Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las palabras más difíciles de pronunciar en inglés para los que no lo hablan

logotipo de El Confidencial El Confidencial 1/11/2017 Héctor G. Barnés

Hemos aprendido el vocabulario esencial, controlamos al dedillo la gramática, nos manejamos con la sintaxis como un cocinero de élite con sus utensilios y de repente nos encontramos con lo más difícil: la pronunciación, el gran hándicap de todos los españoles que pretenden aprender un nuevo idioma. Como explicábamos recientemente, es lo más difícil a la hora de desenvolverse en inglés, especialmente por las diferencias que existen entre las variantes del inglés británico y el americano.

No todas las palabras son igual de difíciles de pronunciar, claro está. Ya publicamos en su día un artículo con aquellos términos que a los propios angloparlantes les costaba decir en voz alta correctamente, obtenidas de un largo hilo de 'Reddit' que nos mostraba que en todas partes (Derbyshire o Móstoles) cuecen habas... No hay que pensar demasiado para entender por qué términos como “apohthegm” (“apotegma”) o “Featherstonhaugh” resultan complicados de pronunciar incluso para aquellos que se han criado con el diccionario Oxford en la mano.

En esta ocasión, no obstante, vamos a referirnos a aquellos términos que presentan más dificultades para los no angloparlantes, ya que resumen algunas de las dificultades más habituales a la hora de emplear el idioma inglés. Han sido recogidos por 'Reader's Digest' y, en algunos casos, coinciden con aquellas palabras que resultan complicadas a los propios usuarios del idioma inglés. Es lo que ocurre con “Isthmus” y su peligroso cóctel de consonante alveolar con interdental, “Anemone” (la “cocreta” de los ingleses) y “Worcestershire” (no hace falta presentación), que puede consultar en el artículo enlazado justo arriba.

Pero ¿qué otros términos nos resultan particularmente complicados a la hora de manejar el idioma inglés?

Mischievous

© Proporcionado por El Confidencial

Hay algo que la mayor parte de estas palabras tienen en común: combinar excepciones de pronunciación que confunden a los hablantes. En este caso, los ingleses suelen pronunciar la palabra correctamente, pero da algún quebradero de cabeza que otro a los americanos. Ello se debe a que, por lo general, los primeros pronuncian “mis-CHEEVE-ee-us”, con acento en “chie” y una división de cuatro sílabas, cuando la pronunciación correcta sería algo más parecido a “MIS-chiv-us”, con tres sílabas.

Esta palabra, que podría traducirse como “travieso” o “pillo”, proviene del francés anglonormando 'meschevous', como señala el diccionario de Oxford. De ahí que, desconociendo este origen, los estadounidenses pronuncien la palabra de manera incorrecta. La grafía fonética de esta palabra es, exactamente, /ˈmɪstʃɪvəs/

Draught

© Proporcionado por El Confidencial

¡Oh, dios mío, sopa de consonantes y vocales! El artículo recuerda que esta palabra presenta una irregularidad doble. Por una parte, la unión de las vocales “a” y “u”, y por otra, el triple combo “g”, “h” y “t”. Todos aquellos que estén aprendiendo inglés seguramente pronuncien la palabra como les han enseñado y de su boca salga algo así como “drot”, pero en realidad, se trata de “draft” (/drɑːft/). Lo sentimos: es uno de esos casos en los que hay que conocer la excepción para pronunciarla correctamente. Proviene del nórdico 'dráttr' y su significado más común es el de una bebida alcohólica que se escancia desde un barril. Como una cañita o una jarra de un litro de birra.

Quinoa

© Proporcionado por El Confidencial

El superalimento de moda resulta terriblemente fácil de pronunciar en español y, en apariencia, tremendamente difícil de decir en inglés, quizá porque presenta dos de las combinaciones de vocales más difíciles de desentrañar. Nada menos que “ui” y “oa”. En este caso, tenemos mucho terreno ganado a nuestros hipotéticos competidores de otros países, ya que el español se encuentra en el linaje de dicho término.

“Quinoa” era el nombre que los españoles le daban a la 'kinua' o 'kinoa' del quechua, la lengua originaria de los Andes que se utilizaba en regiones de lo que hoy en día son Perú, Bolivia, Chile, Argentina, Ecuador y Colombia. Eso quiere decir que si pronunciamos en inglés “quinoa” como “quinoa”, lo estaremos haciendo bien. También podemos tirarnos el pisto y poner un poco de acento, en cuyo caso haremos bien pronunciando con la boca ladeada y mirada interesante “KEEN-wah”, “ken-WAH” o incluso “KEN-o-ah”. Siendo rigurosos, la fonética de la palabra es /ˈkiːnwɑː/

Onomatopoeia

© Proporcionado por El Confidencial

Hasta cierto punto, un ejemplo muy similar al del caso anterior, en el cual podemos llegar a la pronunciación en inglés a través de la manera en que decimos la palabra en castellano. Con una sustancial diferencia: nuestro “peya” debe sustituirse en inglés por algo parecido a “PEE-a” (regla mnemotécnica: acuérdese de “pis” en inglés). Repita conmigo: “on-o-mot-o-PEE-A”.

Su origen se encuentra en las lenguas clásicas (latín y griego), que utilizaban el término “onomatopoeia” para referirse a las palabras que se forman por imitación del sonido de aquello que designan. Ya saben: “quiquiriquí”, “oink”, “cuac” y otros ruiditos del mundo animal. Si quiere quedar de perlas ante sus amigos (o intentar invocar al altísimo Cthulhu), recuerde que su escritura fonética es /ˌɒnə(ʊ)matəˈpiːə/

Scissors

© Proporcionado por El Confidencial

Fácil para los angloparlantes, difícil para aquellos que utilizan otros idiomas. ¿Por qué? Probablemente por esa combinación de “sc” que en muchos idiomas, como el nuestro, no existe y que, por lo tanto, nos lleva a elucubrar y a equivocarnos. Es relativamente habitual que pronunciemos esta palabra “SKIss-ors”, pensando que la “c” suena como “k”. En realidad, debería sonar algo así como “sizzors” (amigos puristas, aquí tenéis vuestra versión: /ˈsɪzəz/)

Es posible que uno también pueda confundirse a la hora de escribir el plural, pero debemos recordar que significa “tijeras” y que funciona de una manera semejante a dicha palabra en castellano. Ello quiere decir que, aunque se trate de un único instrumento, es un sustantivo plural. ¡Así que nada de 'scissorses' u otras excentricidades lingüísticas!

Que no se trabe la lengua ni se te atraganten las palabras. (iStock) © Externa Que no se trabe la lengua ni se te atraganten las palabras. (iStock)
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon