Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

No rotundo a los cambios al reglamento de la “Carga pública”

logotipo de El Diario El Diario 11/20/2018 Corey Johnson y Steven Choi
La amenaza de los cambios a la regla de "Carga pública" ya está causando que los inmigrantes renuncien a los programas que apoyan su salud y bienestar, como el Programa de Asistencia de Nutrición Suplementaria (también conocido como "Cupones para Alimentos"). © Aurelia Ventura/La Opinion La amenaza de los cambios a la regla de "Carga pública" ya está causando que los inmigrantes renuncien a los programas que apoyan su salud y bienestar, como el Programa de Asistencia de Nutrición Suplementaria (también conocido como "Cupones para Alimentos").

Pídale a cualquier neoyorquino que describa su viaje diario. Cada uno te pintará una imagen similar: una plataforma de metro repleta de gente, vistiendo desde trajes hasta zapatillas de deporte, botas de trabajo y pelucas, y rostros de todas las razas; personas de todos los orígenes y habilidades salen para cumplir un valioso propósito en la función de nuestra gran ciudad.

Pero no siempre era así. Y tal vez nunca lo será más, si Donald Trump se sale con la suya.

El mes pasado marcó el 53 aniversario de la Ley de Inmigración y Nacionalidad de 1965. El proyecto de ley se tradujo en un sistema de inmigración altamente polémico que favorecía a los inmigrantes del norte de Europa, por un sistema basado en las necesidades económicas reales de la fuerza laboral. El proyecto asignó 170,000 visas adicionales a los trabajadores inmigrantes del hemisferio oriental, lo que reforzó la economía de los Estados Unidos. A cambio, el gobierno invirtió más en su nueva fuerza laboral de inmigrantes al poner a disposición programas de beneficios públicos para ayudarlos a tener éxito.

Hoy en día, hay 27.4 millones de inmigrantes trabajando en los Estados Unidos de casi 200 países diferentes, y constituyen el 47% de la fuerza laboral de la ciudad de Nueva York. Pero en lugar de verlos como parte integral de nuestro éxito compartido, la administración de Trump ahora quiere forzar a millones de inmigrantes de bajos ingresos a hacer una elección imposible entre mantener la capacidad de vivir y trabajar legalmente en los Estados Unidos y poner comida en la mesa para alimentar a sus familias.

El 10 de octubre de 2018, la administración propuso oficialmente un nuevo cambio a la regla de “carga pública” que penalizaría a los inmigrantes que buscan renovar una visa u obtener una tarjeta verde si usan ciertos beneficios públicos. La regla propuesta está dirigida a individuos que han inmigrado legalmente. Según un nuevo informe publicado por el Instituto de Política Fiscal, 2.1 millones de personas en el estado de Nueva York podrían verse afectadas directamente, incluyendo a 680,000 niños.

Si se promulga, nuestro propio gobierno esencialmente eliminará necesidades básicas de la fuerza laboral, empujará a las familias de Nueva York a la pobreza y debilitará el principio inculcado por la Ley de Inmigración y Nacionalidad de 50 años.

Trump afirma que la regla sería una forma de prohibir a los inmigrantes que son una “carga para los contribuyentes estadounidenses.” Pero no se equivoquen—la regla perjudicaría la economía de nuestra ciudad al aumentar las tasas de pobreza. Tal como está redactado en la actualidad, la regla señala individualmente a las personas que utilizan los beneficios relacionados con la atención médica, la vivienda y la comida. Esto podría desencadenar una crisis de salud pública en toda la ciudad, al disminuir el acceso a la atención médica, al tiempo que aumenta la pobreza, la falta de vivienda y el hambre.

Aunque la regla aún no se ha finalizado, la amenaza ya está causando que los inmigrantes renuncien a los programas que apoyan su salud y bienestar, como el Programa de Asistencia de Nutrición Suplementaria (también conocido como “Cupones para Alimentos”), vales de vivienda de la Sección 8, y Medicaid – para evitar perder su estatus legal.

Esta es una pesadilla que se avecina, pero tenemos la oportunidad de detenerla.

La regla propuesta se encuentra publicada en el Registro Federal y está abierta a comentarios del público hasta el lunes 10 de diciembre de 2018. Cualquier persona puede enviar un comentario para expresar sus inquietudes y oponerse a la regla.Esta es una oportunidad para que los neoyorquinos participen en un compromiso cívico significativo, al elevar nuestras voces individuales para construir un poder colectivo contra una política inhumana y para decirle a la Administración de Trump que lo que ha sido bueno para Nueva York seguirá siendo bueno para Estados Unidos.

Nuestras familias dependen de ello.

-Corey Johnson es el presidente del Concejo Municipal y Steven Choi es el director ejecutivo de la New York Immigration Coalition (NYIC), Steven Choi.

Suscríbete para recibir nuestro boletín de noticias gratuito en tu email.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Diario

image beaconimage beaconimage beacon