Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Top Stories Salud US

¿Qué está ocurriendo con la vitamina D?

logotipo de Women's Health Women's Health 9/12/2017 Patricia Cantalejo
© Motorpress Rodale

Se acaba el verano y… ¿se nos olvida tomar el sol? En los últimos meses varios estudios alertan sobre el déficit cada vez más generalizado de falta de vitamina D: se estima que el 50% de la población está en riesgo por una carencia estable. Ya hay quien advierte que debemos reaprender a broncearnos: no por estética, sino por salud.

La principal fuente de vitamina D es la exposición a los rayos del sol. Con esto no quiere decir que te pongas como loca a tomar el sol sin ninguna protección para tu piel. Al contrario. Lo que debes ser es más constante.

Por si no lo sabías, cada día se consume aproximadamente el 50% de las reservas que tenemos de vitamina D. No puedes pasar el resto del invierno con actividades sedentarias sin salir al aire libre: se recomienda la exposición al sol diaria entre 30 y 45 minutos (no hace falta que sea a las horas centrales del día). Además, cuanto más mayores somos, nuestra piel es menos “eficaz” a la hora de absorber vitamina D.

Hay muy pocos alimentos que tengan la suficiente vitamina D (ni los que venden como “fortificados”). Se encuentra en pequeñas cantidades en alimentos como pescados grasos, huevos, hígado de vaca y champiñones.

Además, y aquí está otro gran problema, la vitamina D es liposoluble: se almacena en tejidos adiposos del cuerpo y en el hígado y necesita grasa para hacer su actividad. La “grasafobia” o miedo a las grasas, como ya denominan algunos expertos, lleva a parte de la población a huir erróneamente de alimentos necesarios para el buen funcionamiento del organismo.

El sobrepeso también puede provocar una peor absorción de la vitamina D, al igual que el consumo excesivo de alcohol o de algunos medicamentos.

La vitamina D previene de enfermedades óseas como la osteoporosis, ya que es necesaria para la correcta absorción del calcio y del fósforo, pero también se ha descubierto que es una gran reguladora de la inmunidad y está relacionada directamente con infecciones virales.

Lo mejor de MSN



Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Women's Health

image beaconimage beaconimage beacon