Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El lado paterno de Chris Cornell que nadie conocía

logotipo de Life & Style Life & Style 19-05-2017 Juan Carlos Villanueva
Y su hija Toni © Getty Y su hija Toni

Chris estaba sentado en la sala de la habitación de un hotel de lujo en Sunset Boulevard, en West Hollywood. En sus manos sostenía el biberón de Christopher, su hijo que en ese entonces tenía 1 año y escasos meses de edad. A un lado –en el sillón– estaba la pañalera. Aquello no era precisamente una escena que pudiera imaginarse de un sobreviviente del grunge, sino era Chris Cornell tratando de ser padre. “Tengo que hacer de todo, ahora me tocó ser la niñera”, me decía esbozando una sonrisa mientras me estrechaba la mano. Era 2007, Chris estaba listo para charlar sobre Carry On, su segundo disco en solitario.

Entre pregunta y respuesta, Chris vigilaba a su hijo que apenas podía caminar. Aunque estaba su representante y gente de la disquera en la habitación, él se mantenía atento al pequeño. Incluso, irrumpía la charla con un “Christopher, ven acá, deja eso”. Así transcurrieron unos 20 minutos mientras platicaba con un tipo lánguido, larguchón –unos 1.88m de altura– bastante serio, incluso un tanto escueto en su conversación. No se salía del guión, pensaba. Por más que intentara sacudirlo con alguna pregunta, hablando de sus debilidades, de sus conflictos con Soundgarden, de lo miserable que pudo haber sido su vida en algún momento cuando de adolescente tuvo adicciones, él se mantenía impávido y sujeto al guión de “la promoción perfecta”.

Chris Cornell © Shutterstock Chris Cornell

“Ven acá, pequeña criatura malévola”, le decía con cariño a su hijo y así lo llevó a su regazo. Durante las últimas preguntas, Chris cargó a su hijo y mientras malavareaba en las respuestas, sacó un pequeño carro de juguete de la pañalera y se puso a jugar con las diminutas manos de Christopher. “Ser padre me ha dado la oportunidad de hacer las cosas bien. Es un nuevo comienzo y no los quiero decepcionar [refiriéndose a su esposa Vicky, su hija Toni, que en 2007 tenía 2 años y el pequeño Christopher]”.

Chris llevaba jeans de mezclilla rotos, unos tenis Converse y una playera blanca. Bastante afectuoso con su hijo, demasiado serio en su conversación y suficientemente esquivo para no comprometerse en sus respuestas. Al terminar la plática, recogí la grabadora y Chris –con niño en brazos– me extendió la mano para despedirse. En aquel 2007, hace 10 años, pensé que había sido una charla bastante común, incluso gris, pero hoy, tras el desenlace trágico, ya sin Chris Cornell en este planeta, tengo la certeza que tuve una de mis mejores entrevistas, no con el rockstar que representaba Chris Cornell, sino con el humano, el padre de familia, el hombre que trataba de agazaparse a la esperanza de un pequeño de un año y meses de edad... ahora sé que estuve con Christopher John Boyle. ¡Buen viaje!

Aquí un video de Chris cantando con su hija Toni:

Celebridades que se parecen a sus padres famosos

Celebridades que se parecen a sus padres famosos


Más de Life & Style

image beaconimage beaconimage beacon