Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La exmujer de Vanilla Ice le exige que corra con los gastos de la reparación de su casa

logotipo de Bang ShowbizBang Showbiz 12-09-2018 bangshowbiz.com
© Proporcionado por Bang Showbiz

Además de los aspectos más comunes que han de abordarse en cualquier proceso de divorcio ligado a la industria del entretenimiento, el enfrentamiento legal en el que se encuentran inmersos el rapero Vanilla Ice y su exmujer Laura Van Winkle desde 2016, cuando se separaron oficialmente tras 16 años de convivencia, contiene ahora un nuevo elemento de disputa que gira en torno a la mansión de Florida que solían compartir junto a sus hijos Dusti (20) y KeeLee (18).

Según el portal de noticias TMZ, Laura habría vuelto a echar mano de sus abogados para solicitar al juez que estudia el caso que obligue a su exmarido a correr con los elevados costes de la reparación integral a la que ha de someterse la vivienda, unas obras "imprescindibles" que habrían sido ordenadas por un organismo público ligado a las autoridades locales.

De acuerdo con la versión de los hechos ofrecida por sus representantes legales, al intérprete le correspondería abonar el importe total por estos trabajos debido a que sus ingresos anuales se situarían por encima de los 800.000 dólares gracias, entre otras cosas, a su participación en varios conciertos y festivales con los que rentabilizar la nostalgia existente por la escena musical de los noventa.

Sin embargo, el controvertido intérprete de 50 años, quien fue arrestado en 2008 tras haber agredido físicamente a su entonces esposa, habría logrado sortear los numerosos avisos que supuestamente le han estado llegando estos meses para que acometiera dichas reformas alegando que la propiedad ya no le pertenece a él sino a la propia Laura, quien ciertamente sigue residiendo allí. Los letrados de esta, por otro lado, insisten en que ambos siguen siendo legalmente los propietarios de la imponente vivienda y que la privilegiada posición económica de la que disfruta el artista debería llevarle a asumir tal responsabilidad.

image beaconimage beaconimage beacon