Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.
SIGUIENTE
La verdad de Isabel Pantoja en 13 capítulos

“Los tarahumaras se pueden iconizar como otras culturas”

Rápidos, ligeros, incansables, con habilidades extrahumanas que los llevan a ganar maratones en México y todo el mundo, los tarahumaras o rarámuris son un grupo indígena del norte del país que viven, principalmente, marginados en la sierra del Estado de Chihuahua donde su entrenamiento diario es muy diferente al de un maratonista tradicional: usan huaraches (sandalias) y su dieta es a base de maíz, frijol y atole. “Yo estoy bien convencido de que los tarahumaras se pueden iconizar como otras culturas que ya se han iconizado”, dice Édgar Serrano (29 años), uno de los fundadores del estudio Lienzo y cocreador de Mulaka, el primer videojuego en el mundo que toma su historia de la mitología rarámuri o tarahumara. El chihuahuense recuerda a los ninjas y a los vikingos como ejemplos de otros grupos que han dado el salto a la cultura pop y se han reconocido a nivel internacional por sus peculiares habilidades que los hacen únicos y sobresalientes. Mulaka, que en castellano significa espiga de maíz, es un sukurúame o chamán rarámuri con habilidades para transformarse en animales, preparar pócimas explosivas y una visión que le permite ver más allá de la realidad. El protagonista del videojuego que Serrano ubica en la categoría de acción, conocida como hack and slash, tiene que salvar al mundo de una de sus inminentes destrucciones resultado de la ira de los dioses decepcionados de la humanidad. El videojuego estará disponible a inicios de 2018 para su venta en todas las plataformas y formará parte de la selección de indie games o juegos independientes que Nintendo Switch ha promovido como su selección oficial, en la que hay poco más de una veintena de nuevas propuestas. Para Serrano un videojuego es una manera más asequible para los adolescentes nacidos en la era de la información de entender y apropiar un tema, por ello hace énfasis en la necesidad de que los creadores transmitan su mensaje en nuevos lenguajes: "No les podemos pedir a los jóvenes que les importe esto sino se los comunicamos de una forma que realmente les importe", concluye Serrano.
image beaconimage beaconimage beacon