Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Seguros dentales que salvarán tu sonrisa

logotipo de El Diario El Diario 5/16/2017
© Shutterstock

Para muchas personas, desembolsar el dinero para tratar un dolor de dientes puede ser tan doloroso como el diente mismo. Eso se debe a que cerca del 40% de los estadounidenses no tienen un seguro dental, y la mayoría de las personas que lo tienen pierden la cobertura una vez que se jubilan.

Pero ignorar los problemas dentales u omitir el cuidado preventivo puede hacerte daño. Por ejemplo, algunos estudios sugieren que las infecciones crónicas de las encías están asociadas con un mayor riesgo de sufrir ataques cardíacos.

Nuestros expertos dicen que puedes seguir estos pasos para mantener tu salud bucal sin que arruines tu presupuesto.

Estrategias para ahorrar en el cuidado dental

1. Si es posible, consigue un seguro dental a través del lugar donde trabajas. Según Evelyn Ireland, directora ejecutiva de la Asociación Nacional de Planes Dentales, la mayoría de los empleadores que ofrecen seguros dentales pagan la mitad o más del costo de las primas, y la mayoría de los planes tienen cobertura total para exámenes, radiografías y limpiezas; cubren el 80% de los procedimientos básicos como tapaduras y el 50% de trabajos más costosos como las coronas. Espera que el deducible anual sea de $50 a $100 y ten en cuenta que el máximo anual que muchas aseguradoras pagan suele ser de $1,000 a $1,500.

2. Considera planes dentales de ahorro. ¿No tienes seguro a través de tu trabajo? Las personas que participan en estos programas parecidos a los clubes de compras (buying-club-like programs ) pagan un monto anual de $80 a $200 para tener acceso a una red amplia de dentistas (participa el 60% de los dentistas a nivel nacional) que ofrecen descuentos hasta de 50% para los miembros del programa.

3. Revisa si un plan dental HMO te podría funcionar. Las organizaciones para el mantenimiento de la salud dental o DHMO, que con frecuencia están disponibles en grandes áreas urbanas, cobran entre $200 y $300 por persona al año. Por ese precio, los participantes reciben limpiezas y exámenes dos veces al año, y luego pagan entre unos cuantos dólares hasta algunos cientos de dólares por servicios como tapaduras, endodoncias y coronas. Participan alrededor del 20% de los dentistas a nivel nacional. Busca planes dentales HMO marcando la casilla “DHMO” y luego tu estado.

4. Considera obtener cobertura de ACA. Si obtienes un seguro médico a través de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo precio, ten en cuenta que algunos planes ACA incluyen cobertura dental. En otros casos, también puedes comprar un seguro dental opcional a través de dicha Ley. No se sabe con certeza qué estará disponible durante el período de inscripción abierta de 2018, pero al menos puedes tener una idea de qué planes ofrecen cobertura dental actualmente.

5. Verifica los beneficios para veteranos. Si tienes una discapacidad relacionada con el servicio militar, podrías ser elegible para que el Departamento de Asuntos para Veteranos te proporcione cuidado dental integral gratis. Otros veteranos pueden comprar un seguro dental completo a bajo precio.

6. Busca ofertas. Investiga los precios locales de procedimientos dentales en Fair Health Consumer y Healthcare Bluebook, y luego pídele un descuento a tu dentista. En nuestra encuesta de 2012, los lectores de Consumer Reports que solicitaron rebajas con frecuencia las obtuvieron.

7. Crea un fondo dental para emergencias y trata de que aumente con regularidad. “Las cosas impredecibles suceden y tienes que tener forma de pagarlas”, dice Julia Hallisy, D.D.S., presidente de la institución no lucrativa Coalición de pacientes empoderados en San Francisco. “Podrías morder la semilla de un durazno y quebrarte un diente”.

8. Verifica los centros médicos comunitarios. Algunos ofrecen cuidado dental a bajo costo, pero podrían tener servicios limitados y, posiblemente, listas de espera. Llama al departamento de salud local o a la asociación dental estatal, o visita Tooth Wisdom  para encontrar esos centros.

9. Prueba las facultades universitarias de odontología. Te atenderán estudiantes bajo supervisión y te podrían cobrar de 30% a 40% menos de lo que pagarías en un consultorio dental privado. “La calidad de la atención es excelente”, dice Judith Jones, D.D.S., profesora de odontología en la Universidad de Boston y vocera de la Asociación Dental Estadounidense. Busca las facultades de odontología (dental schools here).

10. Ayuda a tus dientes a que duren más tiempo. Cepíllate durante 2 minutos completos (la mayoría de nosotros paramos luego de 30 segundos) dos veces al día con un cepillo de cerdas suaves o con uno eléctrico y límpiate con hilo dental antes de acostarte. Toma bebidas saludables para los dientes, incluyendo agua. (Las sodas y las bebidas con limón y lima pueden erosionar el esmalte y debilitar los dientes). Aumenta la producción de saliva, la que te ayuda a proteger los dientes, con caramelos o goma de mascar sin azúcar. Evita las bebidas y los alimentos azucarados. Haz una cita con un dentista una vez al año y con más frecuencia si tienes alguna enfermedad periodontal o todavía tienes caries.

Seguros dentales con beneficios insignificantes

• Medicare. Medicare  tiene poca cobertura para el cuidado dental (excepto para servicios hospitalarios como reconstrucciones de mandíbula después de un accidente). Los planes Medigap, es decir, el seguro privado complementario, por lo general no ofrecen seguros dentales. La cobertura de Medicaid c es bastante limitada para los adultos, pero un poco mejor para los niños.

• Seguros dentales que compras por tu cuenta. Solo el 4% de los estadounidenses compra seguros dentales privados. “Los seguros te hacen sentir protegido, pero con frecuencia hay períodos de espera hasta de un año antes de que puedas calificar para trabajos como tratamientos de endodoncia y coronas”, dice Hallisy. “Algunos planes excluyen estos servicios por completo”.

Y con frecuencia estos planes no son económicos. Un plan típico, como un seguro dental “Plan B” PPO de AARP, tiene un costo inicial de $474 anuales por persona. Tiene un deducible anual de $100 y un máximo anual de $1,000 y tú pagas parte del costo de todos los servicios y procedimientos. Así que gastarías al menos $574 antes de obtener algún beneficio.

Suscríbete para recibir nuestro boletín de noticias gratuito en tu email.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Diario

image beaconimage beaconimage beacon