Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Cuando Lady Di se burlaba de Camilla Parker Bowles… por su higiene

logotipo de Vanidades Vanidades 08-11-2018
© Proporcionado por Editorial Televisa S.A. de C.V.

La princesa Diana y Camilla Parker Bowles eran dos mujeres completamente opuestas a las que solamente las unía algo: el hombre que ambas amaban, el príncipe Carlos.

Recordemos que en 1995, mientras Lady Di todavía estaba casada con el futuro rey de Inglaterra, hizo una revelación explosiva en una entrevista que le dio a Martin Bashir para la BBC: “Éramos tres en este matrimonio, estaba un poco lleno de gente".

Diana, la “princesa de corazones” como muchos la llamaban de cariño, lucía siempre impecable, lo que contrastaba completamente con el estilo “al aire libre” de Camilla, quien creció en el campo de Sussex, y tuvo una infancia libre y bucólica durante la cual desarrolló una pasión por la jardinería, los días a caballo y un amor incondicional por los Jack Russell Terriers.

Esta vida al aire libre y cerca de la naturaleza dejó poco espacio para preocuparse por la belleza mundana. Según la revista Gala, Diana “la calificaba como fea, vieja, gorda y sucia, incluso, muy sucia. No podía soportar las uñas de Camilla, dañadas por la equitación y ennegrecidas por la jardinería, o por su cabello, que consideraba grasiento y mal cortado. También centraba su atención en las desgastadas botas de goma de “la Parker Bowles” y sus aburridas faldas de tweed… “, según publica Elle Francia.

  La princesa Diana y Camilla durante una competencia de polo en la que el príncipe Carlos participó, en 1980. (Foto: Getty Images) © Proporcionado por Editorial Televisa S.A. de C.V. La princesa Diana y Camilla durante una competencia de polo en la que el príncipe Carlos participó, en 1980. (Foto: Getty Images)
El renacimiento de Camilla

Este retrato poco halagador fue corroborado por una amiga cercana de Camilla y retomado por algunos medios británicos, como The Independent y The Guardian. Esta jinete excepcional puede ser “feliz de saltar de su caballo y ponerse un vestido de noche para una cena sin la intención de siquiera ducharse”.

Jilly Cooper, autora inglesa y exvecina de la hoy duquesa de Cornwall, también dijo su versión: “Ella puede almorzar contigo sin maquillaje y con un esmalte de uñas escamoso”.

Todos, sin embargo, destacan su carisma, su confianza y su humor.

Tan pronto como su romance con el príncipe Carlos se hizo oficial, Camilla, quien era la mujer más odiada de Inglaterra, se encargaron de mejorar su imagen. Para esto se armó con un equipo de profesionales quienes trabajaron activamente para transformarla en una futura duquesa de Cornwall.

Hugh Green modernizó y disciplinó su peinado, Jo Hansford corrigió su color para hacerlo más brillante y Julia Biddlecombe trabajó para suavizar su tez, marcada por muchos años de fumar. El cambio asombró a la asamblea el día del anuncio de su compromiso con el príncipe Carlos.

Natural hasta el final, Camilla cree que un simple frasco de crema hidratante hace el trabajo en contra la cirugía estética. 

Más en MSN:

El álbum familiar de Lady Di

 

Más de Vanidades

image beaconimage beaconimage beacon