Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El 'autocontrol' es clave para perder peso

logotipo de Hola Doctor Hola Doctor 10/23/2018 HealthDay/HolaDoctor
El 'autocontrol' es clave para perder peso © HolaDoctor El 'autocontrol' es clave para perder peso

Un terapeuta conductual podría ser igual de importante que una dieta de calorías reducidas para las personas que deseen perder peso, plantean unos investigadores.

Unos escáneres cerebrales revelan que las personas que hacen un mejor trabajo al perder peso muestran una mayor actividad en regiones del cerebro asociadas con el autocontrol, informa un nuevo estudio de tamaño reducido.

Enseñar a las personas a activar los centros de autocontrol del cerebro podría ser un factor clave para perder peso y evitar recuperarlo, dijo el investigador sénior, el Dr. Alain Dagher, neurólogo en el Instituto Neurológico de Montreal de la Universidad de McGill, en Canadá.

"Una buena analogía con esto es fumar", dijo. "El hábito de fumar cigarrillos se ha vencido en gran medida en el mundo occidental mediante una combinación de estrategias, algunas de las cuales se dirigen al autocontrol".

Hacer dieta es una batalla entre dos regiones distintas del cerebro, señaló Dagher.

Perder peso hace que el cuerpo señale que hay un déficit de energía, lo que activa una región del cerebro asociada con la motivación y el deseo, dijo. Esa región, la corteza prefrontal ventromedial, fomenta las punzadas de hambre como respuesta.

Pero hay una fuerza que la contrarresta, otra sección del cerebro que promueve el autocontrol, llamada corteza prefrontal lateral.

"Es una batalla, y realizamos imágenes cerebrales de esa batalla entre el deseo de perder peso y el deseo de comer comida sabrosa", dijo Dagher.

En el estudio, Dagher y sus colaboradores realizaron escáneres cerebrales de 24 personas inscritas en una dieta de 1,200 calorías al día en una clínica para perder peso. Un escáner cerebral se realizó antes de iniciar la dieta, otro un mes tras comenzarla, y un tercero a los tres meses.

"Les mostramos fotografías de comidas apetitosas, y medimos la respuesta cerebral a dichas fotografías", lo que naturalmente desencadenó la región de motivación del cerebro, apuntó Dagher.

Las personas que perdieron la mayor cantidad de peso también mostraron una mayor actividad en regiones del cerebro que fomentan el autocontrol, al suprimir las señales de hambre de los centros de motivación, apuntaron los investigadores.

Según el Dr. Jeffrey Zigman, endocrinólogo en el Centro Médico del Suroeste de la UT, en Dallas, "las personas que lograron una mayor pérdida de peso tenían una mayor activación en regiones cerebrales implicadas en la autorregulación, lo que podría sugerir que son más capaces de ejercer autocontrol sobre su ingesta de comida".

Además, dijo Zigman, "parecía indicar que en las personas que recuperaron peso más adelante, esas áreas del cerebro no eran igual de activas. Sí sugiere que la capacidad de una persona de activar esas áreas del cerebro implicadas en el control cognitivo o la autorregulación mejoró el poder lograr una mayor pérdida de peso".

Dagher anotó que no es tan simple como decir que algunas personas están mejor programadas para mantener un peso saludable, dado que muchos factores pueden influir en la forma en que funcionan los centros de autocontrol.

Por ejemplo, el estrés tiende a provocar que los sistemas de autocontrol de una persona fracasen, señaló Dagher.

"Es posible que las personas que tuvieron menos éxito estuvieran más estresadas. Eventos vitales hicieron que para ellos fuera difícil activar esas regiones del cerebro", dijo.

Los planes efectivos para perder peso deben incluir tratamientos que fomenten el autocontrol, por ejemplo la terapia cognitivo conductual, sugirió Dagher.

Los fumadores utilizan terapia cognitivo conductual para crear estrategias que eviten las ansias de fumar un cigarrillo. Se podría hacer lo mismo con las personas que estén a dieta, explicó.

"Las personas indicarán que tienden a comer en exceso en una determinada situación. Se entrena a las personas a comprender eso, y a activar un sistema de respuesta automático", dijo Dagher. "Sé que cuando estoy estresado como comida basura, así que tendré otro plan. Siempre que esté estresado y tenga ansias de comer comida basura, mejor comeré un refrigerio saludable. En realidad se puede entrenar a las personas para que activen eso planes de forma automática".

Una combinación de ese tipo de terapia con medicamentos que controlen las hormonas del hambre sería incluso mejor, añadió Dagher.

Pero Zigman advirtió que para las personas que quieran hacer una dieta podría ser difícil encontrar un terapeuta cognitivo conductual que les ayude a perder peso.

"Es lamentable, pero con frecuencia esos tipos de terapia no están fácilmente disponibles para la gente", dijo Zigman. "Realizar ese tipo de cambio es muy difícil, pero esto sugiere que quizá valga la pena que las personas intenten buscar esos tipos de tratamientos conductuales".

El estudio aparece en la edición en línea del 18 de octubre de la revista Cell Metabolism.

Más información

La Asociación Americana de Psicología (American Psychological Association) ofrece más información sobre la terapia cognitivo conductual.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Hola Doctor

image beaconimage beaconimage beacon