Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Top Stories Salud US

Lo que debes saber de la fisiología deportiva

logotipo de El Diario El Diario 9/19/2018
© Proporcionado por Impremedia LLC

Quizá pocos tengan presenta la relevancia e importancia de la fisiología del ejercicio deportivo en el desarrollo de la vida de cada ser humano. Empezando por el hecho de que el ejercicio forma parte de una respuesta fisiológica.

La fisiología del ejercicio deportivo es una metodología o doctrina que se encarga de estudiar la adaptación aguda y crónica de un mayor consumo de oxígeno.

En este sentido, es necesario que tengamos en cuenta la cantidad energía que consumimos y, por consecuente, la cantidad de oxígeno que entra a nuestros pulmones.

photo-1517498559795-28a423c31125 © Proporcionado por Impremedia LLC photo-1517498559795-28a423c31125

A lo largo del tiempo, diversos estudiosos han llevado a cabo muestras y análisis de la alta capacidad que cuenta el ser humano al momento de quemar energía durante muchas horas de actividad física.

Por citar uno de los ejemplos más utilizados en la historia: un ciclista se desplaza a una velocidad de 26.4 km/h, recorre 8,204 km, durante 50 días consecutivos, en total hay un gasto de 1,145 MJ con una potencia de 182.5 W.

Este ejemplo expone que el músculo esquelético quema 90 mg de glucosa cada minuto transcurrido de actividad continua, generando así 24 W de energía mecánica y el músculo tiene una eficiencia promedio de 22-26%.

Aspectos considerables de la fisiología deportiva

photo-1527933053326-89d1746b76b9 © Proporcionado por Impremedia LLC photo-1527933053326-89d1746b76b9

En primera instancia, se concibe la cantidad de cambios metabólicos generados en el ser humano promedio al momento de gastar energía y consumir mayor oxígeno.

Entendemos pues que la energía necesaria para realizar actividades de corta y alta intensidad se deriva de fuentes anaeróbicas dentro del citosol de las células musculares, lo cual vendría siendo opuesto a la respiración aeróbica.

En este sentido, la respiración aeróbica se diferencia de la anaeróbica dado que la primera utiliza oxígeno, mediante un proceso sostenible y que además ocurre de manera totalmente natural en la mitocondria.

Por otra parte, resulta imprescindible considerar el lugar que toma el oxígeno durante el ejercicio físico, el cual está dictado por la cantidad de sangre distribuida por el corazón.

Dicho esto, aunque el gasto cardiaco esté pensado como un factor limitante en la relación física de los individuos, la habilidad del pulmón para oxigenar la sangre también tiene que ser considerada durante cada actividad física.

Asimismo, el ejercicio prolongado e intensivo ocasiona desecho metabólico de calor, siendo removido por la termorregulación del sudor. Hecho que separa la actividad diaria de un oficinista a un corredor profesional de maratón.

Cualquier actividad física o ejercicio físico cuyo tiempo de duración sea extenso, generará mayor deshidratación, consumo de oxígeno y cambios metabólicos, aspectos claves para el estudio de la fisiología deportiva.

Más noticias en MSN:

20 ejercicios para los que no tienen tiempo (Fuente: Espresso)

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Diario

image beaconimage beaconimage beacon