Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los inquilinos de NYCHA no deben ser tratados como ciudadanos de segunda clase. ¡Basta ya!

logotipo de El Diario El Diario 2/13/2018 Rubén Díaz Jr.
La situación es crítica y ha quedado muy claro que NYCHA le ha fallado a cientos de miles de neoyorquinos. /Mariela Lombard © El Diario NY La situación es crítica y ha quedado muy claro que NYCHA le ha fallado a cientos de miles de neoyorquinos. /Mariela Lombard

Por años,  NYCHA ha abandonado su responsabilidad de proveer calefacción y agua caliente durante el crudo invierno y las gélidas temperaturas que han azotado nuestra área. Actualmente, casi la mitad de todas las calderas de calefacción de los edificios de NYCHA necesitan ser reemplazadas. Sin embargo la administración de NYCHA ha optado por usar calderas móviles con la excusa de que sus manos están atadas por el sistema  de adquisición.

Excusa que no es suficiente, las calderas móviles han mostrado no ser confiables bajo extremas temperaturas dejando a miles de familias congeladas dentro de sus apartamentos y recurriendo a métodos peligrosos para calentar sus hogares.

Basta ya de remedios temporales inadecuados, es tiempo de soluciones permanentes. Es tiempo de que NYCHA emita un “estado de emergencia” inmediata para acelerar el proceso de adquisición y reemplazar  las calderas defectuosas en sus edificios de viviendas. Me alienta que más de 50 funcionarios electos de toda la ciudad se me hayan unido en este llamado urgente a la acción.

El deterioro de las viviendas de NYCHA y los servicios inadecuados no solamente agobian a sus residentes durante los meses de invierno.

De acuerdo al Departamento de Investigación de la ciudad de Nueva York (NYCDOI), desde el 2013, NYCHA no realizó pruebas obligatorias de contaminación de plomo en sus apartamentos, pero envió documentos falsos al Departamento de Viviendas y Desarrollo Urbano de los Estados Unidos (HUD) indicando que todas las pruebas requeridas se habían completado y que la Autoridad de Viviendas estaba bajo el cumplimiento de la ley federal poniendo en riesgo la salud de miles de residentes.

Informes anteriores emitidos por NYCDOI encontraron que NYCHA se ha descuidado en proporcionar detectores de humo y monóxido de carbono a los residentes, y no haber dado mantenimiento adecuadamente a los ascensores, ni haber logrado evitar que delincuentes convictos vivan en sus edificios. Los proyectos de vivienda de NYCHA son el hogar de algunas de nuestros residentes más vulnerables, y ellos merecen vivir en un lugar seguro, libre del temor a la delincuencia.

Las condiciones, en la que están viviendo los aproximadamente 400,000 residentes de los edificios de la Autoridad de Vivienda Pública de la Ciudad de Nueva York, son inhumanas y preocupantes. Y los actuales administradores han mostrado incompetencia en garantizar viviendas dignas y en tomar decisiones permanentes para resolver los problemas que agobian sus residentes y las condiciones infrahumanas de muchos de sus apartamentos y alrededores.

La negligencia de NYCHA es palpable en los espacios comunes de los edificios y sus alrededores. Espacios que juegan un papel fundamental en el diario vivir de sus inquilinos, especialmente en las vidas de los niños y los ancianos y requiere atención inmediata.

La situación es crítica y ha quedado muy claro que NYCHA le ha fallado a cientos de miles de neoyorquinos.

¿Hasta cuándo?  ¡Basta ya!

Es tiempo de intervenir, es tiempo de designar un supervisor para monitorear la Autoridad de Viviendas de la Ciudad de Nueva York. Un interventor designado por el Estado sería la única forma creíble de proporcionar seguridad y bienestar a los residentes de las viviendas públicas de nuestra ciudad.

-Rubén Díaz Jr. es el presidente del condado de El Bronx

Suscríbete para recibir nuestro boletín de noticias gratuito en tu email.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Diario

image beaconimage beaconimage beacon