntó.

"Muchos padres creen que los andadores para bebés ofrecen a sus hijos entretenimiento, que fomentan que caminen, y que proveen actividad al bebé mientras los padres hacen otra cosa", dijo Smith. Añadió que esos productos no fomentan que el bebé camine. De hecho, podrían retrasar el desarrollo mental y motor, advirtió.

Pero Smith no culpa a los padres de las lesiones de sus bebés. "Se trata de buenos padres que supervisan a sus hijos con cuidado, y que utilizan el andador para bebés para lo que fue diseñado. Su único error fue creer el mito de que usar andadores para bebés es seguro".

El Dr. Peter Richel, jefe de pediatría en el centro Médico de Northern Westchester en Mount Kisco, Nueva York, afirmó que los hallazgos del estudio no lo sorprendieron.

"Independientemente de los las verjas que haya o el cuidado con que se cierren las puertas, los niños encontrarán una forma de pasar", advirtió Richel, que no participó en el estudio.

"No recomiendo el uso de andadores móviles, pero si los padres pueden encontrar un lugar seguro, por ejemplo una sala en desnivel o un sótano con acabado, no tengo un problema con ellos", explicó. Pero, apuntó Richel, los centros de actividad estacionarios son preferibles, y pueden ser buenos para el desarrollo del niño.

El estudio aparece en la edición en línea del 17 de septiembre de la revista Pediatrics.

Más información

La Academia Americana de Pediatría ofrece más información que usted debe saber sobre los andadores para bebés.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Hola Doctor

image beaconimage beaconimage beacon