Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Cómo superar el estrés de una mudanza en pareja

logotipo de Bekia Bekia 26-02-2018 María Isabel Baena González

La convivencia entre la pareja puede ser una de las principales causas de discusiones en la pareja, y más durante los primeros meses si es la primera vez que conviven juntos © Proporcionado por Bekia La convivencia entre la pareja puede ser una de las principales causas de discusiones en la pareja, y más durante los primeros meses si es la primera vez que conviven juntos
Cualquier persona que haya vivido una mudanza, sabe perfectamente que no hay nada más estresante. Llegar al nuevo piso, adaptarse a todo lo nuevo que este conlleva, comprar los muebles, encargarse de todo lo relacionado con la decoración... ¡Es una auténtica locura! Sobe todo si te mudas con tu pareja, y es la primera vez que convives con él o ella; porque si de por sí la convivencia puede llegar a ser complicada, imaginad si hay una mudanza de por medio.

Dar un paso así implica un gran cambio. Podría ser el principio a la hora de formar una familia (ya sea con niños, con mascotas, o única y exclusivamente con tu pareja). Y aunque sea un cambio para bien, esto siempre suele conllevar una presión tanto externa como interna a la que puede resultar difícil hacer frente. ¡Porque hay demasiadas cosas en las que pensar!

Pero no te preocupes, porque no es el fin del mundo, ni mucho menos. ¡Es el principio de una nueva aventura! Una mudanza requiere, sobre todo, paciencia, así que ármate de ella y continúa leyendo.

1. Piensa que ahora no estás solo

Lo primero que debes plantearte a la hora de hacer una mudanza es que ya no vas a estar solo, sino que vas a convivir con otra persona, con tu pareja, con la que has elegido que querías pasar el resto de tus días (o, al menos, unos cuantos de ellos). Tu nuevo piso no será únicamente tuyo, sino que debería ser el lugar perfecto para formar una familia. Da igual que tu familia esté formada únicamente por tu pareja y tú, o por vosotros y una mascota, o por vosotros y algunos hijos: sigue siendo una familia a fin de cuentas.

Una nueva convivencia en pareja significa en parte una nueva vida en común, que, en el caso de que sea exitosa, puede derivar en una familia © Proporcionado por Bekia Una nueva convivencia en pareja significa en parte una nueva vida en común, que, en el caso de que sea exitosa, puede derivar en una familia

Es por eso que debes tener en cuenta que, por frustrante que pueda ser la mudanza, lo mejor es que no pierdas los estribos. Porque el hecho de que tú te pongas nervioso hará que tu pareja también se ponga nerviosa, ¡y eso haría que la situación fuera mucho peor! Así que debes tener paciencia por ti y por tu nueva familia.

2. Elige una decoración adecuada

Lo más importante de tu nuevo piso es que debe tener una decoración que se adecue perfectamente a toda la familia; elige los muebles en consenso, y siempre buscando lo mejor tanto para ti como para tu pareja. Si tenéis intención de tener hijos en algún momento, no lo olvides a la hora de amueblar, puesto que es fundamental que reservéis una habitación (o dos) para los futuros niños.

Lo mismo sucede con las mascotas: si tienes alguna, o tienes intención de adoptar cualquier compañero, no debes olvidar que el piso debe adaptarse a sus necesidades también. Si tienes un gato, por ejemplo, piensa que habrá muebles que acabe arañando si no le proporcionas un rascador en condiciones, con lo cual tendrás que incluir uno en la lista.

3. Haz de tu piso algo acogedor

A la hora de elegir los muebles y la decoración, no debes olvidar que va a ser tu hogar. Cuanto más acogedor lo hagas, mejor será la convivencia, y más tranquila estará tu familia.

Es importante que ambos estéis cómodos en el piso en el que vais a vivir a fin de hacer más cómoda y relajada la convivencia © Proporcionado por Bekia Es importante que ambos estéis cómodos en el piso en el que vais a vivir a fin de hacer más cómoda y relajada la convivencia

Que sea acogedor no implica que tengas que gastar mucho dinero en un primer momento, ni que tengas que decorar todo a la perfección desde el primer día. Es más, ¡ahorrar es algo muy importante de lo que hablaremos a continuación! Hacer tu decoración lo más acogedora posible va más bien con el hecho de que procures que esté en concordancia toda ella, que no haya elementos que desentonen, y que encajen tanto con tu personalidad como con la de tu pareja. Recuerda que sois dos y, como tal, la convivencia debe llevarse a todos los ámbitos.

4. Las mudanzas son agotadoras... ¡Descansa!

Las mudanzas son agotadoras, puedes acabar extenuado al máximo y deseando dormir doce horas seguidas. Permítetelo, porque solo así serás capaz de rendir al día siguiente y de disfrutar de todo el proceso. Porque sí, es estresante, requiere trabajo... ¡Pero también es muy bonito! A fin de cuentas, estamos hablando de convertir tu nuevo piso en un hogar para tu familia.

5. Procura ahorrar: no todo debe hacerse en dos días

Por mucho que quieras que tu piso esté perfectamente decorado, esto no sucederá en dos días. Y si empiezas a agobiarte con esto, a pensar que aún faltan cosas, que todavía no está terminado... ¡No conseguirás más que empeorarla situación! Y no es eso lo que necesitas precisamente ahora.

En un primer momento, lo único que tiene que haber en tu piso es lo fundamental, aquello sin lo que no podéis vivir ni tu pareja ni tú. Todos vuestros enseres, sábanas, toallas, utensilios de cocina... ¡Y ya está! Ya llegará el momento de ir montando estanterías nuevas, o de ir poniendo cuadros en las paredes. No hay que darse prisa, no es necesario.

6. Trata de adaptarte, y de hacer que tu pareja se adapte

Una vez que la mudanza haya concluido, comenzará el proceso de convivencia y, al principio, puede ser bastante complicado. Si venís de haber estado viviendo con vuestros padres, por ejemplo, tendréis que comenzar a asumir todas las labores domésticas, que no son pocas. Esto es algo que os podréis ahorrar si venís de estar compartiendo piso con amigos, por ejemplo, porque ya estaréis acostumbrados.

Dos de los principios que se deben mantener en la convivencia en pareja es la igualdad en las tareas domésticas y el pago de los alquileres o la hipoteca © Proporcionado por Bekia Dos de los principios que se deben mantener en la convivencia en pareja es la igualdad en las tareas domésticas y el pago de los alquileres o la hipoteca

Pero tendréis que comenzar a hablar de cómo repartir gastos, de cómo dividir las tareas, de qué debéis comprar para comer...Es algo nuevo, que no habéis hecho nunca, y que puede resultar dificultoso en un primer momento. La única alternativa es que consigas adaptarte y que tu pareja se adapte lo mejor posible.

7. Ante todo: paciencia

Es el consejo que más debes tener en cuenta:lo fundamental siempre será la paciencia. Porque solo armándote de ella serás capaz de sobrevivir a todo el estrés que una mudanza puede llegar a producir.

Piensa que todo eso tiene un fin, que será convivir con tu pareja, con la persona a la que quieres. Que tendréis un piso, que podréis comenzar a formar una familia... ¡Todo esto no es más que un proyecto a largo plazo! No perjudiques vuestra convivencia por las prisas por tener los mejores muebles, o toda la decoración perfecta, porque no merecerá la pena. Qué más da que todo esté en cajas el primer día si, en dos semanas, ¡todo estará arreglado! Ve paso a paso, puesto que no hay otra forma de avanzar.

Cómo superar el estrés de una mudanza en pareja © Bekia Cómo superar el estrés de una mudanza en pareja

Más de Bekia

image beaconimage beaconimage beacon